cómitre

cómitre

(Alteración del ant. cómite < lat. comes, compañero.)
1. s. m. HISTORIA Hombre que dirigía la boga en las galeras y tenía a su cargo el castigo de los galeotes.
2. coloquial Persona que ejerce su autoridad con excesivo rigor o dureza. negrero

cómitre

 
m. Persona que en las galeras dirigía la boga y castigaba a los galeotes.
Ejemplos ?
Se llama cómitre a la persona que en las galeras vigilaba y dirigía la boga y otras maniobras y a cuyo cargo estaba el castigo de los galeotes remeros y forzados.
En tiempos de guerra, como es el caso del rey Don Felipe IV en 1638, los galeotes eran reclutados forzosamente entre los varones jóvenes de los pueblos para poner en activo a las galeras de guerra. En nuestros días Galeote y Cómitre perviven como apellidos en España.
Sobre la cubierta de la galera iban dispuestos a una y otra banda los bancos de los remeros, existiendo una división, llamada crujía, que permitía ir de la popa a la proa: en este paso se colocaba el cómitre o nostromo (hortator entre los romanos) para vigilar y animar a los remeros.
Su debut lo realizó en un modesto teatro del pueblo malagueño de Campillos y en la compañía de Marchena figuraban también los cantaores Manolo el Malagueño, Luis Rueda y un grupo de artistas noveles. Cerraban el cartel Manolo Cómitre y Manolo Muñoz, que en esa fecha aún no había adoptado el nombre de su pueblo.
VEJETE.- Ya he dicho que ha veinte y dos años que entré en su poder, como quien entra en el de un cómitre calabrés a remar en galeras de por fuerza; y entré tan sano, que podía decir y hacer como quien juega a las pintas.
Iban los remos igualados en la crujía y toda la gente sentada por los bancos y ballesteras, sin que en toda la galeota se descubriese otra persona que la del cómitre, que por más seguridad suya se hizo atar fuertemente al estanterol.
Desde el momento en que la sociedad retira sus beneficios a sus asociados; desde el momento en que, olvidando la protección que les debe, los deja al arbitrio de un cómitre despótico; desde el momento en que el preso, al sentar el pie en el patio de la cárcel, se ve insultado, acometido, robado por los seres que van a ser sus compañeros, sin que sus quejas puedan salir de aquel recinto, el detenido exclama: «Estoy fuera de la sociedad; desde hoy mi ley es mi fuerza, o la que yo me forje aquí».
El título hace quizá referencia al cuervo, considerado un símbolo de mal augurio y de una pasión descontrolada; según otros hace referencia al español corbacho (vergajo con que el cómitre fustigaba a los galeotes).
En 1978, el Ayuntamiento de Málaga le dedicó un festival homenaje, con la participación de Camarón de la Isla, Chano Lobato, Beni de Cádiz, Alfredo Arrebola, El Boquerón, Carmen Juan, Carmen Dios, Mari de la Trinidad, Juan Habichuela, Juan El Africano y Manolo Cómitre.
Pronto, a golpes igua­les del ruidoso remo batían las profundas aguas saladas a la voz del cómitre, y rápidamente todos aparecieron a nuestra vista.
El cómitre y sus alguaciles recorrían continuamente la crujía, encargados de marcar el ritmo de boga con tambores y trompetas y fustigando con los rebenques a los galeotes.
287 ambos bajo las órdenes del cómitre (kéleustès), responsable del mando directo de los remeros, de los auletes y los trieraulas (trièraulès), flautistas encargados de marcar la cadencia de las paladas.