buitre


También se encuentra en: Sinónimos.

buitre

(Del lat. vultur.)
1. s. m. ZOOLOGÍA Denominación común de diversas aves falconiformes de gran tamaño, caracterizadas por la ausencia de plumas en la cabeza y el cuello.
2. coloquial Persona aprovechada y egoísta es un buitre, fuma como un carretero, pero nunca lleva tabaco.

buitre

 
m. zool. Nombre común de diversas aves falconiformes de la familia catártidos y accipítridos, propia de América, África y Eurasia. Se caracterizan por estar desprovistas de plumas en la cabeza y cuello y alimentarse de carroña.
buitre común (Gyps fulvus) Especie de 1 m de longitud que se caracteriza por el blanco collar de plumón que se encuentra en la base del cuello. El color general del plumaje es pardo, con las coberteras alares más claras. Es de costumbres diurnas y se nutre de cadáveres. Nidifica en acantilados y riscos inaccesibles en Europa meridional, África y Oriente Medio.
buitre negro (Aegypius monachus) Especie semejante al buitre común pero con el plumaje más oscuro.

buitre

('bujtɾe)
sustantivo masculino
1. zoología ave rapaz diurna carroñera de color pardo o negro El buitre vive en grupos.
2. persona que se aprovecha de los demás Es un buitre, estafó muchas personas.
Sinónimos

buitre

adjetivo y cosustantivo masculino
1 (col.)gorrón (col.).
sustantivo masculino

buitre:

interesadoaprovechado, materialista, egoísta, cóndor, abanto, individualista, alimoche,
Traducciones

buitre

aasvoël, gier

buitre

شُوحَةٌ, نَسرٌ, نَسْر

buitre

voltor

buitre

vulture

buitre

vulturo

buitre

vautour

buitre

gammur

buitre

ハゲワシ

buitre

vultur

buitre

gier, aasgier

buitre

abutre

buitre

vultur

buitre

gam

buitre

akbaba

buitre

sup

buitre

grib

buitre

korppikotka

buitre

lešinar

buitre

독수리

buitre

gribb

buitre

sęp

buitre

гриф

buitre

นกแร้ง

buitre

chim ó

buitre

秃鹰

buitre

Лешояд

buitre

נשר

buitre

A. SM (Orn) → vulture
buitre alimocheEgyptian vulture
buitre leonadoGriffon vulture
B. SMF (= persona gorrona) → scrounger
Ejemplos ?
El rey y la reina, buenos como siempre, pero embobados con su hijo, descuidaron los asuntos públicos, y un ministro orgulloso y audaz, el conde del Buitre, se hizo dueño del poder, cargando al pueblo de tributos, persiguiendo aquí, encarcelando acullá, y dándose tal maña en derrochar los fondos del erario, que, si en Colmania hubiese papel de tres, de fijo estaría casi tan por los suelos como el de España.
La esposa del germano desde el Danubio al Elba su prole lleva en el sangriento carro de las batallas, por la inmensa selva; ella el muro de barro alza, que el campo de su pueblo guarde; ella entona las místicas endechas cuando, al morir la tarde, la hueste el bosque consagrado cruza; ella el haz de las flechas sobre las aras del Irminsul aguza o en ponzoñosas yerbas lo envenena; para aplacar del cielo los enojos, ella coge la pálida verbena que en tosco altar tributa, y en la noche los míseros despojos de la cruel victoria ella disputa al voraz buitre o a la inmunda hiena.
Bonoso y Serafina se quejaban, pero no tenían resolución para coger al ministro y castigarle debidamente; y, entre tanto, en Colmania había muchas provincias cuyos habitantes perecían de hambre o se alimentaban con las hierbas y raíces del monte, no queriendo cultivar sus heredades, porque no les producían lo necesario para satisfacer las contribuciones inmensas que exigía el conde del Buitre.
No podemos dormir porque nuestra conciencia vela en la noche del infortunio para mostramos el cuerpo ensangrentado de la patria, abandonado al diente del chacal, al corvo pico del buitre, al feroz arrebato del sayón.
La verde margen del ameno río, tal vez buscando alivio, visitaba; y a la distante causa de sus males, desesperado enviaba quejas tales: No huye tanto, pastora, el corderillo del tigre atroz, como de mí te alejas, ni teme tanto al buitre el pajarillo, ni tanto al voraz lobo las ovejas.
Tú no sabes, Clori, qué escarmiento guarda Jove al mortal ingrato y duro; hay destinado sólo a su tormento en el lóbrego Averno un antro oscuro; en su carne cebado, un buitre hambriento le despedaza con el pico impuro, y el corazón viviente devorado padece a cada instante renovado.
Pero cuando la Presidenta del Brasil – sexta economía del mundo, séptima economía del mundo- tiene la misma visión y dice que durante 20 años el Fondo Monetario Internacional hundió la política de Brasil con devaluaciones, con achicamientos, con ajustes, entonces el hombre cuando digo yo algo del Fondo Monetario ya me mira distinto porque no es la loca de la Argentina, que defaultearon la deuda, cosa que no hicimos nosotros porque también debemos aclarar que recibimos un gobierno con la deuda defaulteada por otros y somos los que la reestructuramos y pagamos y estamos pagando regularmente, sin acceso al mercado de capitales la reestructuración del 93 por ciento de la deuda total, el resto es fondo buitre que ni siquiera tiene radicación en Estados Unidos...
Surca el salobre llanto su pálida mejilla y tragan las cenizas con idéntico amor; la suerte los enroda, burlesca y ramploncilla. Pudieron conseguir a toque de tambor de razas ojisainas falsa compasión tierna, prometeos sin un buitre devorador.
iExtremeño, dejásteme verte desde este lobo, padecer, pelear por todos y pelear para que el inviduo sea un hombre, para que los señores sean hombres, para que todo el mundo sea un hombre, y para que hasta los animales sean hombres, el caballo, un hombre, el reptil, un hombre, el buitre, un hombre honesto, la mosca, un hombre, y el olivo, un hombre y hasta el ribazo, un hombre y el mismo cielo, todo un hombrecito!
108 Si, Cominio, del pueblo por el arbitrio, tu cana vejez, emporcada por tus impuras costumbres, pereciera, no yo ciertamente dudo que primero, enemiga de los buenos, tu lengua segada a un ávido buitre sea dada, tus excavados ojos devore con su negra garganta un cuervo, los intestinos los perros, los demás miembros los lobos.
En ese instante sentí como si las garras de un animal se hundiesen en mi costado, y vi a un buitre que se había arrojado sobre mí y que devoraba a uno de mis compañeros de lecho.
Hablábase allí algo de autonomía y pueblo soberano, y de cadenas, y de águila caudal del pensamiento, y de Roma y de Esparta, y del buitre de Prometeo, y mucho de repiquetear nombres y símiles mitológicos, :::«y aquello de las furias, :::del león ibero y de las tres centurias», y todas esas frases de pirotécnica patriotera que echándolas a granel, sin orden ni concierto, producen, no un puchero ni una algarabía, sino un editorial del veintiocho de julio.