bosque


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con bosque: del bosque

bosque

(Del cat. bosc.)
1. s. m. Extensión de terreno poblado predominantemente por árboles en el bosque abierto alternan el arbolado y los claros. algaba
2. coloquial Cantidad desordenada de alguna cosa tiene un bosque de pelos en el pecho. maraña

bosque

 
m. Sitio poblado de árboles y matas. Es la asociación característica de las plantas arbóreas; se presenta con distintas modalidades según las características climáticas y edafológicas del lugar en que crece. Forma una asociación biológica o biocenosis completa (de especies arbóreas, dominantes y secundarias, de plantas y arbustos y de fauna típica).
bosque maderable El que da árboles maderables.

bosque

('boske)
sustantivo masculino
extensión de tierra poblada de árboles bosque espeso
Sinónimos

bosque

sustantivo masculino
selva, monte, floresta, parque, arbolado, arboleda, soto.
La selva es extensa, inculta y muy densamente poblada de árboles, mientras que el bosque puede ser grande o pequeño, natural o artificial, espeso o claro. Monte es tierra inculta poblada de árboles (alto) o de arbustos y matas (bajo). Floresta fue equivalente a bosque en los libros de caballerías, como corresponden a su origen (del latín foresta); pero el cruce fonético con flor le añadió después la idea de amenidad que hoy le asociamos. El parque es un bosque natural o artificial dependiente de un palacio o de una gran casa de campo. El arbolado y la arboleda son sitios poblados de árboles.
Traducciones

bosque

bos

bosque

гора

bosque

Wald, Forst, Holz

bosque

arbaro

bosque

forêt, bois

bosque

erdő

bosque

skógur

bosque

bos, woud

bosque

skog, tre

bosque

лес

bosque

les

bosque

skov

bosque

metsä, puutavara

bosque

šuma

bosque

bosque

bosque

drewno, las

bosque

skog, trä

bosque

ป่า, ป่าไม้

bosque

orman

bosque

rừng

bosque

יער

bosque

SM
1. (= terreno con árboles) → wood; (más denso) → forest
2. (LAm) (= selva) → jungle, rainforest
bosque pluvialrainforest
Ejemplos ?
Por todos lados resonaba la tierra portadora de vida envuelta en llamas y crujió con gran estruendo, envuelto en fuego, el inmenso bosque.
Me puse en marcha, pero ni siquiera sabía ir. Caminaba lentamente, como se hace en un bosque, reconociendo las calles, contándolas.
Cierto es que los dos muchachos no se habían acordado particularmente de llevar escopetas ni anzuelos; pero, de todos modos, el bosque estaba allí, con su libertad como fuente de dicha y sus peligros como encanto.
Estaban bastante atónitos todavía, no poco débiles, y con gran asombro de sus hermanos menores —iniciados también en Julio Verne— sabían andar aún en dos pies y recordaban el habla. La aventura de los dos robinsones, sin embargo, fuera acaso más formal a haber tenido como teatro otro bosque menos dominguero.
En consecuencia, lo suficiente cuerdo para preferir un té con leche y pastelitos a quién sabe qué fortuita e infernal comida del bosque.
El niño lanzó una exclamación de asombro, dio media vuelta y escapó sin saber qué dirección tomaba, llamando a su madre con gritos inarticulados, llorando, tropezando, con su tierna piel cruelmente desgarrada por las zarzas, su corazoncito palpitando de terror, sin aliento, enceguecido por las lágrimas, perdido en el bosque.
Benincasa renunció a su paseo. No obstante, fue hasta la vera del bosque y se detuvo. Intentó vagamente un paso adentro, y quedó quieto.
Encima de su cabeza, los pájaros del bosque cantaban alegremente; las ardillas, castigando el aire con el esplendor de sus colas, chillaban y corrían de árbol en árbol, ignorando al niño lastimero; y en alguna parte, muy lejos, gruñía un trueno, extraño y sordo, como si las perdices redoblaran para celebrar la victoria de la naturaleza sobre el hijo de aquellos que, desde tiempos inmemoriales, la han reducido a la esclavitud.
Una niebla tenue, espectral, a lo largo del agua, le inspiró miedo y repugnancia; en lugar de atravesar el arroyo por segunda vez en la dirección en que había venido, le dio la espalda y avanzó hacia el bosque sombrío que lo cercaba.
Llegaban por docenas y por centenares; se extendían a derecha e izquierda hasta donde podía escrutarse en la oscuridad creciente, y el bosque negro detrás de ellos parecía interminable.
-No iré, si no quieres; pero, madre mía, piensa en que mi pobre padre, tu noble y valeroso marido, no habría muerto, como murió, desangrado, en medio de un bosque, la noche de una acción, si alguna mano misericordiosa hubiese restañado la sangre de sus heridas.
Las muchas veces que mi esposo cayó herido defendiendo a don Carlos (menos la última, que, indudablemente en castigo de estar ya de acuerdo con el traidor Maroto, no halló quien lo auxiliara, y murió desangrado en medio de un bosque), fue socorrido por campesinos de Navarra y Aragón que no aceptaron reintegro ni regalo alguno...