brocado

(redireccionado de brocados)
Búsquedas relacionadas con brocados: bocado

brocado

(Del ital. broccato.)
1. s. m. TEXTIL Tela de seda entretejida con hilos de oro o de plata, formando dibujos que parecen bordados el torero vestía un traje de brocado y verde.
2. TEXTIL Tela fuerte de seda con dibujos de distinto color al del fondo.
3. ARTES DECORATIVAS Guadamecí, cuero con dibujos dorados o plateados.

brocado

 
m. Tela de seda entretejida con oro o plata.
Tejido fuerte, de seda, con dibujos de distinto color que el del fondo.

brocado

(bɾo'kaðo)
sustantivo masculino
tela de seda entretejida con hilos de oro y plata La novia eligió un brocado de seda para su vestido.
Traducciones

brocado

парча

brocado

brocade

brocado

brocatto

brocado

Brokat

brocado

Brokát

brocado

Brocade

brocado

SMbrocade
Ejemplos ?
Como todas estas imágenes son de vestir y como cada una corre por cuenta de algún vecino o de una familia, se ha formado en la parroquia levítica, desde tiempos inmemoriales, una rivalidad harto progresista y emuladora en esto de indumentaria, sastrería y arrequives religiosos. ¡Qué de galones y sederías, qué de tisúes y de brocados, qué de mantos estrellados, qué de potencias y de resplandores!
Mas ella, que tenía puestos los ojos en Cornelio, el hijo de Ascanio Rótulo, que tú bien conoces (mancebo galán, atildado, de blandas manos y rizos cabellos, de voz meliflua y de amorosas palabras, y, finalmente, todo hecho de ámbar y de alfeñique, guarnecido de telas y adornado de brocados), no quiso ponerlos en mi rostro, no tan delicado como el de Cornelio, ni quiso agradecer siquiera mis muchos y continuos servicios, pagando mi voluntad con desdeñarme y aborrecerme; y a tanto llegó el estremo de amarla, que tomara por partido dichoso que me acabara a pura fuerza de desdenes y desagradecimientos, con que no diera descubiertos, aunque honestos, favores a Cornelio.
En los torneos de Zocodover, en los juegos florales de la corte, siempre que se les había presentado coyuntura para rivalizar entre sí en gallardía o donaire, se habían aprovechado con afán ambos caballeros, ansiosos de distinguirse a los ojos de su dama; y aquella noche, impelidos, sin duda, por un mismo afán, trocando los hierros por las plumas y las mallas por los brocados y la seda, de pie junto al sitial donde ella se reclinó un instante después de haber dado una vuelta por los salones, comenzaron una elegante lucha de frases enamoradas e ingeniosas, epigramas embozados y agudos.
En los soberbios palacios músicas acordes suenan, a cuyo compás, gallardas lucen las damas sus prendas. Joyas, insignias, brocados, los ricos salones llenan, y plazas, calles, paseos, corceles, galas, libreas.
Todo es movimiento y vida, todo actividad extraña, todo bélico aparato, todo fiestas cortesanas. Todo es riqueza y aliento, todo brocados y holandas, todo confusión alegre, todo caprichos y galas.
Con las ricas piezas de su cincelada armadura hacen juego las sedas joyantes de sus túnicas, los brocados de sus mantos, las flotantes garzotas y rizados plumajes de sus cimeras, los broches áureos de sus botines.
Y mientras Berta corrió a su retrete a vestir sus más ricos brocados, se enviaron presentes al viejo de las antiparras de aros de carey, los guantes negros, la calva ilustre y del cruzado levitón.
Yo no cambiára, Cristiana, con la tuya mi riqueza, mis záfiros y diamantes, plumas, brocados y telas, ni mis baños voluptuosos, ni mis fragantes esencias, ni tus danzas con las mias, Vuestras zambras con las nuestras...
Y muchas veces acontece que algunas por mostrar su gracia y hermosura a quien bien quieren, se quitan todas las vestiduras y la camisa, preciándose muy mucho más de la lindeza de sus personas que no del color de los brocados y sedas.
La Siete: «Yo ostento rodelas y tiaras De reyes del regio país Fantasía; Yo enseño brocados y túnicas raras, Yo soy la mimosa del Reino del Día».
En aquel momento fue arrebatado en espíritu, y Dios le mostró una visión maravillosa: vio delante de sí una muchedumbre casi infinita de santos que desfilaban en forma de procesión, de dos en dos, todos vestidos de brocados bellísimos y preciosos; sus rostros y sus manos resplandecían como el sol y se movían al compás de cantos y música de ángeles.
El retrete los jazmines Respiraba y los amores, Edén de los serafines Con hermosos miradores A los plácidos jardines. Tiene marfiles labrados, Alcatifas, otomanas, Pebeteros delicados, Sedas, muselinas, granas, Ámbar, perlas y brocados.