cañadón

cañadón

s. m. Argent., Cuba, Urug. GEOGRAFÍA Cauce antiguo y profundo entre dos lomas o sierras.

cañadón

(kaɲa'ðon)
sustantivo masculino
geografía cause antiguo y profundo entre dos sierras o lomas un cañadón de bordes barrosos y oscuros
Traducciones

cañadón

SM (Cono Sur) low-lying part of a field flooded in wet weather
Ejemplos ?
Por suerte apareció por el cañadón un chajá, y los patos convinieron en someterle el caso, comprometiéndose cada bando a acatar su laudo sin más trámite.
Se estremeció, al cruzar el tren, con fragor, un cañadón, y se admiró que hubieran hecho semejante puente de fierro para pasar un poco de agua, que no alcanzaba a la rodilla de un caballo.
Extendido en todo lo ancho de la llanura, reflejando las nubes espesas, mudo, dormía el cañadón perezoso, tapado en partes por su sábana de juncos y duraznillos.
La paloma, llevada por su instinto invencible, volvió, a pesar suyo, al palomar, y allí la detuvieron, mientras que la cigüeña se quedaba pescando en cuanto cañadón encontraba a su paso; de modo que cuando la lluvia llegó, nadie había podido tomar sus medidas para evitar perjuicios.
Había hecho él un pequeño tajamar durante una sequía, para detener por un tiempo un poco de agua en un arroyo cortado que cruzaba un cañadón; cuando vino la creciente, lo dejaron y se desbordó de tal modo el arroyo que todo lo inundó, y al retirarse el agua, el mayordomo enconado con el tajamar que tanto daño había causado, lo destruyó y se fue toda el agua de golpe, de suerte que la sequía lo sorprendió, antes de que hubiera podido alistar los jagüeles y se atrasó la hacienda.
Algunos animales desparramados por el agua, buscaban que comer; también se veía uno que otro jinete, cruzando el cañadón con precaución...
No se secan nunca: siempre corren renovadas. -¿Qué diré yo, entonces -dijo el cañadón-, si este pobre tonto se alaba? Aunque corras y trabajes toda la vida, nunca pasarás de lo que sois, encerrado entre tus barrancas.
Una yegua chúcara acababa de tener cría; la mandó agarrar, le metió el cencerro, la maneó, encerró con ella en el corral, durante toda la noche, todos los mancarrones y potros que venían cayendo a la querencia, y a la madrugada del día siguiente, arreando con dos peones su tropilla improvisada, heteróclita, de caballos de todos pelos, de todas edades, de bichocos y de redomones, con madrina chúcara y potrillo recién nacido, emprendió la campaña. En el cañadón, nada; ni rastro.
hoy hablo a los orientales, y también al Presidente, que se trate sabiamente de suprimir tantos males; y tuitos seamos iguales sin reparar la color, pa que unidos al reedor de este pabellón glorioso, alumbre eterno reposo su puro y brillante sol. Te hundes suelo querido en un cañadón sin fondo, esto lo dice un redondo que nunca letrao ha sido.
Y lo que más le gustaba es que allí siempre era que cazaba, con el cinchón hecho un lazo, lechones gordos, de los numerosos cerdos sin dueño que se venían a revolcar en el fango del cañadón.
Sapito pidió a su padre unas pocas semillas de verduras: cebollas, repollos, ensaladas, etc., y un domingo por la mañana fue a cortar con los muchachos una carrada de duraznillo en el cañadón.
Así como los ferrocarriles definieron la vida de tantísimos otros pueblos, YPF moldeó la historia de casi toda la Patagonia: Caleta Olivia, Pico Truncado; Las Heras; Cañadón Seco, que eran campamentos petroleros que terminaron convirtiéndose en ciudades.