burdo

(redireccionado de burdas)
También se encuentra en: Sinónimos.

burdo, a

adj. Se refiere a lo que es tosco, basto o grosero para explicar su ausencia, nos vino con una burda excusa. ordinario, rudo, zafio

burdo, -da

 
adj. Tosco, basto, grosero.
Sinónimos

burdo

, burda
adjetivo
Traducciones

burdo

‏جلف, ‏خشن, فَظّ

burdo

груб

burdo

neotesaný, primitivní

burdo

ru, grov

burdo

maldelikata

burdo

زمخت

burdo

karkea

burdo

durva, közönséges

burdo

campa

burdo

조악한, 천연 그대로의

burdo

grof, ruw

burdo

grov,

burdo

grosolan

burdo

grov

burdo

หยาบชา, หยาบ

burdo

kaba

burdo

грубий

burdo

to sợi, thô

burdo

, , 简陋的

burdo

grub

burdo

粗雑な

burdo

surowy

burdo

burdo

ADJ
1. [persona] → coarse, rough
2. [excusa, mentira] → clumsy

burdo-a

a. coarse; rough.
Ejemplos ?
Para nosotros, las opiniones de sus periódicos acerca de tales temas parecían generalmente haber sido burdas y frívolas, y marcadamente teñidas de prejuicios y acritud.
VEINTITRES Agraz hoy nuestra misa ha terminado y tú vas feliz orando risas, mientras que yo, amén solemne, consumo el vino de mi sed funesta y sin más verme, pero acaso mirando irreverencias, enciendes el auto sacro de tu juego escarnio y te alejas sin unciones cuando los clavos y el martillo truenan el aullido de mis manos y el campanario de mi iglesia rota toca a rebato por mi fe caída y ya sin esperanzas lábiles dejo escapar mi caridad hipócrita: que la dicha te acompañe en otra cama y oprimiendo mi ansiedad de abrazos, eternas cruces, golondrinas burdas, me abstengo la alegría del cáliz y excomunión abierta arengo a mis presas herejías y mancillo el muro de tus arquitecturas hasta roerme los cimientos.
Arrojados serán en sus infiernos que atormentan las burdas frustraciones porque sólo en sí mismos sus avernos les doblegan las sacras emociones de hacerse dios creador y sempiterno sin tener que basarse en ilusiones.
Aquel fraude era un robo, un robo inicuo, tanto más odioso cuanto que las víctimas de aquella expoliación eran pobres campesinos, ignorantes y crédulos, que aceptaban de buena fe las burdas invenciones de aquel astuto impostor.
Sólo un descanso a tantas urdidumbres se nos depara en cada esquina triturada y en el misterio de colgantes horcas cae suicidada nuestra sed de lumbres Farol oscuro que en patrañas burdas se nos enreda con su oscura calle y cuando vuelan sus nublados aires nada nos queda, ni siquiera músicas.
Y como el heroísmo en la paz es más escaso, porque es menos glorioso, que el de la guerra; como al hombre le es más fácil morir con honra que pensar con orden; como gobernar con los sentimientos exaltados y unánimes es más hacedero que dirigir, después de la pelea, los pensamientos diversos, arrogantes, exóticos o ambiciosos; como los poderes arrollados en la arremetida épica zapaban, con la cautela felina de la especie y el peso de lo real, el edificio que había izado, en las comarcas burdas y singulares de nuestra América mestiza...
-A decir verdad, caballero --contestó mi tía-, y si puede ser una satisfacción para usted, encuentro que ha cumplido usted todo lo que prometía en su juventud. -Gracias por su buena opinión, miss Trotwood -dijo Uriah con sus artificiosas y burdas maneras de costumbre-.
Tal vez un día se marchó solo con un hacha al hombro, y volvió como un triunfador precediendo una verdadera carreta de burdas ruedas hechas de una sola pieza -como torrejas de troncos- tirada por un buey, o, si se quiere, por un toro.
Y los que deseaban placer y tenían riqueza para comprarlo, los que querían disfrutar de la vida, bien a través de sus gratificaciones burdas o bien a través de las refinadas, seguían a los que suministraban placer.
La religión, cualquiera que sea la denominación con que se presente, es el enemigo más terrible de la mujer, A pretexto de consuelo, aniquila su conciencia; en nombre de un amor estéril, le arrebata al amor, fuente de la vida y la felicidad humanas; con burdas fantasmagorías, bosquejadas en una poesía enfermiza, la aparta de la poesía fuerte, real, inmensa, de la existencia libre.
No decimos esto por disminuir la tragedia a que el país fue llevado, pero según nuestras informaciones, los muertos no llegarían a dos mil, lo que es bien diferente a tan burdas mentiras.
Tristes manifestaciones de quienes tienen los estómagos llenos y pretenden recurrir al chantaje con burdas imitaciones, que desde ahora están condenadas a fracasar porque para ello siempre habrá, como existe ahora, la respuesta de un pueblo organizado.