bruñir

(redireccionado de bruñidas)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con bruñidas: transmigrar, bruñir

bruñir

(Del germ. brunjan < brun, moreno.)
1. v. tr. Dar brillo a una cosa bruñir las incrustaciones doradas del arcón. abrillantar, pulir
2. coloquial Maquillar el rostro para embellecerse por más que bruña su rostro siempre será fea.
NOTA: Se conjuga como: mullir

bruñir

 
tr. Sacar lustre o brillo [a un metal, piedra, etc.]
fig.Afeitar [el rostro] con ingredientes.
V. conjugación (cuadro) [9] como ceñir.

bruñir

(bɾu'ɲir)
verbo transitivo
sacar brillo o lustre a un metal, piedra, etc. bruñir una fuente
Sinónimos
Traducciones

bruñir

polish, burnish

bruñir

brunire

bruñir

A. VT
1. (= sacar brillo a) [+ metal, mármol] → to polish, burnish
2. (= maquillar) → to make up (with cosmetics)
3. (CAm) (= molestar) → to pester
B. (bruñirse) VPRto make up, make o.s. up
Ejemplos ?
Ya no había telarañas ni polvo. Los muebles parecían mejores; las telas tenían más vivo color, y las maderas, lustre, bruñidas con la limpieza.
La batalla, destructora de hombres, se presentaba horrible con las largas y afiladas picas que los guerreros manejaban; cegaba las ojos el resplandor del bronce de los lucientes cascos, de las corazas recientemente bruñidas y de los escudos refulgentes de cuantos iban a encontrarse; y hubiera tenido corazón muy audaz quien al contemplar aquella acción se hubiese alegrado en vez de afligirse.
Heroica nación bendecida, ármate para defenderte; sé centinela de Vida y no ayudante de la Muerte. Que tus máquinas de hierro y que las bruñidas bocas cruentas no alegren al perro negro avernal.
Las banderas y penachos, los pendoncillos y lanzas, las enseñas y divisas forman espesa enramada. El sol chispea en el oro, arde en bruñidas corazas, y en plumas, telas, recamos, vivos colores esmalta.
Dentro, en platos primorosos, se brindaban frutas, nísperos de oro, pavías de felpa rosa, naranjitas bruñidas, guanteadas por su flexible piel.
Las urnas se colocaban en el centro de la fosa y tienen una dimensión de 25 a 30 centímetros, la mayoría con una tapadera cerámica La incineración se extendió por el resto de la península, como se puede ver en las necrópolis de la Peña Negra de Crevillente, o en la Meseta Central los hallazgos de Las Cogotas (Cardeñosa, Ávila) y de La Osera (Chamartín, Ávila), con más de dos mil enterramientos, y muchas de cuyas vasijas presentan incrustaciones de arcilla blanca que forman decoraciones. En Andalucía occidental las urnas presentan una decoración punteada mientras que en la parte oriental son lisas y bruñidas.
El emplazamiento del castillo estuvo ocupado a finales de la Edad de Bronce, como lo atestiguan las cerámicas a mano y bruñidas recuperadas arqueológicamente.
El mineral utilizado son las piritas polimetálicas procedentes del área de Aznalcóllar, de donde se obtenían grandes cantidades de plata, dada la abundancia de escorias halladas en el lugar, plata que era adquirida por semitas llegados del Mediterráneo Oriental a cambio de materiales exóticos como aceites, perfumes, vino, y cerámicas realizadas a torno principalmente las decoradas con engobe rojo, que pronto fueron sustituyendo al ajuar local que se caracterizaba por sus cerámicas hechas a mano, o con torno lento entre las que destacaban las negruzcas denominadas “bruñidas” por su acabado brillante.
Campanilla: Es una campanilla interesante, con una inscripción latina, la fecha de 1553 y adornos de Estilo renacentista, entre los que unos diablillos —picaros y traviesos—aparecen como huyendo presurosos. Llave: Es una llave pequeña, rematada en círculo, —llave macho que se dice vulgarmente— con las guardas muy gastadas y bruñidas.
Según se deduce de los restos arqueológicos superficiales, entre los que han aparecido numerosos fragmentos de cerámicas bruñidas y pintadas con temas geométricos, el origen de Osuna habría que situarlo en el Bronce Final, hacia el año 1000 a.
Este efecto algunas tribus en África, como los suazis y zulúes, lo reproducen mezclado con una sustancia grasa animal o bien con pulpa vegetal, siendo después bruñidas.
Sólo las noticias proporcionadas por Juan Bernier permiten conocer la existencia, en el Cerro de los Toros, de cerámicas bruñidas encuadrables en una difusa Edad del Bronce.