cíclope

cíclope

(Del lat. cyclops < gr. kyklops < kyklos, círculo + ops, ojo.)
1. s. m. MITOLOGÍA Cada uno de los gigantes que, según la mitología griega, tenían un solo ojo en medio de la frente el cíclope Polifemo aparece en la Odisea.
2. coloquial Persona de fuerte complexión física estás hecho un cíclope desde que entrenas tanto. toro

cíclope

('θiklope)
sustantivo masculino
1. mitología griega gigante con un solo ojo en el medio de la frente el cíclope Polifemo
2. persona de fuerte complexión física Está hecho un cíclope de tanto entrenar.

cíclope

('θiklope)
sustantivo masculino
1. mitología griega gigante con un solo ojo en el medio de la frente el cíclope Polifemo
2. persona de fuerte complexión física Está hecho un cíclope de tanto entrenar.
Traducciones

cíclope

cyclope

cíclope

ciclope

cíclope

Cyclops

cíclope

cycloop

cíclope

العملاق

cíclope

Κύκλωπας

cíclope

Циклоп

cíclope

独眼巨人

cíclope

獨眼巨人

cíclope

Cyclops

cíclope

Cyclops

cíclope

циклоп

cíclope

SMCyclops
Ejemplos ?
Al que servimos le llaman Polifemo. En lugar de danzas báquicas apacentamos los rebaños de un impío Cíclope. Mis hijos en las faldas de las colinas apacientan recentales, ellos que son jóvenes; yo de llenar los abrevaderos y barrer la casa tengo orden, y al impío Cíclope le sirvo en sus criminales comidas.
Había sido John un atleta, una especie de cíclope, que, en vez de forjar hierro, forjaba millones con sus brazos, vultuosos bíceps y su manaza de gruesas venas negruzcas y pulpejos callosos.
¡Eh! Te voy a tirar una piedra; vete, vete, cornudo, al establo de las ovejas, del Cíclope campestre. Las ubres henchidas suelta, da acceso a las crías, a las hembras que dejas en las alcobas de los carneros.
Heredia te tributa entusiasmado El Niágara de su alma, pavoroso Muy más que el de tus ondas; el activo Cíclope anglosajón, probando al mundo Que es digno amo de ti, con puente aéreo Salva tu abismo inmenso, y por su mano Te da su abrazo atlético de hierro Esto que el hombre (insecto de un instante Y atolondrado por su instante) llama La civilización.
¿Les gusta la carne humana? SILENO Nadie vino aquí que no le hayan degollado. ULISES ¿Y el Cíclope dónde está? ¿Dentro de su casa?
Un monte era de miembros eminente Este que -de Neptuno hijo fiero- De un ojo ilustra el orbe de su frente, Émulo casi del mayor lucero; Cíclope a quien el pino más valiente Bastón le obedecía tan ligero, Y al grave peso junco tan delgado, Que un día era bastón y otro cayado.
No al Cíclope atribuye, no, la ofrenda; No a Sátiro lascivo, ni a otro feo Morador de las selvas, cuya rienda El sueño aflija, que aflojó el deseo.
¡Qué existencia tan dichosa!». La forja de un herrero, especie de cíclope que trabajaba sin cesar, era el punto más cercano en que podía fijarse la princesa.
Allí portentos de la docta Maga, El Cíclope sin luz, y los vergeles De Alcino, y de la gruta de Calipso El umbroso frescor; allí la lucha Del mañoso Itacense con los vanos De la casta Penélope amadores, Que en balde el arco manejar querían, Por la diestra fortísima doblado Del hijo de Laertes.
No saben el señor Polifemo cómo es, cuando en esta cueva cruel se meten y a la mandíbula del Cíclope devoradora de hombres tienen la mala suerte de llegar, pero estaos callados para que sepamos de dónde llegan a la roca del Etna siciliano.
Si hay viento el martillar de las olas dinámicas imprime en los peñones su rudo señorío, con la pujanza altiva de un cíclope bravío.
«Sin que el anhelo del retorno templen, que tan ardiente os muestro, los males que me anuncia el labio vuestro: no son para mí nuevas de la suerte las pruebas, con las que mi valor más acrisolo; diez años en crudísimas batallas me miraron de Troya las murallas; las iras sé de Eolo, y los peligros de Caribdi y Seila; y del Cíclope hambriento, a quien privé de su única pupila, cercano a ser me vi triste sustento: del hado a los insultos estoy hecho, y así, cuantos añada su cólera jamás apaciguada, todos resistiré con fuerte pecho.