brusquedad


También se encuentra en: Sinónimos.

brusquedad

1. s. f. Calidad de brusco o falto de suavidad con el paso del tiempo limó la brusquedad de su trato. aspereza, rudeza
2. Acción o palabra brusca, áspera o falta de tacto y delicadeza.

brusquedad

 
f. Calidad de brusco.
Acción o procedimiento bruscos.

brusquedad

(bɾuske'ðað)
sustantivo femenino
1. cualidad de quien dice o hace cosas de manera agresiva o descortés Su brusquedad aleja a la gente.
2. acción agresiva o repentina Esa brusquedad de golpear la puerta me disgustó.
Sinónimos

brusquedad

Traducciones

brusquedad

bruschezza

brusquedad

SF
1. (= cambio repentino) → suddenness
2. (= rudeza) → brusqueness, abruptness
hablar con brusquedadto speak sharply
Ejemplos ?
-Están todo lo bien que pueden estar unos desgraciados proscritos, señora -dijo en tono desesperado. -¡Oh Dios mío, caballero! -exclamó mi tía con su brusquedad habitual-. ¿Qué me dice usted?
Me entregó doce monedas con bastante brusquedad, me abrió su puerta, sin pedirme como los otros que le trajera niñas (a buen seguro que se las proporcionaba en otra parte) y, señalándome el camino de la celda de su amigo, me dijo que fuera allá, porque como la hora de su oficio lo apremiaba no podía acompañarme, y se encerró en su celda sin darme tiempo a que le contestara.
Trabajando en torno a estos principios, sin espectacularidades ni brusquedad en el cambio, seriamente, paso a paso, como cualquier país normal del mundo, podremos cumplir con los objetivos y cumplir hacia adentro y hacia fuera con nuestras obligaciones y compromisos.
De pronto, sin esperarlo, me hizo a un lado con brusquedad y quitándome las pantaletas comenzó a besarlas y a morderlas, mientras se la jaloneaba.
Varias veces éste tuvo que ser tocado para que el hombre, estremecido, terminara con brusquedad asustada sus cavilaciones en voz alta y se dirigiera a la puerta.
El hombre más que gordo, más que calvo, más que feo, después de cerrar la puerta con brusquedad y disgusto, se recargó sobre ella y entre sonrisas jadeantes, ojos vidriosos, respiración excitada, manos trémulas, comenzó a contar con lentitud el dinero recibido.
A míster Chillip le alarmó bastante aquella brusquedad (según contó después a mi madre), tanto que fue milagroso que conservara su presencia de ánimo.
-Bueno --dijo mi tía-; ¿te gustaría ir mañana? Sin extrañarme ya de la general rapidez de las ideas de mi tía, no me sorprendió su brusquedad y dije: -Sí.
Si bien Bartolomé ya no podía hablar, tenía aún la facultad de oír y de ver, y al oír esto, su cabeza se volvió hacia don Juan con un movimiento de escalofriante brusquedad, su cuello se quedó torcido como el de una estatua de mármol a quien el pensamiento del escultor ha condenado a mirar de lado, sus ojos, más grandes, adoptaron una espantosa inmovilidad.
-¡Oh, qué recompensa! -dijo Uriah levantando una de sus piernas, exponiéndose a atraerse una nueva brusquedad de mi tía-. ¡Qué feliz me hace esa confianza absoluta!
Tanto se parecían a dos colegiales grandullones que Alicia se encontró de golpe señalando con el dedo a Tweedledum y llamándole -¡Alumno número uno! --¡De ninguna manera! --se apresuró a gritar Tweedledum cerrando la boca luego con la misma brusquedad. --¡Alumno número dos!
Le suplico que no lo comente donde puedan oírlo mis padres, porque están viejos y delicados, y tan imperdonable infracción de los convencionalismos consagrados por nuestra civilización cristiana podría cortar con demasiada brusquedad el frágil puente que pende en las tinieblas entre el presente pálido y evanescente y las grandes profundidades solemnes de la eternidad.