bretón

(redireccionado de bretona)

bretón, a

(Del fr. breton.)
1. adj. De Bretaña, región francesa.
2. s. Persona natural de esta región.
3. s. m. LINGÜÍSTICA Lengua de origen céltico, de la familia indoeuropea, hablada en la parte occidental de esta región.

bretón, a

(De brotón, aumentativo de brote.)
1. adj / s. f. BOTÁNICA Se aplica a la variedad de la col, cuyo tronco echa muchos brotes.
2. s. m. BOTÁNICA Renuevo de esta variedad de col.

bretón, -tona

 
adj.-s. De Bretaña.
De una primitiva raza celta pobladora de Inglaterra. (V. Gran Bretaña.).
m. ling. Lengua céltica hablada en Bretaña.
Traducciones

bretón

Бретонски

bretón

bretó

bretón

Bretonština

bretón

bretonsk

bretón

Bretonisch

bretón

Breton

bretón

bretoni

bretón

breton

bretón

bretone

bretón

ブルトン語

bretón

Bretoens, Bretons

bretón

bretonsk

bretón

bretão

bretón

bretonščina

bretón

bretonska

bretón

布列塔尼語, 布列塔尼语

bretón

/ona
A. ADJ & SM/FBreton
B. SM
1. (Ling) → Breton
2. bretones (= coles) → Brussels sprouts
Ejemplos ?
En su deseo de hacerle la ilusión de aquellos pasados tiempos, le arreglaba y le ponía la gorra bretona con que Petrilla llegó a Provins.
Pero desde hacía unos instantes, Petrilla, que unía a sus padecimientos corporales los de la nostalgia bretona, enfermedad moral tan conocida que los coroneles se preocupan de ella cuando tienen bretones en su regimiento, tenía cariño a Provins.
En aquel momento rechinó la falleba de un balcón del primer piso debajo de la habitación de Petrilla. Mostró la bretona el más vivo temor y dijo a Brigaut: -¡Escápese!
Estas pocas palabras asustaron tanto a la abuela, que no pudo vencer su impaciencia y corrió a la Plaza. Cuando Petrilla gritó, aquel grito hirió a la bretona, como a Brigaut, en el corazón.
La anciana bretona veló a su nieta besándole la frente, los cabellos y las manos, como las santas mujeres debieron de besar a Jesús al colocarle en el sepulcro.
Pero si Silvia había cometido alguna violencia para apoderarse de una carta, lo cual, por otra parte, estaba justificado por la irritación que le había causado la testarudez de la bretona, ¿de qué se podía culpar a Rogron?
Tanto al señor Martener como a la familia Auffray los sedujo en pocos días el carácter adorable de Petrilla, así como el de la vieja bretona, cuyos sentimientos, ideas y modales estaban impregnados de un antiguo color romano.
La fisonomía del joven se puso entonces enteramente alegre; retrocedió algunos pasos, se recostó en un tilo y contó, cen ese tono lánguido peculiar en las gentes del Oeste, esta romanza bretona, publicada por Bruquière, un compositor a quien debemos deliciosas melodías.
Vuestros vanos honores pasarán como estas flores Esta música nacional, tan deliciosa como la adaptada por Chateaubriand a ¿Se acuerda de ti, hermana mía?, cantada en medio de un pueblo de la Brie Champañesa, debía de ser para una bretona motivo de imperiosos recuerdos: tan fielmente pintaba las costumbres, el candor, los lugares de aquel viejo y noble país, donde reina no sé qué melancolía, producida por el aspecto de la vida real, que conmueve profundamente.
Sufriendo dolores espantosos, pero nunca declarados, llegó, pues, al estado en que la vio su amigo de la infancia al saludarla desde la plazoleta con la trova bretona.
Petrilla también lloró cuando dejó de verle; se asomó a la ventanilla y todavía le divisó, plantado en la carretera, mirando cómo huía el pesado carruaje. Los Lorrain y Brigaut tenían tal desconocimiento de la vida, que la bretona al llegar a París no tenía un solo sueldo.
Epílogo: Betilda lo era todo; Petrilla no era nada. La altiva bretona comprendía bien este poema. -Buenos días, pequeña -le dijo la señora de Chargebœuf desde lo alto de su grandeza y con el aire impertinente que le daba la nariz remangada.