burra

Traducciones

burra

esel

burra

ass, donkey

burra

ânesse

burra

asino, ciuca

burra

burra

burra

SF
1. (Zool) → donkey, she-donkey
V tb burro B3
2. (Esp) (= bicicleta) → bike
Ejemplos ?
¡Ay! La burra es amarga como la muerte. »Tus palos divinos me indican mi deber; debo ser humilde, casto, resignado. No debo desanimarme en la lucha.
La burra, que roía los tomillos floridos del lindero, careaba las moscas con el rabo; y dejaba el careo, levantaba el jocico, me miraba y seguía royendo.
Mañana será de día, y verá el tuerto los espárragos. Cuando viene a pelo, aunque la burra se caiga en el suelo. Dios sabe el que le sirve.
Usualmente son un sonido oclusivo después de una pausa en el aliento: al inicio de una oración o después de un sonido nasal («n» o «m»). Compare la pronunciación exacta de la «b» en "la burra" y "la gran burra" (este último pronunciado como «la gram burra»).
La mascota elegida para el IPN es un burro blanco, su origen es de carácter incierto; pero es común la versión que narra el encuentro con una burra blanca por parte de un integrante del equipo de fútbol americano en los límites de la Ex-Hacienda de Santo Tomás durante los años 30, terreno donde se construía el Instituto.
No faltará príncipe de Judá ni caudillo de su linaje hasta que vengan todos los sucesos que le están guardados; y él será el que aguardarán, las gentes, el que, atará su pollino a la vid, y con un cilicio en el pollino de su burra...
También, a veces, y no estaba tan mal hacerlo, - continuaba- comíamos aves silvestres; como patos, palomas, chichicuilotas o codornices. De vez en vez nos alimentábamos con carne de gallina y teníamos que tomar leche de cabra o de burra.
39. Jode a una burra mientras se hace dar por el culo por un asno, dentro de máquinas preparadas que se detallarán. Por la noche, el culo de Cupidón es entregado para su posesión.
Las heridas de los cuchillos y las llagas de los latigazos cubrieron el piso de sangre, cosa que me causaba viva inquietud, pues temí que la diosa extranjera no sintiera avidez de sangre de asno, como hay hombres que apetecen leche de burra.
-¡Si yo -proseguía el marido-, en lugar de la burra, que no puede ya ni con unas alforjas llenas de humo, tuviese el mulo del tío Polainas!
(Mientras HEBE y GANÍMEDES llenan su cometido, llegan BACO y SILENO, éste á pié y aquél montado en una burra con el tirso en la mano y verdes pámpanos en las sienes, cantando:) «El que vivir desea Y divertirse, Abandone á _Minerva_: Mis viñas cuide ...» MINERVA.
¡Ijurra! ¡No hay que apurar la burra! -palabras con las que queda significarle que al cabo podría la fortuna volverle la espalda, pues tan sin ton ni son despilfarraba sus dones.