bravío

(redireccionado de bravía)
También se encuentra en: Sinónimos.

bravío, a

1. adj. ZOOLOGÍA Se aplica al animal que es difícil de domesticar potro bravío. indómito manso
2. Se refiere a la persona que es difícil de guiar o de someter tiene un carácter bravío. indómito, rebelde
3. BOTÁNICA Se aplica a la planta o árbol silvestre.
4. Que tiene costumbes rústicas por falta de buena educación. cerril, rudo
5. s. m. TAUROMAQUIA Bravura o fiereza del toro.

bravío, -vía

 
adj. Feroz, indómito, salvaje.
fig.Díc. de la planta silvestre.
Rústico por falta de educación o del trato de gentes.
m. Bravura, esp. la del toro.
Sinónimos

bravío

, bravía
adjetivo
montaraz, indómito, salvaje*, cimarrón, bravo, huidizo, arisco, cerril, agreste, áspero, fragoso, huraño, hosco, intratable. suave, fértil, blando.
Bravío, montaraz, indómito, salvaje, cimarrón, bravo, huidizo y arisco se aplican a animales y personas. Cerril, agreste, áspero y fragoso se aplican a terrenos o paisajes. Sin embargo, cabe tener en cuenta que salvaje puede aplicarse también a terrenos, del mismo modo que cerril y agreste, figuradamente, a personas. Huraño, hosco e intratable se aplican exclusivamente a personas.

bravío:

ferozcerril, abestiado, indomable, agreste, áspero, inflexible, bravo, fiero, arisco, salvaje, cimarrón, silvestre, montaraz, campestre, indómito,
Traducciones

bravío

A. ADJ
1. (Zool) (= feroz) → ferocious, savage; (= indómito) → wild, untamed
2. (Bot) → wild
3. (= rudo) → uncouth, coarse
B. SMferocity
Ejemplos ?
Y por que a la batalla se presente el mago, lleva el cuerno hasta la boca; y después de tocar, con voz bravía lo llama a la campaña y desafía.
Y, al fin, después que la legión bravía con tan segura escolta llegar pudo, pues fue el Silencio y San Miguel su guía, no resistiendo más estarse mudo, alzó la voz ante la hueste impía, de la trompa elevó el sonido agudo.
¿Quién habla dentro de ellas con tan gigante voz Cuando retumba el trueno y cuando va bravía Rugiendo por su vientre la tempestad veloz?
Y aunque fiada en su breve tranquilidad engañosa, imprudente u orgullosa se preparaba a partir, temía que una vez suelta, botada a la mar bravía, fuera imposible la vuelta y el fondo su porvenir.
Descuidó su comercio en su amargura, su crédito menguó de día en día, y sus naves sorbió la mar bravía: uno tras otro sus amigos viles en su infortunio al fin le abandonaron, y sus mismos esclavos le robaron, y sus inmensos bienes a manos de voraces acreedores salieron de sus ricos almacenes.
¿Son nuestros esos pasos? Caminamos, Orfeo mío, por una selva enmarañada y bravía, sin senderos. El sendero nos lo hacemos con los pies según caminamos a la ventura.
-pregunté, mientras consideraba la bravía y atezada fealdad del anciano, y miraba, a la luz muriente del sol de primavera, los pelos cerdosos que emergían rígidos de las fosas de su nariz y de la oquedad de sus oídos.
Por ti capaz me siento Aun de domar mi condición bravía; No será mi pasión ciega y fogosa, Como avenida torrencial deshecha, Cual fue el hervor de los pasados días, Mas limpia fuente o cristalino arroyo Que copie tu querer como un espejo Y se dilate mansa por la vida.
También es bello soñar Al que sin ver a su dama, Llegándose a enamorar Por las nuevas de la fama, Quiso verla y surcó el mar. Y en traje de peregrino Tan dulce cántico hacía, Que en medio la mar bravía Lamentando su destino Los delfines atraía.
Dios los empuja, amor de Patria y libertad los guía: ¡donde más fuerte la tormenta ruja, donde la onda bravía más ruda azote el piélago profundo, van a morir o libertar un mundo!
Seco el follaje de la selva umbría, De sus verdes doseles se despoja; Y al empuje de ráfaga bravía, El bosque se desnuda hoja por hoja.
Desde punto y hora en que la madre de la Bravía supo el desaguisado cometido con ésta por el Certero, hasta el instante en que la sacamos a relucir, no habíale dirigido a aquélla un solo reproche, y al estrechar entre sus brazos al fruto de la falta de Rosario y de la traición de Joseíto, un hondo suspiro se escapó de su garganta al pensar que si su difunto hubiese vivido no hubiera osado seguramente el Certero llevar a cabo aquella traición con las que, al verle llegar una noche perseguido y maltrecho al desesperado galopar de su potro, habíanle dado abrigo en sus apartados y pintorescos cubriles.