Ejemplos ?
Byrd, una estrella de cine, se le dio el poder de estirar su cuerpo en cualquier forma y la longitud cuando un fragmento de meteorito golpeó su bañera de hidromasaje. Yankee Poodle: Rova Barkitt, también de "Follywood", una borrega.
Por el abierto campo las manadas tranquilas alargan los lamentos de las tardas esquilas, mientras un venerable camero de agria testa, salta por sobre aquella borrega o por sobre ésta.
Las olfatea al pasar; se para, entreabre la boca, alza el labio superior, mostrando la encía y los dientes, aspira con fuerza el aire, gruñe, agacha la cabeza y con la mano y el aspa, obliga a levantarse una borrega que le gustó.
Es que se trataba de conquistar el corazón de una borrega coqueta que los tenía locos, y que bien sabían los combatientes que sólo al más valiente, o por lo menos al más fuerte, rendiría ella las armas.
¡Con qué primor lo hace todo! Quisiera ser copo de lana para que fuera adelgazando entre sus deditos de nieve... ¡Borrega mía! (Tirándole un beso.
Al anochecer, cuando los enormes carros iban camino de las eras, cargados de gavillas, Selmo y La Sordica volvían juntos, por la senda que rodea el lugar; y el mozo decía a la zagala, muy cerca del oído, sin duda a causa del defectillo que declara el apodo: -Na, mujer; en la chola se ma ha metío y en el querer muy aentro... Tú vas a ser mi novia... No me des un esaire, borrega, que me gustas más que el agua de tu cantarita...
Si Dios hubiera ubicado en la Pampa el paraíso terrestre, el Espíritu del mal, no encontrando manzana para tentar al hombre, se hubiera contentado con deslizar en la majada de Adán, una borrega gorda de la señal del Señor, o en su rodeo, una vaquillona apetitosa de la hacienda celeste.
Entre estos poetas, sin embargo, que predican la concordia y cuyo sonsonete oímos todos como el ruido de las canales en invierno, alza la voz de vez en cuando algún romántico, «hugonote» o sectario de Hugo, porque lo que es clásico, ni autor de poesías fugitivas, a Filis y a la Paloma, al dengue de Clori, o a la cinta de la borrega de Melibeo, no se alcanza ya a ver ninguno en todo el horizonte de la disputada monarquía española.
A él conduce sus aguas el río Alburrel, quien a su vez recibe al Alpotrel y la Rivera de Avid que atraviesa la villa. A excepción de las pedanías de Alcorneo, Aceña de la Borrega y Jola que pertenecen a la Confederación del Guadiana.
Al sureste de la capital municipal sale una carretera de la N-521 para ir a Las Lanchuelas, Jola, La Aceña de la Borrega y Alcorneo.;Ferrocarril La localidad se encuentra comunicada por un servicio de tren regional que la une con Cáceres y posteriormente prolonga su recorrido hasta Madrid, desde que el Lusitania Express fue desviado por Castilla y León tras el cierre del Ramal de Cáceres por parte del administrador ferroviario portugués.;Autobús La localidad cuenta con una estación de autobuses.
En el municipio se encuentran las siguientes pedanías: Alcorneo El Pino Estación Ferrocarril Jola La Aceña de la Borrega La Fontañera Las Casiñas Las Huertas de Cansa Las Lanchuelas San Pedro de los Majarretes Jornadas Medievales "Boda Regia": Primer fin de semana de agosto.
En una parte de su extenso término municipal nos encontramos la llamada "Campiña", con sus diez aldeas: El Pino, Las Huertas de Cansa, San Pedro de los Majarretes, Las Casiñas, Aceña de la Borrega, Alcorneo, Las Lanchuelas, La Fontañera, Jola y La Miera, así como otros pequeños caseríos.