cólera


También se encuentra en: Sinónimos.

cólera

(Del lat. cholera, enfermedad causada por la bilis < gr. kholera < khole, bilis.)
1. s. m. MEDICINA Enfermedad infecciosa de carácter epidémico, caracterizada por vómitos continuos y diarrea, que se transmite por las aguas contaminadas.
2. s. f. Enfado, enojo violento la cólera lo arrebata cuando ve que atropellan sus derechos. ira, rabia
3. cólera aviar o de las gallinas VETERINARIA Enfermedad de las gallináceas y otras aves domésticas que les causa la muerte por inflamación de los ganglios linfáticos y de los órganos digestivos.
4. cólera infantil MEDICINA Diarrea grave, no contagiosa, que pueden sufrir los niños lactantes en el verano. colerina
5. cortar la cólera coloquial Tomar un refrigerio o tentempié entre dos comidas necesita cortar la cólera a mediatarde.
6. cortar la cólera a una persona coloquial Apaciguar, amansar a alguien mediante amenaza o castigo con el bofetón le cortó la cólera rápidamente.
7. descargar la cólera en alguien coloquial Desfogarse contra alguien, descargar en él la ira siempre acaba descargando la cólera en su familia.
8. montar en cólera coloquial Encolerizarse, irritarse, enfadarse mucho montó en cólera al ver que aún no habían acabado de reparar el coche.

cólera

 
f. Bilis.
fig.Ira, enojo.
m. pat. Enfermedad contagiosa epidémica aguda y muy grave, producida por el Vibrio cholerae, caracterizada por vómitos, calambres, sed ardiente y sensación de frío en las extremidades.

cólera

('koleɾa)
sustantivo femenino
sentimiento de enojo grande y violento padecer excesos de cólera

cólera

('koleɾa)
sustantivo masculino
medicina enfermedad epidémica producida por aguas contaminadas una campaña de prevención contra el cólera
Sinónimos

cólera


montar en cólera locución encolerizarse, airarse, enfadarse, en el grito en el cielo (col.), indignarse.
Traducciones

cólera

choléra

cólera

Cholera, Wut, Zorn

cólera

cholera

cólera

cólera

cólera

الكوليرا

cólera

cholera

cólera

холера

cólera

霍乱

cólera

霍亂

cólera

Cholera

cólera

kolera

cólera

コレラ

cólera

콜레라

cólera

kolera

cólera

อหิวาตกโรค

cólera

A. SF
1. (= ira) → anger, rage
descargar la cólera ento vent one's anger on
montar en cólerato fly into a rage
2. (Anat) → bile
B. SM (Med) → cholera

cólera

m cholera; f anger, rage
Ejemplos ?
Es preciso respetar la patria en su cólera...
Todo lo que éstos beben lo vuelven con tristeza en vómitos, tornando a gustar su misma cólera; pero aquél, alegre y gustoso beberá el veneno.
Hoy no debía haber venío, pero si paso un día más sin verte, me da el tifus o el cólera, o se me salta uno de los bordones del corazón.
Es el día del juicio, decían, el fin del mundo está por venir. La cólera divina rebosando se derrama en inundación. ¡Ay de vosotros, pecadores!
Esto era, que ínter el carnicero en un grupo descuartizaba a golpe de hacha, colgaba en otro los cuartos en los ganchos a su carreta, despellejaba en éste, sacaba el sebo en aquél, de entre la chusma que ojeaba y aguardaba la presa de achura salía de cuando en cuando una mugrienta mano a dar un tarazón con el cuchillo al sebo o a los cuartos de la res, lo que originaba gritos y explosión de cólera del carnicero y el continuo hervidero de los grupos, dichos y gritería descompasada de los muchachos.
Continúaba, eso sí, por terquedad aragonesa, más que por otra cosa, diciéndose su mortal enemigo, y hablándole con aparente acritud y a voces, como si estuviera mandando soldados; pero sus ojos la seguían y se posaban en ella con respeto, y si por acaso se encontraban con la mirada (cada vez más grave y triste desde aquel día) de la impávida y misteriosa joven, parecían inquirir afanosamente qué gravedad y tristura eran aquéllas. Angustias había dejado, por su parte, de provocar al Capitán y de sonreírse cuando le veía montar en cólera.
Alarmóse un tanto el gobierno, tan paternal como previsor, del Restaurador, creyendo aquellos tumultos de origen revolucionario y atribuyéndolos a los mismos salvajes unitarios, cuyas impiedades, según los predicadores federales, habían traído sobre el país la inundación de la cólera divina; tomó activas providencias, desparramó sus esbirros por la población, y por último, bien informado, promulgó un decreto tranquilizador de las conciencias y de los estómagos, encabezado por un considerando muy sabio y piadoso para que a todo trance y arremetiendo por agua y todo, se trajese ganado a los corrales.
Parió igualmente a las Moiras y las Keres, vengadoras implacables: a Cloto, a Láquesis y a Átropo que conceden a los mortales, cuando nacen, la posesión del bien y del mal y persiguen los delitos de hombres y dioses. Nunca cejan las diosas en su terrible cólera antes de aplicar un amargo castigo a quien comete delitos.
Por estos anhelos favorecía a su muy ilustre hijo y, aunque irritado, calmó la cólera que antes tenía desde que Prometeo combatió la voluntad del muy poderoso Cronión.
Cogió con ambas manos la blanca grasa. Se irritó en sus entrañas y la cólera le alcanzó el corazón cuando vio los blancos huesos del buey a causa de la falaz astucia.
Y cuando ya su mano temblorosa posábase en la llave, cuando con toda el alma hecha lágrimas y cólera disponíase a ir en busca de la mujer querida y del amigo que lo traicionaba, abrióse la puerta de cristales de la alcoba y, cogidos del brazo, sonriente él y colérica ella, penetraron en la sala, seguidos de la tía Candela, Pepa la Maripozona y Currito el Carabina.
—dijo sonriendo el juez—; no hay que encolerizarse. Ya lo verás. El joven, en efecto, estaba fuera de sí de cólera. Todo su cuerpo parecía estar en convulsión.