borrachera

(redireccionado de borracheras)
También se encuentra en: Sinónimos.

borrachera

1. s. f. Embriaguez, estado producido por el alcohol cuando se bebe en tal cantidad que provoca alteraciones físicas o perceptivas con tanto vino, cogió una buena borrachera. curda, curdela
2. coloquial Estado de gran exaltación emocional está viviendo una borrachera de felicidad.
3. coloquial Disparate desmesurado.
4. Banquete en el que se come y bebe en exceso.
NOTA: También se escribe: borrachez

borrachera

 
f. Efecto de emborracharse.
Orgía, festín.
fig.Exaltación extremada.

borrachera

(bora't∫eɾa)
sustantivo femenino
alteración de las capacidades físicas y mentales a causa del exceso de alcohol Si bebes demasiado agarrarás una borrachera.
Sinónimos

borrachera

sustantivo femenino
embriaguez, ebriedad, curda, turca, mona, jumera, chispa, loba, merluza, papalina, pítima, tajada, zorra, cogorza, colocón, castaña, filoxera. sobriedad.
Excepto embriaguez y ebriedad, los otros sinónimos son burlescos.
Traducciones

borrachera

beskonkenheid

borrachera

опиянение, пиянство

borrachera

ebrieco

borrachera

ivresse, guinze

borrachera

dryckenskap

borrachera

μέθη

borrachera

醉酒

borrachera

醉酒

borrachera

drukkenskab

borrachera

SF
1. (= estado) → drunkenness
coger o pillar o agarrar o > ponerse una borrachera (LAm, Méx) → to get drunk
quitarse la borracherato sober up
2. (= juerga) → spree, binge

borrachera

f. drunken spree.

borrachera

f drunken spree, binge; ba-jar(/e) la borrachera to sober (one) up
Ejemplos ?
Ítem, se ordena y manda que mientras estuvieren en Misa Mayor los Domingos y Fiestas de Guardar no se consienta andar (a los) indios ni negros por las calles, ni acudan a sus juegos y borracheras, sino que vayan a la Iglesia, que el que se hallare fuera de dicha Iglesia, su fuere negro le sean dados azotes en el rollo, y si fuere indio trasquilado, y la misma pena se entienda a los que no fueren a la Doctrina.
13 Como en pleno día, procedamos con decoro: nada de comilonas y borracheras; nada de lujurias y desenfrenos; nada de rivalidades y envidias.
Primeramente por mis indios, que fatigados y temiendo nuevos peligros, y porque también en sus casas ya habían comenzado las fiestas y borracheras, aconsejaron al español que me persuadieran a regresar y me ocultara el camino a Chillán; después por el mismo soldado que ardientemente deseaba tenernos de compañeros al regreso; finalmente por el cacique que estimándome muy generoso por ciertos regalos que le había hecho y que aún me quedaban muchos, me indicó el camino a Longaví, donde tenía un hijo, buscando con esto beneficiarse a sí mismo.
Al que llora más, a ésa les enborracha y ueue más y toma más rración de carne y de comidas. Y a la maystra del cantar y tener buena bos de llorar, ésa le caue una pierna de carnero, Todo son borracheras.
DIECINUEVE Cómo ronca el amor sus borracheras largas y bosteza de sed en sus ojeras; cómo yace en desespero ardiente anhelando la copa que no llega; cómo ahoga el dolor sus juegos arduos inútiles al beso y al embauco, porque todo se enreda en los azares que cambiaron la ruta de sus aires.
Nuestro conocido espera la noche para destapar su frasco, y como su sensatez es grande, escoge el cementerio para inviolable teatro de sus borracheras.
A estos defectos, Julia añadía algunos otros, pero menos desagradables sin duda: era muy glotona, inclinada a las borracheras, poco virtuosa y creo que, si se hubiese atrevido, el puterío no la hubiese asustado.
12 La noche ha pasado, y ha llegado el día: echemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de luz, 13 Andemos como de día, honestamente: no en glotonerías y borracheras, no en lechos y disoluciones, no en pedencias y envidia: 14 Mas vestíos del Señor Jesucristo, y no hagáis caso de la carne en sus deseos.
COMISIÓN A DON BALTAZAR ZAMÁN SOBRE LOS INDIOS DEL PUEBLO DE PICUAZÁ A QUE NO IDOLATREN NI ANDEN EN BORRACHERAS, QUE LE DIO LA JUSTICIA Y CABILDO DE PUERTO VIEJO, AÑO DE 1591.
Por cuanto, estando yo en el Pueblo de Picuazá, de esta jurisdicción, fui informado que los indios de él y los que están reducidos, se ocupan casi de ordinario en borracheras así con vino que los Caciques venden...
Los prodigios de su dulzaina, que, por lo maravillosos, le habían valido el apodo, no llamaban tanto la atención como las asombrosas borracheras que pillaba en las grandes fiestas.
Chiripa no resultaba un gran pecador más que desde el punto de vista de los pecados de omisión; fuera de eso, lo peor que tenía eran unas cuantas borracheras empalmadas, y la pícara blasfemia, tan brutal como falta de intención impía.