Ejemplos ?
-No, poique si el Gaviota se entera de las amenazas del otro, va a ser más peor el del Poniente que el temporal de Levante. -¡Cía babor, avante estribor!
Mitre no firmó ese preliminar que aparece bajo el título de “Prefacio de los Editores” y está hecho en efecto suscrito por la razón social Esquerra y Cía.
Los contratos relativos a los anticipos que a fines de 1932 hicieron la Pierce Oil Company, la Huasteca Petroleum Company y la Cía.
Olavarría y Ferrari, Enrique de (1888) "", en Vicente Riva Palacio, México a través de los siglos, ed. Ballescá y Cía., México, pp.
Olavarría y Ferrari, Enrique de (1888) "", tomo IV, libro I, captíulo XXIII, en Vicente Riva Palacio, México a través de los siglos, ed. Ballescá y Cía., México, pp.
Ratificación del Convenio celebrado por el Ejecutivo Federal con la Consolidated Oil Corp., propietaria de la Sinclair Pierce Oil Co., S. A., de la Mexican Sinclair Pet. Corp. y de la Cía. Terminal de Lobos, S. A.
Olavarría y Ferrari, Enrique de (1888) "", tomo IV, libro I, captíulo XXV, en Vicente Riva Palacio, México a través de los siglos, ed. Ballescá y Cía., México, pp.
Habrían caminado ya una cuadra cuando el capitán Gar- cía se detuvo, y sin fanfarronería, con entera serenidatl de es- píritu, le preguntó al oficial chileno, que tenía aspecto de buen muchacho: —¿Me permite usted, teniente, encender un cigarrillo?
Quede eso para los ociosos, y Lope no lo era. ti inventor de Amarilis contrasta con el inventor de Cía- rinda. Esta, en sus tercetos, apenas si, por incidencia, habla de su femenil persona, y aun en eso anda un tanto gazmoña.
Yo entonces volví a la casa y estaba hablando sobre el particular con Reid, cuando Danburry, de Gibbs y Co., nuestro vecino del lado, irrumpió en la casa y nos dijo que evacuáramos a todos inmediatamente y que nos dirigiéramos a la Estación de Ancón a tomar un tren especial. Entre tanto, los 175 refugiados de la casa de Gibbs y Cía., ya habían partido a tomar el tren y el combate se iniciaba.
En la actualidad se editan en Machala: el Inter diario "El Día", del señor Agustín Romero; El Quincenario "El País", del señor Ponciano Fernández Serrano, y el Quincenario "El Independiente", de los señores Jaime Walter García Loza y Tito Fernández Márquez.
Tengo vista en Lima, cerca de la plaza, costado oriente, una casa que perteneció a la firma en quiebra Pérez y Cía.; la situación me parece excelente; y, sobre todo, el canon, por estas circunstancias, es regalado.