brisa

(redireccionado de brisas)
También se encuentra en: Sinónimos.

brisa

(De origen incierto.)
1. s. f. Viento suave, especialmente el que sopla en las costas, alternativamente del mar a la tierra por el día, y de la tierra al mar por la noche la brisa marina humedecía el pueblo y salaba el aire. aura
2. METEOROLOGÍA Viento del nordeste.

brisa

(Del lat. brisa < gr. brytea o brytia.)
s. f. AGRICULTURA Orujo de la uva.

brisa

  (del ant. briza)
f. Viento suave y periódico de oscilación diaria.

brisa

  (del l. brisa)
f. Orujo de la uva.

brisa

('bɾisa)
sustantivo femenino
corriente de aire suave brisa de mar
Sinónimos

brisa

1
sustantivo femenino
1 aura, vientecillo, céfiro*, ventolina (marina).
2 viento*.

brisa

2
sustantivo femenino
Traducciones

brisa

breeze

brisa

brisa

brisa

brezza

brisa

vánek

brisa

brise

brisa

Brise

brisa

tuulenhenkäys

brisa

povjetarac

brisa

そよ風

brisa

산들바람

brisa

bries

brisa

bris

brisa

bris

brisa

สายลมที่พัดเบาๆ

brisa

gió nhẹ

brisa

微风

brisa

Бриз

brisa

微風

brisa

SFbreeze

brisa

f. breeze.
Ejemplos ?
III Cuando entreabrió los labios, las inodoras brisas el inconstante vuelo pararon indecisas para aspirar el ámbar nacido en su carmín.
A veces llegaban ráfagas de viento, brisas del mar que, extendiéndose de repente por toda la llanura del País de Caux, traían a los confines de los campos un frescor salado.
Toda la vida terrestre: brisas y ríos, selvas cerradas, praderas sin fin; la fiera que huye con oblicuo salto; el pájaro que teje su nido, y el insecto que zumba sobre la flor; los días, que cambian con las estaciones; las estaciones, que se matizan según los climas, y las razas humanas, que en ritmo impenetrable, sienten, piensan y se reproducen; todo lo que se mueve, luce y combate es para el sabio una forma del calor solar.
Ora por el mar de Atlante que rizaban frescas brisas, como buscando una senda giraba ansiosa la vista, ora allá en el horizonte de Occidente la ponía, cual si algún objeto viera, inmóvil, clavada, fija.
las palmas deliciosas, Que en las llanuras de mi ardiente patria Nacen del sol a la sonrisa, y crecen, Y al soplo de las brisas del Océano, Bajo un cielo purísimo se mecen?
Las demás brisas soplan caprichosamente sobre el mar; unas dejándose caer en el ponto sombrío, azote terrible para los mortales, se precipitan en funesto vendaval y, unas veces en un lugar, otras en otro, con sus ráfagas destruyen las naves y hacen perecer a los navegantes.
Un vuelo de gritos largos se levantó en las veletas. Los sables cortan las brisas que los cascos atropellan. Por las calles de penumbra huyen las gitanas viejas con los caballos dormidos y las orzas de monedas.
Mi lámpara encendí, pero aún no miro fulgir el aúreo velo que te viste en medio de las sombras nocturnales. Mas ya en las brisas del jardín aspiro el perfume de nardos con que ungiste tu cuerpo para nuestros esponsales.
Nueve años antes, casi niños ella y yo, una tarde deliciosa, una tarde del trópico, de esas que convidan a soñar y a amar con el aroma de las brisas tibias y la frescura que cae del cielo, sonrosado por el crepúsculo, volvíamos por un camino estrecho, sombreado de corpulentos árboles y encerrado por la maleza, al pueblecillo donde salía a veranear su familia.
La naturaleza lánguida y enclenque entonces, iba quedándose, como si dijéramos, en cueros vivos; las brisas eran más frescas, y en lugar del sonido armónico y majestuoso que formaban perdidas entre el follaje de junio, gemían lastimeras al chocar contra los escuetos miembros de los árboles; lloraban fatídicas, como si fueran la voz de la naturaleza que lamentara la pérdida de sus risueñas galas.
Cernióse el espanto en esa piedra como sobre lugar de maldición; de él huyeron las aves y las brisas; en torno de esa lengua hízose el vacío, que ni el aire impuro quiso contaminarse.
La hora de nona había pasado hacía largo tiempo; y el sol próximo al ocaso, doraba con sus últimos rayos la ciudad querida de sus abuelos, la hermosa Sunamitis cantada por la lira de Salomón, que alegre y risueñas se extendía sobre dos colinas acariciada por las tibias brisas de la primavera.