bravío

(redireccionado de bravías)
También se encuentra en: Sinónimos.

bravío, a

1. adj. ZOOLOGÍA Se aplica al animal que es difícil de domesticar potro bravío. indómito manso
2. Se refiere a la persona que es difícil de guiar o de someter tiene un carácter bravío. indómito, rebelde
3. BOTÁNICA Se aplica a la planta o árbol silvestre.
4. Que tiene costumbes rústicas por falta de buena educación. cerril, rudo
5. s. m. TAUROMAQUIA Bravura o fiereza del toro.

bravío, -vía

 
adj. Feroz, indómito, salvaje.
fig.Díc. de la planta silvestre.
Rústico por falta de educación o del trato de gentes.
m. Bravura, esp. la del toro.
Sinónimos

bravío

, bravía
adjetivo
montaraz, indómito, salvaje*, cimarrón, bravo, huidizo, arisco, cerril, agreste, áspero, fragoso, huraño, hosco, intratable. suave, fértil, blando.
Bravío, montaraz, indómito, salvaje, cimarrón, bravo, huidizo y arisco se aplican a animales y personas. Cerril, agreste, áspero y fragoso se aplican a terrenos o paisajes. Sin embargo, cabe tener en cuenta que salvaje puede aplicarse también a terrenos, del mismo modo que cerril y agreste, figuradamente, a personas. Huraño, hosco e intratable se aplican exclusivamente a personas.

bravío:

ferozcerril, abestiado, indomable, agreste, áspero, inflexible, bravo, fiero, arisco, salvaje, cimarrón, silvestre, montaraz, campestre, indómito,
Traducciones

bravío

A. ADJ
1. (Zool) (= feroz) → ferocious, savage; (= indómito) → wild, untamed
2. (Bot) → wild
3. (= rudo) → uncouth, coarse
B. SMferocity
Ejemplos ?
El vicio los irrita, el crimen les da tártagos, y la acritud saludable de su pecho sale afuera en palabras oscas y bravías como el fierro bruto.
Las aguas estaban bravías y azules, mientras que en el confín la línea de montañas de Madagascar parecía comunicarle al agua la frialdad de su sombra.
“Muera quien muera ¡qué importa! si yo hago lo que me agrada” dicen las olas bravías en su diabólica danza. Y dicen los egoístas con acciones y palabras “Sufra quien sufra ¡qué importa!
Yo te veo, Señor, en los breñares poblados de malezas muy bravías, en los altos, difíciles lugares, dó el águila renueva largos días, el águila que es hija de los vientos, con su nido que es campo de batalla, lleno de los despojos más sangrientos del vulgo de las aves que avasalla, sombría como el sitio donde habita, de furibundos ojos y de garras duras como las peñas que visita, corvas como moriscas cimitarras.
¡Ay, cuánto habrán los afanosos días Hollado tanta gala y donosura! ¡Cuántas tormentas, al pasar bravías, Habrán roto tan frágil hermosura!
No hay duda, es Estefanía: »Yo distinguí su pellote: »Mi puñal será su azote; »Mueran a mi furia impía.» Dice y como tigre hambriento Con ayuno de dos días, Que de las matas bravías Cuando salta, hiende el viento, Que a sus presas ataraza, Bebe sangre en sus enojos Y hechos brasas ambos ojos Hiere, rasga, despedaza: Se arroja al punto Fernán Con el puñal matador Que refleja su furor Sobre el nocturno galán.
Y si bien era cierto lo que hubo de contar el Zamarrita a Rosario, cierto era también que cuando Joseíto salió ya del todo restablecido del lagar de las Bravías, llevaba el corazón lleno de generosos propósitos, y tal vez hubiera liquidado como Dios manda su cuenta a Rosarito, a no haberle llevado una noche al poco tiempo de haber sentado sus reales en la tierra famosa de los más sabrosos boquerones, Antoñico el Centinela, a casa de los Soniche, donde celebrábase el fausto suceso de lucir por primera vez el vestido largo su hija Dolores, una chavalilla esbelta como un junco, larga de remos, fina de talle, de pelo rubio, reluciente y anillado, de tez rosa, de facciones finas, de ojos negrísimos de acharranada expresión, y de sonrisa picaresca y tentadora.
Opina Casiano Monegal, el inimitable cronista que yo soy "el que ha sondado mejor el alma gaucha y expresado en versos perdurables las pasiones bravías, los dolores y las ternuras de nuestras Julietas y de nuestros Romeos criollos".
Si algo Naturaleza pudo negarte, con su próvida mano lo suplió el arte: cuando airado Lebeche la mar altera, se estrellan las corrientes en tu escollera; nave que combatieron olas bravías en tu arsenal repara sus averías, y el que en tus fondeaderos encuentra asilo sin temor de huracanes duerme tranquilo; que en cuanto mar limitan roca y arena no hay puerto más seguro que Cartagena.
Como tigres en acecho Que ocultan bravías plantas Se arrojan sus enemigos, Mientras los esbirros le atan Y de sus robustos hombros La cabeza es separada Por la mano del verdugo De alabastro en la gran taza.
En estos tiempos las crecientes del río eran tan caudalosas y bravías que ocasionaban temibles inundaciones i arrasamientos que poco a poco influenciaron en el ánimo de los indígenas hasta el punto de buscar otro lugar para establecerse.
—Conocerlo, propiamente, no, porque es la primera vez que me lo topo; pero, por las señas que les he escuchado a los llaneros de por estos lados, malicio que debe ser uno a quien mientan el Brujeador Persona práctica en cazar bestias bravías, persiguiéndolas día y noche sin dejarlas ni pacer ni dormir.