Ejemplos ?
(Todos) Cuando no estés bien del coco, baila el rock del manicomio. (Benny) Mueve la cabeza adelante, las caderas hacia atrás, brinca y brinca de un lado a otro hasta que no puedas más.
Se les explicar que debe " abrir la puerta " para que pueda salir el alfil, seguido del movimiento de este, mover su caballo y la dama para el caso del enroque largo, y una vez libre, cuando el rey y la torre (en cuestión) se puedan decir " hola " entonces hacer el enroque: " el rey camina dos pasitos para saludar a su torre, y la torre brinca al rey ".
Lorne se rompió una pierna producto de esto, pero fue sacado a tiempo por el equipo de rescate conducido por la Coronel Carter, y llevado a un Brinca charcos.
Montiel brinca y ruge como estimulado por el vapor de la sangre que tiñó las piedras; se lanza veloz sobre su segundo adversario, lo hiere y lo derriba.
Un grupo de niñas la invitan a dar un paseo en el bosque, después del cual hacen una pequeña fogata y las niñas brincan sobre ésta; en algunas variantes, esto ocurre el Día de San Juan, y esta es una tradición de ese día. Cuando llega el turno de Snegúrochka, ella brinca pero queda a mitad del camino antes de evaporarse en un pequeña nube.
Stripes: Es un camión tigre que siempre está listo para la acción. Con su rugido, él brinca y se abalanza sobre las cosas como un gato y siempre está saltando y escalando.
Los machos dan una demostración de cortejo fascinante en un lek comunal. Cada macho ocupa una percha horizontal de 6 a 12 metros de alto y brinca rápidamente, se desliza, o se lanza a otras perchas.
Solo tiene dos de la que él mismo hizo las dos versiones: Al principe del río/Al principe del río Navia y A bola que brinca /La bola que brinca; en esta última relata un partido de fútbol visto por un desconocedor de este deporte.
Pero tú, na; tú creyéndote que si Dios jizo las mujeres no las jizo más que pa tu recreo, y eso, como toas las cosas der pícaro mundo, tiée sus flores y tiée sus espinas, que de to da er monte, y lo que no pasa en una eterniá, pasa en un minuto, y er que mucho brinca ar fin se cae.
¿Pero qué es eso comparado con una tenencia? Ello es que le han premiado ya, y está que brinca de gozo. Él pretende pasar al regimiento donde es capitán Antoñito, todo por el placer de estar juntos.
No lo aplasta de una vez, porque ella misma da consigo en tierra, presa de espantosas convulsiones. Tista brinca, como una rana, y se mete debajo de una mesa.
El pájaro se ha ido; pero en el tejado de la casa colindante brinca, negro y neurósico, un gallinazo, y la niña le grita: "¡Bajá, cochinito, pa que te comás el arroz".