cápsida


Búsquedas relacionadas con cápsida: icosaedro, virion, virus

cápsida

 
m. microb. Cubierta proteica de los virus.
Ejemplos ?
A), Proteína de la cápsida, Replicasa (ADN-Polimerasa dependiente de ARN) y Proteína de lisis (Exclusiva de MS2) Porta, además, secuencias específicas para el reconocimiento por parte de la replicasa.
Son virus isométricos, muy pequeños. Su cápsida tiene 180 subunidades de un único tipo de proteína. Portan, además, una proteína de maduración, indispensable para la correcta formación de la cápsida y el ensamblaje con el ARN, y también muy importante para el reconocimiento del hospedador.
La otra proteína principal, VP3, es un componente multifuncional dispuesto bajo la vaina T=13 que influencia el polimorfismo estructural inherente de pVP2. La ARN polimerasa ARN-dependiente codificada por el virus, VP1, se incorpora a la cápsida a través de su asociación con VP3.
La proteína de la cápsida del IBDV exhibe dominios estructurales que muestran homología con aquellos de las proteínas de la cápsida de algunos virus de cadena simple de ARN en sentido positivo, tales como los nodavirus y tetravirus, así como la proteína de la vaina de la cápsida T13 de la cápsida de IBDV está formada por trímeros de VP2, una proteína generada por la eliminación del dominio C-terminal de su precursor, pVP2.
Con la aparición de técnicas moleculares altamente sensibles, tales como reacción en cadena de la polimerasa con transcripción reversa (RT-PCR) y el polimorfismo de longitud de fragmento de restricción (RFLP), se hizo posible detectar las cepas muy virulentas de IBDV, diferenciar las distintas cepas, y usar tal información en la epidemiología molecular del virus. Le genoma del IBDV consiste de dos segmentos, A y B, los cuales están rodeados por una cápsida icosahédrica no envolvente.
Se requiere la polimerasa viral para este proceso. Estas hebras son reconocidas por las proteínas de la cápsida, que se asocian a ellas.
En el interior hay otras proteínas: ARN-Pol (L) y una fosfoproteína (P) Hay una proteína de la matriz (M) que pone en contacto la cápsida (Prot.N) con las proteínas de la envuelta.
Los Cypovirus presentan un único capsómero, que es similar al núcleo interno de los orthoreovirus. La cápsida presenta una sorprendente estabilidad y es totalmente capaz de procesar y transcribir el ARN endógeno.
El genoma ancestral era complejo, con al menos 41 genes, incluyendo: (1) la maquinaria de replicación, (2) hasta 4 subunidades de ARN polimerasa, (3) al menos tres factores de transcripción, (4) enzimas de poliadenilación y colocación de la caperuza, (5) el sistema de empaquetamiento de ADN y (6) componentes estructurales de la cápsida icosaédrica y la membrana vírica.
También varían en el número de segmentos del genoma (uno a doce) y en la organización del virión (número T, capas de la cápsida y espículas).
La ARN polimerasa, además es una proteína estructural, ya que forma parte de la cápsida, por ello el virus sólo se replica si a la célula entra la cápsida junto con el genoma vírico.
Estas cápsides tienen dos tipos distintos de capsómeros, pudiendo estar constituidos por una o varias subunidades proteicas: Pentámeros o pentonas: capsómeros ubicado en los 12 vértices de la cápsida icosaédrica.