brema

brema

s. f. ZOOLOGÍA Denominación de diversos peces de agua dulce, de cuerpo alto y comprimido y comestible.
Traducciones

brema

bream

brema

brème

brema

лещ

brema

orata
Ejemplos ?
Hay dos tipos de alimentos sagrados:: Alimento sagrado presentado en Tsukinamisai y Kannamesai; consiste de mochi, abalón, brema seca, camarón de Ise, sazae, ayu, aves silvestres y acuáticas, kelp, algas marinas, vegetales, frutas, shirosake (sake dulce), kuroki (sake negro), sumisake (sake refinado) y hitoyozake (sake semi-dulce).: Alimento sagrado presentado dos veces al día en el Higoto-asayū-ōmikesai; consiste de agua, sal, brema seca (periódicamente se sustituye con jibia, lucio de mar, etc.), bonito seco, algas marinas, vegetales, frutas y sumisake.
Se divide administrativamente en 16 estados (en alemán, Länder, singular - Land): Baden-Wurttemberg, Baviera, Berlín, Brandeburgo, Brema, Hamburgo, Hessen, Mecklemburgo-Pomerania Occidental, Baja Sajonia, Renania del Norte-Westfalia, Renania-Palatinado, Saarland, Sajonia, Sajonia-Anhalt, Schleswig-Holstein, Turingia.
Esto llevó a un ataque por sorpresa contra su ejército, dirigido por el teniente coronel Gustave Borgnis-Desbordes, quien sin embargo se vio obligado a retroceder rápidamente. El hermano de Samory, Kémé-Brema, atacó a los franceses en Weyako, cerca de Bamako, en abril.
En sus orígenes, el lunfardo también tuvo aportes provenientes de Francia, especialmente del argot francés (por ejemplo, las palabras brema, franelear, griseta, macró) Sorbet, Piotr: "Contribución al estudio de la influencia francesa en el español de Argentina: los galicismos lunfardescos", Variación, contraste, circulación.
En 1885, cuando Combes ocupó Bure, cuyo oro era muy importante para la economía de su imperio, advirtió Samory la importancia de la amenaza que pendía sobre su Estado y resolvió expulsar a los franceses de la zona. Tres ejércitos, el suyo propio, y los de Kémé-Brema y Masara-Mamadi, fueron encargados de esta operación.
Hoy hace de ello varios siglos. Los ricos comerciantes de Brema y Lubeck negociaban en Copenhague. Ellos no venían en persona, sino que enviaban a sus dependientes, los cuales se alojaban en los barracones de la Calleja de las casitas, y en ellas vendían su cerveza y sus especias.
El Rey Dragón empezó a impacientarse y, una vez más, ordenó a un almirante - brema y a un brigadier - carpa que trajeran un hacha enorme, que pesaba alrededor de siete mil doscientos kilos.
-No tengas cuidado, repuso el asno; yo voy a Brema para hacerme músico de la ciudad; ven conmigo y procura te reciban también en la banda.
Así he gritado con todas mis fuerzas, no sin cierta satisfacción, viendo que respiro todavía. -Cresta roja, dijo el asno; vente con nosotros a Brema; en cualquier parte encontrarás una cosa algo mejor que la muerte.
El amo pensó en desollarle para aprovechar la piel, pero el asno, comprendiendo que el viento soplaba de mala parte, se escapó y tomó el camino de Brema.
Tuvo que ocupar en la casa el puesto de su padre y de su madre, disponer, ayudar, intervenir enérgicamente, incluso marcharse a correr mundo para ganarse el pan. Fuese a Brema, conoció la miseria y los días difíciles.
La cerveza alemana era entonces muy estimada, y la había de muchas clases: de Brema, de Prüssinger, de Ems, sin faltar la de Brunswick.