Ejemplos ?
También fue el lugar donde pacía el caballo alado Pegaso y donde estaba el sepulcro de Orfeo. Los tespios celebraban en el bosque sagrado del Helicón un festival anual en honor de las musas, y otro en el de Eros.
Ninguna evidencia histórica o arqueológica relaciona estos mitos griegos con el cultus de Nemi. El templo de Diana Nemorensis estaba precedido por el bosque sagrado en el que había tallada una imagen de culto.
Con los despojos de la batalla de Accio se construyeron dos recintos sagrados: uno que coincidía con el santuario de Apolo Actio en lo alto de una colina, a cuyo pie había un bosque sagrado; y el otro coincidía con el bosque sagrado y constaba de un gimnasio y un estadio para la celebración de los juegos quinquenales.
Es el profesor encargado de la clase 2-4, la más peligrosa de la Academia del Bosque Sagrado.:Es un pervertido en toda su expresión, y no se preocupa por esconderlo.
Entre estos restaurantes destacan A'Casiña (instalado en el antiguo pabellón de Pontevedra, en el que fue pazo de Campoluengo), Currito en el Pabellón de Vizcaya, El Bosque Sagrado en el antiguo Pabellón de Asturias, El Caserón de Araceli en el antiguo Pabellón de Burgos, El Colonial de Mónico en un remodelado pabellón de Valencia, El Palacio de la Misión en la antigua Casa de Cáceres, Guipúzcoa, La Masía de José Luis en la antigua Masía catalana, La Pesquera (en el antiguo pabellón de Toledo, con una réplica de la Puerta de Bisagra) y Ondarreta en la antigua casa regional de Segovia.
MEDEA De ningún modo; yo los enterraré y los llevaré al bosque sagrado de Hera, diosa de Acra, para que ninguno de sus enemigos los insulte, removiendo su sepulcro; en este país de Sisifo instituiré fiestas solemnes y sacrificios para lo futuro, en expiación de tan impío asesinato.
Del templo rústico, noble y venerable en su patriarcal sencillez, parecía salir, como un perfume, una santidad ambiente que convertía las cercanías en bosque sagrado.
En cierto tiempo del año se juntan todos los pueblos de aquella nación por sus embajadores en un bosque consagrado de sus antepasados con supersticiones y agüeros, y, matando públicamente un hombre, celebran los horribles principios de su bárbaro rito. Reverencian asimismo este bosque sagrado con otra ceremonia.
Estos ritos valían la pena de que me detuviese a estudiarlos, sin retraerme por lo escabroso del camino que conduce entre riscos al lugar de la ceremonia, que es un antiguo bosque sagrado y casi impenetrable por la espesura de las ramas.
Pronto llegó al Ida, abundante en fuentes y criador de fieras, al Gárgaro, donde tenía un bosque sagrado y un perfumado altar; allí el padre de los hombres y de los dioses detuvo los bridones, los desenganchó del carro y los cubrió de espesa niebla.
Mi padre, en otro tiempo, como he sabido, habiéndose complacido en perseguir, en un bosque sagrado de la Diosa, un hermoso ciervo manchado y de alta cornamenta, dejó escapar, después de haberlo muerto, no sé qué palabra orgullosa.
El troyano Acestes se regocija a la idea del nuevo reino, y designa el recinto que ha de ocupar el foro y dicta leyes a su futuro senado; en seguida se erige a Venus Idalia un templo cercano a los astros, en la cumbre del Erix, y se destinan al sepulcro de Anquises un sacerdote y un extenso bosque sagrado.