cándido

(redireccionado de cándidas)
También se encuentra en: Sinónimos.

cándido, a

(Del lat. candidus < candere, ser blanco.)
1. adj. literario De color blanco.
2. De carácter ingenuo, sin malicia y fácil de engañar es de alma cándida y sencilla. crédulo, inocente

cándido, -da

 
adj. poét.Blanco (níveo).
Sencillo, sin malicia ni doblez.

cándido, -da

('kandiðo -ða)
abreviación
que no tiene malicia persona cándida
Sinónimos

cándido

, cándida
adjetivo
1 blanco*, albo. negro.
Albo se usa especialmente en el lenguaje literario, sobre todo poético.
2 sencillo, candoroso, sincero, de buena fe, ingenuo, incauto, simple, engañado*, iluso, soñador, tragaldabas.
Aunque el matiz significativo de cada uno de los sinónimos depende de la situación y el contexto, pueden señalarse entre ellos dos líneas principales. Sencillo, candoroso y sincero subrayan la pureza de intención. Cuando esta pureza de intención resulta dañina, y linda más o menos con la tontería, decimos de buena fe, ingenuo, incauto y simple, en gradación ascendente.
Traducciones

cándido

càndid

cándido

naiv

cándido

naiv

cándido

αγαθός

cándido

naiva

cándido

lapsellinen

cándido

naïf

cándido

argeloos

cándido

cândido

cándido

naiv

cándido

bön

cándido

candido, sincero

cándido

Candid

cándido

откровен

cándido

ADJ
1. (= simple) → simple, ingenuous; (= inocente) → naïve; (= estúpido) → stupid
2. (poét) → snow-white
Ejemplos ?
Las gentes sinceramente cándidas y superficiales apoyan también la idea intervencionista con el propósito humanitario de acabar con las atrocidades de la tiranía porfirista, pensando que la anexión sería un bien para los mexicanos, porque así las leyes y libertades que aquí existen mejorarían la situación allá.
VIII Cantemos a la diosa en cuyo templo augusto, sobre las limpias aras, el sacerdote adusto no inmola ser alguno con matador puñal. Llevámosle de Arabia las olorosas gomas, del Pindo y del Coëta las cándidas palomas y del sagrado Egipto la rosa virginal.
BUREBA-EBRO: Abajas, Aguas Cándidas...
En el mar, lo mismo que Anfítrite..., pero no de sus cándidas espumas, como la diosa griega, sino de su agua verdosa y su arena rubia.
Que a ti, si te concediera la que el santo Itono honra, la que nuestro linaje y las sedes de Erecteo defender asintió, que del toro asperjes con la sangre tu diestra, 230 entonces verdaderamente harás que en memorioso corazón por ti guardados estos mandados vivan, y ninguna edad los oblitere, de modo que una vez que nuestras colinas divisen tus luces, la funesta veste las entenas depongan de todas partes, y cándidas velas alcen las trenzadas maromas, 235 que tan pronto yo las divise, con alegre mente mis gozos reconozca, cuando a ti, de regreso, un tiempo próspero te asista.” Estos mandados, antes con constante mente teniendo, a Teseo, cual expulsadas por el soplo de los vientos las nubes la aérea cumbre dejan de un níveo monte, lo abandonaron.
Mis siete hermanos, que habitaban en el palacio, descendieron al Hades el mismo día; pues a todos los mató el divino Aquileo, el de los pies ligeros, entre los bueyes de tornátiles patas y las cándidas ovejas.
Ha dejado en el fértil suelo las armas y recorre las filas como un carnero. Parece un velloso carnero que atraviesa un gran rebaño de cándidas ovejas.
Entonces eran para él símbolos del Cielo, invocado en sus cándidas oraciones; habitantes de una comarca felicísima, hacia la cual él deseaba remontarse por un impulso de las alas de querubín que en su espalda prendía la inocencia.
Cuando aprenda un idioma no creado para la grey humana, que tiene, para hablar, artificiosos idiomas de paupérrimas palabras, y no percibe músicas mejores que el resbalar de las corrientes aguas, el rebullir de mañaneras brisas, el arrullar de las palomas cándidas, y el dulce son de los canoros pájaros, y el hojear de la alameda gárrula, ni músicas más hórridas describe que el fiero aullido de la loba escuálida, la carcajada del siniestro cárabo, los alaridos de la hiena flaca, el silbo horrible de falaz serpiente y el grito ronco de feroz borrasca...
Acogió al huésped con urbano estilo, Y a su voz, que los juncos obedecen, Tres hijas suyas cándidas le ofrecen, Que engaños construyendo están de hilo.
760 El lazo de ambos cuellos entre un lascivo enjambre iba de amores Himeneo añudando, mientras invocan su deidad la alterna de zagalejas cándidas voz tierna 765 y de garzones este acento blando: CORO I «Ven, Himeneo, ven donde te espera, con ojos y sin alas, un Cupido cuyo cabello intonso dulcemente niega el vello que el vulto ha colorido: 770 el vello, flores de su primavera, y rayos el cabello de su frente.
ENVÍO Niña feliz que duermes bajo el materno arrullo, como en jardín cerrado tiernísimo capullo dormido en un rosal, cuando esas flores mires abrirse en tus ventanas piensa que son las rosas las cándidas hermanas de tu alma celestial.