Ejemplos ?
Cuando los Obispos católicos reclamaban la libertad de estos presos enterrados en vida, Stroessner les contestaba cínicamente: “No se preocupen porque ellos están condenados a morir en prisión”.
Se basa en la idea de una revolución, representando cínicamente la esperanza en torno al concepto -«Me quito el sombrero ante la nueva constitución / Daré una reverencia para la nueva revolución»- y posteriormente la decepción del nuevo régimen -«Conoce al nuevo jefe / Es igual al jefe anterior».
- No, yo soy el muchacho que tener tantas chicas ha corrompido, responde cínicamente y con valentía al teniente-criminal del Châtelet que lo interroga.
En un informe, un oficial del MI5 escribió "los alemanes llegaron a amar a Chapman... pero aunque él hizo todas las formas cínicamente no fue recíproco.
Finalmente, Gardel revela que es el heredero de la empresa en la que trabaja, lo que lleva al padre del joven a cambiar cínicamente de parecer y autorizar el casamiento.
Como él mismo declararía cínicamente más tarde, eso le permitió desplazarse por todas las guarniciones de España burlando la vigilancia del gobierno del Frente Popular, contactando con algunos de los militares comprometidos en el alzamiento.
En esta variante, alguien crea un breve guion metalingüístico con personajes cuyo rol es para criticar jocosa y cínicamente cada línea de otros guiones fanfics (ficción amateur producida por fanáticos de varias series).
El Capitán Blackadder añadió cínicamente: "Ambos bandos avanzaron más lejos una visita a la trinchera enemiga durante la tregua de Navidad de lo que lo hicieron en los dos años y medio de guerra siguientes".
Clay proclamó cínicamente que el Animus les había programado para su eliminación, agarrándose a él mientras la tierra virtual comenzaba a fracturarse, Desmond estaba desconcertado tanto por la rapidez de este suceso como de si la intención de Clay era la de morir juntos.
Y poco después Lope Díaz III de Haro se entrevistó con Sancho IV en la iglesia de Santa María la Blanca de Villalcázar de Sirga, y el rey le pidió explicaciones al señor de Vizcaya sobre las tropelías y saqueos que se estaban llevando a cabo en las tierras de Salamanca, aunque el conde, como señaló José Manuel Nieto Soria, respondió al rey cínicamente e incluso extorsionándole, que «si el infante don Juan alguna cosa face, todo lo face por mi mandado, e si lo vos por bien toviéredes todo se fará muy bien», según consta en la Crónica de Sancho IV, lo que suponía una clara amenaza al rey.
Pablo niega cínicamente la acusación y reta a don Melitón a batirse en duelo por el agravio que supuestamente recibía, pero entonces regresa doña Martina.
La fiesta transcurre con normalidad, hasta que Meredith hace su show y cínicamente invita a Yasmin al escenario a cantar; obviamente ella se paraliza de miedo y sale corriendo, haciendo que Meredith se burle, exhibiendo un video privado de Yasmin cantando "La cucaracha".