cálido


También se encuentra en: Sinónimos.

cálido, a

(Del lat. calidus.)
1. adj. Que es caliente o que da calor. caluroso frío
2. Que muestra afecto nos recibieron con una cálida acogida. caluroso
3. PINTURA Se aplica al colorido que muestra predominio del rojizo o del dorado.

cálido, -da

 
adj. Que da calor, porque está caliente o porque excita ardor en el organismo animal.
Que muestra afecto, que es agradable.
pint. Díc. del colorido en que predominan los matices dorados o rojizos.

cálido, -da

('kaliðo, -ða)
abreviación
1. frío que da calor ropa cálida
2.
que es agradable y de buen trato persona cálida
Sinónimos

cálido

, cálida
adjetivo
caliente, caluroso, caloroso, abrasador*, ardiente.
El adj. cálido es voz culta por su origen y empleo. Por esto se siente como más selecta y menos intensa; entre un clima cálido y un clima caluroso no hay más diferencia que la mayor distinción y menor intensidad del primer vocablo. A un orador puede premiársele con aplausos cálidos o calurosos, pero no calientes, porque caliente tiene un sentido más material y que se presta menos a las acepciones figuradas. En cambio, no se pediría agua cálida ni calurosa para afeitarse, sino caliente.
Traducciones

cálido

hot, warm

cálido

warm

cálido

chaud

cálido

חמים

cálido

caldo

cálido

cálido

cálido

ciepły

cálido

teplý

cálido

varm

cálido

lämmin

cálido

暖かい

cálido

따뜻한

cálido

ADJ (gen) → hot; [color, sonrisa] → warm; [aplausos] → enthusiastic
Ejemplos ?
El Municipio de Santa Rosa, con este primer paso dado gracias al dinamismo del Ingeniero Don Carlos Reinoso Calero, bajo cuya dirección de hechos reales ha estado esta obra, rindió cálido homenaje a tan patriota ecuatoriano y resolvió perpetuar su nombre en una de las calles principales de la floreciente población de Bellavista, calle por la cual cruza la carretera en mención.
Esbeltos brazos para abrazar, Y roja boca para el dulce beso, El cobijo del blanco seno, Y el cálido saludo de amor, Te ofrece el eco de los cuernos de caza.
El libro de este autor, escrito en un estilo turbio y ampuloso y pleno de un tan cálido entusiasmo por la materia que si no logra arrastrar consigo al lector tiene necesariamente que disgustarle, ofrece tan grandes dificultades a un análisis que preferimos limitarnos a transcribir aquí las claras y sintéticas palabras en que Volkelt condensa la teoría en él desarrollada: «Del oscuro conglomerado místico, ampuloso y magnífico, irradia una apariencia de sentido llena de presentimientos, pero que no nos aclara los caminos mentales del autor.
A veces, al recordar aquellas terribles palabras, quería huir lejos de allí, pero aquel beso ardía aún en mis labios y no podía hacerlo. »El aire era cálido, casi sofocante, como si el verano quisiera volver sobre sus propios pasos.
Tanta belleza y magnificencia nunca la había visto Juan; el sol parecía más cálido en aquel aire puro; el mozo oía los cuernos de los cazadores resonando entre las montañas, tan claramente, que las lágrimas asomaron a sus ojos y no pudo por menos de exclamar: ¡Dios santo y misericordioso, quisiera besarte por tu bondad con nosotros y por toda esa belleza que, para nosotros también, has puesto en el mundo!
Y es el mundo cálido de que estamos expulsados, el amor tangible y vibrante en cada sentido humano, lo que nos espera entones a Enid y a mí.
Habíamos llegado a Santa María y tuvimos que guarecernos en el cancel de la iglesia para dejar la calle a unos soldados de a caballo que subían en tropel: Eran lanceros castellanos que volvían de una guardia fuera de la ciudad: Entre el cálido coro de los clarines se levantaban encrespados los relinchos, y en el viejo empedrado de la calle las herraduras resonaban valientes y marciales, con ese noble son que tienen en el romancero las armas de los paladines.
Los claros clarines de pronto levantan sus sones, su canto sonoro, su cálido coro, que envuelve en un trueno de oro la augusta soberbia de los pabellones.
Sonrosadas, despeinadas, sudorosas, las mozas echaban el pecho adelante y la cabeza atrás, como si fueran a esquivar un beso; pero la distancia era tan breve, que el cálido aliento de la dominada continuaba quemando la mejilla del dominador.
don Francisco Javier Castaños, duque de Bailén I - Sevilla A la capital risueña de la andaluza comarca, que Hércules fundó de Betis sobre las fecundas aguas, la que cercó Julio César de muros y torres altas, la que ganó San Fernando con Garci-Pérez de Vargas; a la opulenta Sevilla, la del encantado alcázar, la del magnífico templo, la de la torre gallarda, emporio de la riqueza, de claros ingenios patria, y que en los brazos dormía de la paz en la abundancia, llega de cálido polvo, dejando en pos nube blanca, que los caños de Carmona a la vista borra y tapa, un anhelante correo en una sudosa jaca, cuyo ijar la espuela rompe, y a quien da un látigo alas.
Los remolinos de la rebelión continuarán sacudiendo los cimientos de nuestra nación hasta que surja el esplendoroso día de la justicia. Pero hay algo que debo decir a mi gente que aguarda en el cálido umbral que conduce al palacio de la justicia.
por un cerro yesar, su es cálido, y de las enfermedades mas comunes, fiebres intermitentes: tiene 90 de muy buena construccion y aseo, caa una con su emparrado, que dan un aspecto delicioso á la pobl.