cátaro

(redireccionado de cátaros)

cátaro, a

1. adj. RELIGIÓN De una secta religiosa dualista medieval que defendía la vida espiritual y ascética, y rechazaba los sacramentos y la autoridad papal.
2. s. RELIGIÓN Miembro de esta secta.
Ejemplos ?
Durante un viaje diplomático realizado con su obispo Diego de Acevedo al norte de Europa, fue encargado del intento de conversión de los cátaros instalados en el sur de Francia.
Hacia 1206, organizó ―con la aprobación del Papa― un grupo de predicación que imitaba las costumbres de los cátaros, viviendo pobremente, sin criados ni posesiones, pero sus intentos fueron un fracaso, lo que decidió el uso de la fuerza y el inicio de la llamada cruzada contra los cátaros.
El contenido de su predicación giró en torno a la redención, la conversión y la reforma del clero, criticando duramente la corrupción eclesiástica, además de oponerse firmemente a los cátaros; al condenar las doctrinas de estos, proponiendo el combate de sus errores mediante la predicación y la edificación del clero.
Sin embargo, poco después el rey aragonés se enfrentó a los intereses de Roma al defender a sus vasallos de allende los Pirineos ante la cruzada contra los cátaros fomentada por el Vaticano.
Por allí se realiza la Ruta de los Hombres Buenos, la ruta que siguieron los cátaros huyendo desde Francia hasta la zona noroeste de España (Cataluña).
Los Cátaros eran un movimiento de carácter gnóstico que surgió a mediados del siglo XI, etiquetado como herético por la Iglesia Católica de la época.
El rey se hallaba ante un dilema: deseaba la amistad de los nobles de Languedoc pero no quería enfrentarse al Papa, que había decretado una Cruzada contra los Cátaros.
Los dominicos nacen en el contexto de la cruzada albigense, guerra emprendida por iniciativa de la Iglesia católica y la nobleza del reino de Francia en contra de los cátaros y la nobleza de Occitania a comienzos del siglo XIII.
Una vez que el Papa envió a la nobleza franca contra los cátaros (occitanos), obligó a Pedro II a alinearse junto a éstos (se debía a ellos).
Los cátaros se caracterizaban por una teología dual, basada en la creencia de que el Universo estaba compuesto por dos mundos en conflicto, uno espiritual creado por Dios y el otro material forjado por Satán.
La materia, creación exclusiva del mal, debía desaparecer, y para permitir que el alma se liberase los cátaros seguían una vida casta y se alimentaban lo menos posible.
Steven Runciman dice que si la cosa hubiese sido posible los cátaros habrían deseado el suicidio de la raza humana, sea directamente, sea absteniéndose de procrear hijos.