cañamelar

cañamelar

s. m. AGRICULTURA Plantación de caña de azúcar.

cañamelar

 
m. Plantío de cañas de azúcar.
Traducciones

cañamelar

SMsugar-cane plantation
Ejemplos ?
Nació en el barrio de Cañamelar, en el seno de una familia de amplia tradición artística, no obstante, su propio hermano fue el escultor Mariano Benlliure, y él más tarde fue uno de los maestros de su otro hermano, Juan Antonio Benlliure.
Estaba subdividido en tres grandes bloques. El más próximo al Grao es el Cañamelar, que se extendía desde el Riuet hasta la acequia de Gasc o del Gas.
Su localidad natal, Pueblo Nuevo del Mar, se constituyó como pueblo independiente de Valencia entre 1837, cuando se formó con la unión de los municipios del Cabañal y Cañamelar, hasta 1897, cuando se produjo nuevamente su anexión a la ciudad de Valencia.
En 1885, el cólera azotó duramente a la ciudad de Valencia, especialmente al Cabañal y Cañamelar, dónde los lodazales y la acumulación de aguas estancadas, permitían una mayor proliferación de la enfermedad por las precarias condiciones higiénicas que ello suponía.
Tanto él como su madre enfermaron gravemente, y piadoso acudía a la Iglesia del Rosario, para devotamente encomendarse al Cristo de los Afligidos, patrón del Cañamelar, que hizo numerosas salidas en aquellos días, en forma procesiones extraordinarias clamándole aplacara la enfermedad.
Pudo ingresar en esta escuela gracias a la recomendación de su contemporáneo y buen amigo Eduardo Escalante, cuya vivienda se encontraba cercana a la entonces conocida como acequia D´en Gash, que dividía el Cañamelar y Cabañal, y que por aquel entonces ya empezaba a despuntar como escritor de renombre gracias a sus primeras publicaciones de poesía en periódicos valencianos.
Vicente nació en el nº376 de la actual calle de José Benlliure, en lo que hoy es el barrio del Cabañal, (ubicado en los poblados marítimos Valencia) y recibió bautizo de manos del padre-párroco Luis Navarro Oliver (1844-1911) en la primitiva Iglesia de Nuestra Señora del Rosario del Cañamelar.
Fuente: EOS EL BLOG Tal y como nos informa Ignasi Llopez, el colectivo que el preside, refundado en 1995 y que vuelve a procesionar en nuestra Semana Santa en 1996 como Hermandad de la Crucifixión del Señor con sede en el Cañamelar.Y que en la Semana Santa de 2009 ya introdujo sus primeras reminiscencias andaluzas al crear un grupo de costaleros y llevar su paso a costal en su presentación.Y en la Semana Santa de 2010 añadieron a dicha procesión una imagen de la Virgen propiedad entre otros de nuestro amigo Ricardo Perea.
Sus orígenes son realmente sencillos, ya que originalmente la noche de San José se realizaba una simple quema de desechos de los talleres de carpintería, pero la inventiva del pueblo valenciano le ha ido aglutinando todos los rasgos propios de su cultura e historia, aunque cabe destacar el carácter satírico sobre temas de actualidad de los monumentos falleros.; La Semana Santa Marinera La Semana Santa Marinera recibe el nombre de «marinera» porque se celebra en el distrito de los Poblados Marítimos, concretamente en los barrios del Grao, el Cabañal y el Cañamelar.
Al estar en la línea de Goya, Asensio también recorre las diferentes estéticas en su obra pictórica, que dan comienzo al Romanticismo. Nacido en el valenciano barrio marinero del Cañamelar en 1760.
Con el nacimiento de nuevas parroquias de Ntra.Sra. del Rosario, en el Cañamelar y de Ntra.Sra. de los Ángeles, en el Cabañal, la Semana Santa Marinera va adquiriendo una fisonomía muy peculiar, repitiéndose en estas nuevas parroquias la composición de hermandades y cofradías, a semejanza de las que existían en Santa María del Mar desde tiempos anteriores.
En la parroquia de Nuestra Señora del Rosario y en el referido lustro nacieron la Corporación de Pretorianos (1927) que custodiaba una talla del Santísimo Ecce-Homo; la Hermandad de la Crucifixión del Señor (1928) que procesionaba con un trono-anda que tenía su ubicación y pertenecía al convento de las monjas de Santa Catalina; la Hermandad del Santísimo Cristo de los Afligidos, creada en 1929, debido a la devoción popular por la centenaria imagen del crucificado del mismo nombre, patrono del Cañamelar y, la Hermandad del Santo Sepulcro (1929) que acompañaba el paso que su nombre indica.