cálido

(redireccionado de cálidos)
También se encuentra en: Sinónimos.

cálido, a

(Del lat. calidus.)
1. adj. Que es caliente o que da calor. caluroso frío
2. Que muestra afecto nos recibieron con una cálida acogida. caluroso
3. PINTURA Se aplica al colorido que muestra predominio del rojizo o del dorado.

cálido, -da

 
adj. Que da calor, porque está caliente o porque excita ardor en el organismo animal.
Que muestra afecto, que es agradable.
pint. Díc. del colorido en que predominan los matices dorados o rojizos.

cálido, -da

('kaliðo, -ða)
abreviación
1. frío que da calor ropa cálida
2.
que es agradable y de buen trato persona cálida
Sinónimos

cálido

, cálida
adjetivo
caliente, caluroso, caloroso, abrasador*, ardiente.
El adj. cálido es voz culta por su origen y empleo. Por esto se siente como más selecta y menos intensa; entre un clima cálido y un clima caluroso no hay más diferencia que la mayor distinción y menor intensidad del primer vocablo. A un orador puede premiársele con aplausos cálidos o calurosos, pero no calientes, porque caliente tiene un sentido más material y que se presta menos a las acepciones figuradas. En cambio, no se pediría agua cálida ni calurosa para afeitarse, sino caliente.
Traducciones

cálido

hot, warm

cálido

warm

cálido

chaud

cálido

חמים

cálido

caldo

cálido

cálido

cálido

ciepły

cálido

teplý

cálido

varm

cálido

lämmin

cálido

暖かい

cálido

따뜻한

cálido

ADJ (gen) → hot; [color, sonrisa] → warm; [aplausos] → enthusiastic
Ejemplos ?
No obstante, el clima subtropical árido con veranos cálidos e inviernos templados es el que predomina en la mayor parte del país, también en su capital.
En este departamento es posible encontrar todos los pisos térmicos, desde los cálidos valles del Río Magdalena y el Río Cauca hasta las nieves perpetuas del Nevado del Ruiz.
Para una igual intensidad luminosa, las plantas C4 (adaptadas a climas secos y cálidos) manifiestan un mayor rendimiento que las plantas C3, y nunca alcanzan la saturación lumínica.
Los meses de julio y agosto fueron cálidos; y Nahum trabajó de firme en sus campos, y las faenas agrícolas le cansaron más de lo que le habían cansado otros años, por lo que llegó a la conclusión de que los años habían empezado a pesarle.
Topacios y carbunclos, Rubíes y amatistas En la ancha copa etrusca Repleta de ceniza. Los lechos abrigados, Las almohadas mullidas, Las pieles de Astrakán, los besos cálidos Que dan las bocas húmedas y tibias.
ue por el artículo 10 de la le corresponde designar las armas que deben distinguirla en lo venidero entre las naciones independientes de la Tierra, ha venido en decretar y Artículo 1º —Se usará en adelante en lugar de armas, de dos cornucopias llenas de frutos y de flores de los países fríos, templados y cálidos, y de las fases colombianas, que se compondrán de un hacecillo de lanzas con la segur atravesada, arcos y flechas cruzados, atados con una cinta tricolor por la parte inferior.
Declárese también por entre necio y falta de materia, de razones y caudal perdonado de la ignorancia al que, pasado de una vez, se arrima al común bordoncillo del vituperio de los tiempos, fríos o cálidos, lluviosos o secos, ventas, mesones y paraderos perpetuos de la necedad.
Jamás ningún astro lanzó tan cálidos vapores a la sedienta Apulia, ni la túnica envenenada ardió con tal violencia sobre los hombros del pujante Hércules.
No eran los elfos los que allí bailaban, como le dijera una vieja criada, bien lo sabía él. Eran vapores más cálidos que el aire, y por eso subían.
eunidos en el patio de la casa, que inundaba la luna con sus argentados resplandores y una frondosísima dama de noche llenaba de cálidos perfumes, charlaban animadamente varios de los más caracterizados prohombres del barrio, entre los cuales oficiaba de pontífice máximo el señor Curro el Cotufas -decano de la gente de ácana del distrito-, un casi ochentón de tez rugosa y pelo blanquísimo, el cual en los momentos en que lo sacamos a escena decía a los que lo rodeaban: -Lo que yo sus digo, caballeros, es que lo que ha hecho el Tobi con su chanelo con Joseíto el Carambuco está pidiendo a voces que lo manden no a Ceuta ni a Melilla, ni al Peñón, sino a ca del veterinario a que le ponga dos pares de calzapollos.
Sus bellos ojos lánguidos, de color tenebroso e indeciso, parecían violetas cargadas aún de las densas lágrimas de la tempestad, y sus labios, entreabiertos, pebeteros cálidos, de los que se exhalaba un bienoliente perfume; y cada vez que suspiraba, insectos almizclados iluminábanse en revoloteo al ardor de su hálito.
Si estas premisas son ciertas, forzoso es concluir de ellas que el sol no calienta a la tierra, en la misma forma en que los cuerpos cálidos calientan a otros cuerpos con los que están en contacto, puesto que el sol, por su esencia, no tiene calor.