cósmico

(redireccionado de cósmicos)
También se encuentra en: Sinónimos.

cósmico, a

(Derivado del gr. kosmos, orden, estructura, mundo.)
1. adj. ASTRONOMÍA Que tiene relación con el cosmos hacer temblar el orden cósmico.
2. ASTRONOMÍA Se aplica al ocaso u orto de un astro que coincide con la salida del sol.
3. culto, literario Que es muy grande proyecto cósmico.

cósmico, -ca

 
adj. Relativo al cosmos.
Que se refiere a cualquier fenómeno u objeto relacionado con el universo físico.
astron. Díc. del orto u ocaso de un astro que coincide con la salida del Sol.

cósmico, -ca

('kozmiko, -ka)
abreviación
1. que concierne al cosmos conciencia cósmica
2. astronomía puesta de un astro que se produce al mismo tiempo en que sale el sol orto cósmico
Sinónimos

cósmico

, cósmica
Traducciones

cósmico

kosmisch

cósmico

cosmic

cósmico

cosmico

cósmico

الكونية

cósmico

Космически

cósmico

宇宙

cósmico

宇宙

cósmico

Kosmisk

cósmico

宇宙

cósmico

우주

cósmico

Cosmic

cósmico

ADJcosmic
Ejemplos ?
¡Sí! ¡Oh diáfano prodigo de los hechos! ¡Sí! ¡Químico prodigio de merlines cósmicos! ¡Sí! ¡Física locura de antiestáticas poleas!
XXV Surcaré parajes cósmicos, Tristán de las alturas, y con mis armas de cristal y fuego haré del infructífero satélite, lacayo rutinario, autónomo sendero.
―Nuestra condición como seres cósmicos es una dualidad, tenemos que movernos siempre, porque todavía estamos en el nivel del tiempo secuencial y del espacio dimensional―.
Y si acaso sucumbimos en el vuelo y venenos compungidos nos derrumban, nada borrará las importancias de la senda, pues nuestros cósmicos giros habrán esculpido hallazgos de astropuños espirales que en andante astronomía pregonarán magnitudes de estrellas uniformadas en sus llamas.
Al mismo tiempo, no obstante, pone de relieve la magnitud de su fascinación al confesar que aun en sueños sentía un morboso deseo de visitar la torre maldita para asomarse nuevamente a los secretos cósmicos de la piedra luminosa.
Voy doncel de los donceles súbitos al encuentro de ultramares cósmicos para sembrarlos con las luces nuevas del despertar insólito...
y el silencio, un silencio que no entiendes, este silencio despierto desde arriba tratando de decirte lo que no oyes, buscándole palabras a tus ruegos y acaso alguna chispa para darte verdaderos fuegos que sobrepasen la coperacha... ¡Ah, muchacho sin soñares cósmicos!
―Rebeca, hazme caso―, ―papá, si te hago caso, acabamos con nuestra relación, tan bonito que nos estamos llevando, mira, ni yo misma sé qué onda conmigo, ahora, que tú me digas algo, o ya lo sé, con lo cual no es necesario que me lo digas, o si no lo sé, no me gusta que me lo digan, de cualquier forma, papá, ya pasó tu época para educarme, además, tu siempre me has dicho que ese carácter lo heredé de tu familia, no sé de que parte de tu familia, aunque lo imagino, je, je…, así es que mejor pregúntate a ti mismo que me está pasando, y sea lo que sea, por favor no me lo digas, de momento no estoy interesada, dijo sonriendo…―. Bueno, está bien, cambiemos de tema, ¿quieres que te cuente lo de los tubos cósmicos?, órale, ya estás….
XXIX Cruzaremos con dardos las galaxias, flechador de infinito, arqueros cósmicos, para herir los vitrales eclesiásticos del vacío y rotos sus ayes lapidarios, deidad enfurecida, destronada, calcinar las inútiles vigilias de los hartos.
El ser humano no constituye el centro del universo, sino sólo un elemento más en el mismo, aunque es, y he aquí la importancia subrayada de una propuesta neohumanística para la educación: dentro de otros seres, que aún no sabemos dónde están ni quiénes son, distribuidos en el Universo, (aunque parezca ficción científica) quien posee rasgos que le permiten ser una especie de guías cósmicos, un reflejo en miniatura del Teotl, seres que hemos adquirido una conciencia semiótica, un sistema cognitivo de sistemas cognitivos de signos, que día con día avanza en pos de nuestro perfeccionamiento, aunque se dude; y que siempre, por medio de signos desarrolla sus procesos mentales superiores.
Auténtica comunicación. Los hombres y mujeres de lo futuro, los humanos cósmicos, nacerán de la paz creadora. DIECINUEVE ¿Y cómo ha de lograrse una paz constante?
La Cien quedó allí, al centro del valle de despe-gues cósmicos, serena, con una belleza de prisma y sus cristales ahumados, esperando guiar a las demás naves, dentro de pronto, rum-bo a la salvación de la humanidad.