céfiro

(redireccionado de céfiros)
También se encuentra en: Sinónimos.

céfiro

(Del lat. zephyrus < gr. zephyros, divinidad del viento del oeste.)
1. s. m. METEOROLOGÍA Viento suave que sopla del oeste.
2. literario Viento suave y apacible.
3. TEXTIL Tela fina de algodón, casi transparente.

céfiro

 
m. meteor. poét.Viento suave y apacible.
Tela de algodón, fina, con ligeras listas de color, utilizada en camisería.

céfiro

('θefiro)
sustantivo masculino
1. meteorología viento suave y húmedo El céfiro sopla del oeste.
2. tela delgada, casi transparente de algodón un camisón de céfiro
Sinónimos

céfiro

sustantivo masculino
1 poniente (viento).
2 favonio, brisa, aura, vientecillo.
Céfiro se usa en lenguaje poético.

céfiro:

brisavahaje, aura, corriente, hálito, vientecillo (NoRAE), airecillo (NoRAE),
Traducciones

céfiro

zephyr

céfiro

zefiro

céfiro

SMzephyr
Ejemplos ?
Noche de tenues suspiros platónicamente ilesos: vuelan bandadas de besos y parejas de suspiros; ebrios de amor los céfiros hinchan su leve plumón, y los sauces en montón obseden los camalotes como torvos hugonotes de una muda emigración.
Fundamos diarios manuscritos, cuya impresión nos tomaba noches enteras, en los que yo escribía artículos literarios donde hablaba del "festín de las brisas y los céfiros en el palacio de las selvas", y en los que Lamarque, F.
Y a través de las rejas a su Genaro enviaba Valentina sus amorosas quejas, en alas de la errante golondrina que colgaba su nido en el hueco roído de unas paredes viejas; teniendo en su prisión por compañeros los pájaros del aire y el rumor de los céfiros ligeros.
¡Oh cuánto tarda ya! ¿Cómo no llega, En alas de los céfiros traída, A contentar al público deseo? Tú que el soberbio tálamo preparas, Mira arder el incienso ante las aras Y ven a nuestra voz, santo Himeneo.
Las plantas y los céfiros susurran con blando son, y acentos misteriosos lanza, al pasar, el murmurante río, y a través de los árboles frondosos las estrellas inmóviles fulguran chispas de luz en su ámbito sombrío.
Apenas se abandona La nave al mar incierto, Mientras hinchen su lona Los céfiros del puerto Con soplo matinal, Las olas ve y acecha Que han de azotar sus flancos, Y si en terribles bancos Ha de dejar deshecha Sus tablas por señal.
XXXIX Del leño aun no los senos inconstante la bella Margarita había dejado, y de su esposo ya escuchaba amante lisonjas dulces a Mercurio alado: al Sandoval, en céfiros volante, de treinta veces dos acompañado títulos en España esclarecidos, en grana, en oro, el Alba, el Sol, vestidos.
LXIV No en circos, no, propuso el duque atroces juegos, o gladiatorios o ferales, no ruedas que hurtaron ya veloces a las metas, al polvo las señales; en plaza sí magnífica, feroces, a lanza, a rejón muertos, animales, flechando luego en céfiros de España arcos celestes una y otra caña.
Músicas hojas viste el menor ramo 590 del álamo que peina verdes canas; no céfiros en él, no ruiseñores lisonjear pudieron breve rato al montañés que, ingrato al fresco, a la armonía y a las flores, 595 del sitio pisa ameno la fresca hierba cual la arena ardiente de la Libia, y a cuantas da la fuente sierpes de aljófar, aún mayor veneno que a las del Ponto tímido atribuye, 600 según el pie, según los labios huye.
Sonidos negros detrás de los cuales están ya en tierna intimidad los volcanes, las hormigas, los céfiros y la gran noche apretándose la cintura con la Vía láctea.
Las ondas leves Que van de margen en margen, Los céfiros que volando De flor en flor se distraen, No más inciertos se miran En sus dulces juegos, Dafne, Que tú engañosa envenenas Con tus halagos fugaces.
alve, santo en esencia y atributos, origen y principio de ti mismo, tú que mides los siglos por minutos, y sondeas los senos del abismo; tú que cuentas las hojas que perecen bajando a tapizar humildes gramas, y sabes cuantas viven y se mecen entre los laberintos de sus ramas; que sabes cuantos pliegues esclavizan a la temprana flor en su capullo, cuantas olas se estrellan o se rizan, cuantas duermen sin voz o dan murmullo; cuantas gotas el iris trasparentan, cuantas hebras de luz el sol desata, cuantos soplos los céfiros alientan...