Ejemplos ?
Acabo de procurarles una madre, y ustedes pueden elegir a la que les guste de las tías. Pero los jóvenes replicaron que preferían pronunciar un discurso y brindar por la fraternidad.
Al atardecer, el compañero de Juan preparó un ponche, y dijo a su amigo: -Vamos a alegrarnos y a brindar por la salud de la princesa.
Señores delegados: Os invito a levantar las copas y brindar por la gran Nación Argentina y por su Ejército y por su Armada, cuyos canales históricos conservan el recuerdo glorioso de tantos uruguayos y que se ven en este acto tan dignamente representados.
-No creo que Brooks entienda todavía mucho de ello -replicó míster Murdstone-; pero en general no me parece favorable. De nuevo hubo más risas, y míster Quinion dijo que iba a mandar traer una botella de sherry para brindar por Brooks.
Se ha vuelto a brindar por el doctor Mell y por mistress Micawber, que ha dado las gracias, con un gracioso saludo, desde la gran puerta, donde una gran cantidad de jóvenes bellezas estaban subidas en las sillas para admirar y embellecer a la vez el conmovedor espectáculo.
Seguimos bebiendo, y de pronto me di cuenta de que alguien estaba a la mitad de una canción: era Markhan, que cantaba «cuando el corazón de un hombre está deprimido por las preocupaciones ». Cuando terminó de cantar, les propuso brindar por « la mujer».
Ea, muchacho, escancia aprisa y sin temor el jarro, y llena las copas ¿tres o nueve veces?; quiero brindar por la luna nueva, por la media noche y por el augur Murena.
En 1961 Benenson quedó sobrecogido al leer una noticia en el diario británico The Observer sobre dos estudiantes portugueses de Coimbra sentenciados a siete años de prisión por brindar por la libertad en pleno régimen dictatorial de António de Oliveira Salazar.
Finalmente aparece su hermano que, al saber que George tenía problemas, ha dejado plantado al Presidente y ha volado bajo una tormenta para estar junto a su hermano en aquellos momentos, y llega a tiempo para brindar por su hermano, para él y para sus amigos, el hombre más rico de la ciudad.
Ellos no podían sospechar que Azafrán pensaba traicionarlos y envenenarlos al brindar por el hallazgo, una vez encontrado el objeto de su búsqueda y ubicado en sitio seguro.
Mira tú que se ha progresado. Yo no sé si debemos brindar por nuestra época o por la moderna. A mí me parece que todas las cosas tienen su lado bueno, ¿no?
-repuso Steerforth mirando al fuego- Hay hermanos que no se quieren mucho; otros se quieren mal...; pero, sírvete, Copperfield; vamos a brindar por las florecillas del campo, en honor tuyo, y por los lirios del valle, que no trabajan ni hilan, en honor mío; mejor dicho, para vergüenza mía.