cápsula

cápsula

(Del lat. capsula < capsa, caja.)
1. s. f. FARMACIA Envoltura insípida y soluble para medicamentos en polvo que son desagradables al gusto.
2. FARMACIA Medicamento contenido en esta envoltura le recetó unas cápsulas de vitaminas.
3. Envoltorio cilíndrico de metal que cierra herméticamente las botellas después de taponarlas. capuchón
4. Cilindro hueco de metal, en cuya base se coloca el fulminante de algunas armas de fuego.
5. BOTÁNICA Fruto sincárpico seco y dehiscente en que se alojan algunas semillas.
6. QUÍMICA Recipiente de bordes muy bajos usado para evaporar líquidos.
7. AERONÁUTICA Elemento recuperable que equipa algunos tipos de naves espaciales.
8. ANATOMÍA Membrana con forma de saco que recubre o encierra un órgano.
9. cápsula del cristalino ANATOMÍA Membrana que recubre y encierra el cristalino.
10. cápsula interna ANATOMÍA Porción de sustancia blanca cerebral, comprendida entre el cuerpo estriado y el tálamo óptico.
11. cápsula sinovial ANATOMÍA Membrana en forma de saco cerrado que recubre los huesos y contiene y segrega la sinovia.
12. cápsula suprarrenal o renal ANATOMÍA Glándula suprarrenal que segrega la adrenalina.

cápsula

 
f. Casquete de estaño u otro metal que se ajusta sobre la boca y el tapón de una botella para cerrarla herméticamente.
Cilindro metálico hueco en cuyo fondo está el fulminante que sirve para comunicar el fuego a la carga explosiva en las armas de percusión.
anat. cápsula sinovial Cápsula que está en las articulaciones de movimiento y segrega la sinovia.
cápsula suprarrenal Cada uno de los dos órganos glandulares de secreción interna situados sobre los riñones cubriendo su parte superior. Segregan diversos tipos de hormonas.
anat. y zool. Membrana en forma de saco que encierra un órgano o parte de él.
bot. Fruto seco polispermo, dehiscente, unilocular, formado por varios carpelos.
ingen. cápsula espacial Elemento recuperable de una astronave, donde se alojan los tripulantes y los instrumentos necesarios para asegurar su misión.
med. Pequeña envoltura insípida y soluble en que se encierran ciertos medicamentos.
microb. Capa gelatinosa que envuelve la pared de algunas bacterias.
quím. Recipiente en forma semiesférica con fondo aplanado, generalmente provisto de un pico. Se utiliza para evaporar o concentrar soluciones, o calcinar sustancias.

cápsula

('kapsula)
sustantivo femenino
1. parte de un transportador espacial cápsula de la nave
2. farmacología cubierta soluble que se utiliza para envolver medicamentos cápsula de antibióticos
Traducciones

cápsula

capsule, firing‐cap, boll, cap

cápsula

Kapsel

cápsula

capsula, capside

cápsula

tobolka

cápsula

kapsel

cápsula

kapseli

cápsula

capsule

cápsula

kapsula

cápsula

カプセル

cápsula

캡슐

cápsula

capsule

cápsula

kapsel

cápsula

kapsułka

cápsula

cápsula

cápsula

kapsel

cápsula

ยาที่อยู่ในหลอดเล็กๆ

cápsula

kapsül

cápsula

thuốc con nhộng

cápsula

胶囊

cápsula

капсула

cápsula

膠囊

cápsula

SF (Med, Aer) → capsule; [de botella] → cap; [de tocadiscos] → pick-up; [de cartucho] → case (Caribe) → cartridge
cápsula de mandocommand module
cápsula espacialspace capsule
cápsula fulminantepercussion cap

cápsula

f capsule, pill
Ejemplos ?
El 20 de febrero 1962, John Glenn se convirtió en el primer estadounidense en ser puesto en órbita por un vehículo de lanzamiento Atlas, a bordo de la cápsula Friendship 7.
El programa Man in Space Soonest (Hombre en el Espacio lo más Pronto Posible) de la Fuerza Aérea estadounidense observó muchos diseños de naves espaciales tripuladas, que iban desde aviones cohetes, como el X-15, a pequeñas cápsulas espaciales balísticas., Consultado el 17 de octubre de 2011 En 1958, se eliminaron los conceptos de avión espacial en favor de la cápsula balística.
Los programas de aviones cohetes experimentales iniciadas por NACA se extendieron a la NASA como apoyo para los vuelos espaciales tripulados. Esto fue seguido por un programa de cápsula espacial de un solo hombre, y a su vez por un programa de cápsulas de dos hombres.
Las amatistas no me sentarán bien, creo yo, hasta que tenga ochenta años. Era la cajita con la cápsula de aconitina. Lord Arthur se estremeció y un rubor repentino in­flamó sus mejillas.
No se trata de lanzarnos hoy mismo, débiles y pobres, a una guerra torpe y descabellada, ni de improvisar en pocos días toda una escuadra y todo un ejército; se pide el trabajo subterráneo y minucioso, algo así como una labor de topo y de hormiga: reunir dinero, sol por sol, centavo por centavo; adquirir elementos de guerra, cañón por cañón, rifle por rifle, hasta cápsula por cápsula.
Ese revólver que no da fuego y ese matador que no intenta quemar otra cápsula nos infundían alguna sospecha, sabiendo que los anarquistas usan armas seguras y repiten el golpe cuando falla una vez.
Y con este ensueño se derretían cada vez más, se animaban en la dulce guerra y entre risas, gaterías y pequeñas locuras insinuantes -a la hora en que del cubo de hielo salieron las botellas de argentada cápsula-, la alegría de la linda cena adquirió algo de insensiblemente pecaminoso, un tinte de elegante orgía, el que toman los fines de fiesta en los clubs de hombres, cuando se invita y obsequia a señoras de alta sociedad.
qué cruel cursilería, dicen los sabios del control televisivo, pero me alivia de leyes cretinas y acaso estos mis vómitos que por hoy sólo me cuestan la vida, mañana o cualquier día hasta muy caros se vendan cuando algunos ratoneros de espaciales bibliotecas escarben las antiguallas de estos siglos primitivos y descubran que en mis letras había vergas precursoras del avance en mi planeta; cuando libros cosmonautas de su cápsula comprendan lo que era vivir de estrellas en épocas virulentas donde atávica y salvaje en su estentórea veintena la tierra aún se espantaba de sexologías sin dioses y persignando culos exorcizaba vírgenes...
Le pareció aquél el vene­no que le convenía por todos los conceptos; era muy acti­vo, por no decir casi instantáneo; en sus efectos no causa­ba dolores y, tomado en forma de cápsula de gelatina, como recomendaba sir Mathew, era insípido al paladar.
Lord Arthur colocó la cápsula en una bonita bom­bonera de plata que adquirió en una tienda de la calle de Bond, tiró la basta cajita de Pestle y Humbey y se encami­nó directamente a casa de lady Clementina.
Sybíl no se mostró nunca tan dichosa y hubo un momento en que lord Arthur sintió la tentación de portarse como un cobarde y de escribir a lady Clementina revelándole lo de la cápsula, dejando que se efectuara el casamiento, como si no existiese en el mundo míster Podgers.
Al contemplar tan diversos planetas, parecía no importarle más el pensar en regresar a la Nueva Tierra, ni en tomar la cápsula ENS, tan dolorosa, que le permitiría permanecer inalterable en su organismo por muchos miles de años más; sin embargo, tan maravillado se hallaba en sus contemplaciones que seriamente iniciaba el de-seo de quedarse a vivir para siempre en aquellos parajes.