bretón

(redireccionado de bretones)
Búsquedas relacionadas con bretones: Bretaña, britanos, celtas

bretón, a

(Del fr. breton.)
1. adj. De Bretaña, región francesa.
2. s. Persona natural de esta región.
3. s. m. LINGÜÍSTICA Lengua de origen céltico, de la familia indoeuropea, hablada en la parte occidental de esta región.

bretón, a

(De brotón, aumentativo de brote.)
1. adj / s. f. BOTÁNICA Se aplica a la variedad de la col, cuyo tronco echa muchos brotes.
2. s. m. BOTÁNICA Renuevo de esta variedad de col.

bretón, -tona

 
adj.-s. De Bretaña.
De una primitiva raza celta pobladora de Inglaterra. (V. Gran Bretaña.).
m. ling. Lengua céltica hablada en Bretaña.
Traducciones

bretón

Бретонски

bretón

bretó

bretón

Bretonština

bretón

bretonsk

bretón

Bretonisch

bretón

Breton

bretón

bretoni

bretón

breton

bretón

bretone

bretón

ブルトン語

bretón

Bretoens, Bretons

bretón

bretonsk

bretón

bretão

bretón

bretonščina

bretón

bretonska

bretón

布列塔尼語, 布列塔尼语

bretón

/ona
A. ADJ & SM/FBreton
B. SM
1. (Ling) → Breton
2. bretones (= coles) → Brussels sprouts
Ejemplos ?
En 1352 se casó con Margarita de Blois, nacida del matrimonio entre Juana de Penthièvre y Carlos de Blois - el candidato al trono de Bretaña apoyado por el monarca de Francia, lo que le valió la lealtad de nobles bretones como Bertrand du Guesclin.
Tradujo al euskera a autores clásicos en otras lenguas, tales como John Keats, Edgar Allan Poe, Hugo von Hofmannsthal, Franz Kafka o Federico García Lorca y a escritores de literaturas minoritarias, como los bretones Goulven Pennaod y Per Denez.
Los mercenarios retrocedieron a sus posesiones en el valle del Sena, donde tomaron el control del territorio y del tráfico fluvial, e intentaron completar el estrangulamiento de la capital mediante la captura de Melun, que controlaba la zona septentrional del Sena. En ese momento los soldados de Carlos y los mercenarios bretones controlaban unas sesenta plazas en Île de France.
La tradición de las escuelas primarias en Francia, remontan el origen del país a la unificación de los francos, de modo que la Francia de hoy es heredera del reino franco de Clodoveo, y existe sin discontinuidad desde el año 486 hasta nuestros días, donde francos, burgundios (borgoñones), vikingos (normandos), y también britanos (bretones), se fundieron con los galos en el crisol que hoy se llama Francia.
A Carlos le preocupaban especialmente los bretones, con los que compartía frontera y quienes se rebelaron contra él en al menos dos ocasiones (aunque fueron fácilmente subyugados), y también luchó intensamente contra los sajones.
Al comienzo de su reinado, el temor que los francos inspiraban en los numerosos pueblos —daneses, abroditas, eslovenos, bretones y vascos— que habitaban en las fronteras del Imperio los mantuvo tranquilos; no obstante, los sorbios iniciaron una rebelión (816) a la que se unió Slavomir — antiguo líder de los abodritas, al que su tribu había capturado, abandonado y sustituido por Ceadrago (818).
En "Asterix en Bretaña", Asterix lleva hojas de té a Bretaña con las cuales engaña a los bretones haciéndoles creer que es poción mágica, luego el té se convertiría en la bebida nacional de ese país según el jefe de la aldea rebelde.
Dagoberto desarrolló las relaciones diplomáticas con los países vecinos: firma un tratado de paz perpetua con el emperador bizantino Heraclio, una alianza con los lombardos y un acuerdo con los sajones por el que le ayudarán a proteger sus fronteras de los eslavos. Desarrolla campañas militares contra los gascones, los bretones y sobre todo contra los eslavos.
A los pocos meses de estar en la corte Bernardo se había creado muchos enemigos que hicieron correr el rumor de una relación ilícita con la emperatriz, Judit de Baviera, lo que provocó un motín en el ejército reunido en Rennes para combatir a los bretones en abril de 830.
Los romanos llevaban el anillo en la mano izquierda, los hebreos en la derecha, los griegos en la izquierda, precisamente en el dedo que hoy llamamos anular y los galos y bretones en el dedo medio.
Tácito afirmó que ello “aterrorizó a nuestros soldados que nunca habían visto algo así...” De acuerdo con el historiador, sin embargo, el coraje de los romanos, pronto superó esos temores; los bretones fueron puestos en retirada, y las arboledas sagradas de Mona fueron taladas.
El libro es una completa radiografía caricaturesca de la España tardofranquista, donde se mezclan la gran afluencia de turistas (abundan en el libro los galos, godos y bretones, emulando a sus descendientes franceses, alemanes y británicos), las tradiciones más españolas y la constante lucha por modernizar el país (aunque ello conlleve una perenne remodelación de las vías públicas).