boreal


También se encuentra en: Sinónimos.

boreal

adj. Del bóreas o del norte hemisferio boreal; polo boreal. septentrional

boreal

 
adj. Perteneciente al bóreas.
astron. aurora, boreal Aurora polar en el hemisferio Norte.

boreal

(boɾe'al)
abreviación
geología que procede del norte Canadá se encuentra en la América boreal.
Sinónimos

boreal

adjetivo
norte, septentrional, matacabras.
Matacabras se utiliza cuando se trata del viento, especialmente cuando es muy fuerte y frío.

boreal:

escandinavonórdico, ártico, septentrional,
Traducciones

boreal

northern

boreal

boréal

boreal

Бореальных

boreal

boreal

boreal

Бореалния

boreal

北方

boreal

北方

boreal

Boreální

boreal

Boreal

boreal

ADJnorthern
el hemisferio borealthe northern hemisphere
Ejemplos ?
Patriarcas, profetas, sacerdotes de todos los cultos, filósofos de todas las escuelas, mil esperanzas varias, mil presentimientos misteriosos, el libro que parece a ella más ajeno, el cántico que parece a sus ideas más contrario, la Sibila en su caverna y el Pontífice en su ara, el rezo sagrado y el oráculo pagano, el poeta que ha escrito los orígenes de Roma como el sabio que ha presentido los destinos de la humanidad, todos han dado algo al divino conjunto de dogmas, que las generaciones presentes y las generaciones venideras convertirán en leyes e instituciones, como se convierte desde el fósforo de los fuegos fatuos hasta el ázoe de los estiércoles inmundos, desde el destello de la aurora boreal en el cielo hasta el polvillo del hierro en la mina...
Luego de esta operación, que logra la deliberada asfixia geográfica boliviana; veremos que se suceden las capturas del resto de los territorios del anillo exterior, mediante tratados de entreguismo y guerras; como son los casos del Matto Grosso y el Acre para el Brasil; Amarumayu para el Perú; el Chaco Central, la Puna de Atacama y los territorios del sur tarijeño para la Argentina, y, finalmente, el círculo se cierra, con la toma del último territorio boliviano del anillo exterior, como fue la región del Chaco Boreal, con el ataque de Paraguay, en la guerra del Chaco, librada entre 1932 y 1935.
¡al invasor Atila que trae de nuevo el aquilón en brazos, opóngase magnánima y tranquila la Europa, a quien afrenta, y haga al coloso boreal pedazos, como a frágil barquilla la tormenta!
SÉPTIMO EPISODIO Del palacio de la Reina de las Nieves y de lo que luego sucedió Los muros del castillo eran de nieve compacta, y sus puertas y ventanas estaban hechas de cortantes vientos; había más de cien salones, dispuestos al albur de las ventiscas, y el mayor tenía varias millas de longitud. Los iluminaba la refulgente aurora boreal, y eran todos ellos espaciosos, vacíos, helados y brillantes.
Extrañando que no hubiese aparecido en el cielo ningún cometa precursor de la muerte del rey, dice el vate: «Basilisco boreal, peste crinita que inficionas voraz regios alientos, y en ígneos caracteres macilentos traes la sentencia de su muerte escrita.
- ¡Oh! ¡La aurora boreal! El Septentrión se inflama con mil luces y colores; una llamarada de oro y fuego inunda el espacio ilimitado; las soledades se incendian; los monolitos de hielo brillan con todos los matices del arco iris.
XXXIX Del leño aun no los senos inconstante la bella Margarita había dejado, y de su esposo ya escuchaba amante lisonjas dulces a Mercurio alado: al Sandoval, en céfiros volante, de treinta veces dos acompañado títulos en España esclarecidos, en grana, en oro, el Alba, el Sol, vestidos. XL Con pompa recebida al fin gloriosa la perla boreal fue soberana en ciudad vanamente generosa de nación generosamente vana.
Pero el Ave Fénix no es sólo el ave de Arabia; aletea también a los resplandores de la aurora boreal sobre las heladas llanuras de Laponia, y salta entre las flores amarillas durante el breve verano de Groenlandia.
El sol de fiesta de Madrid penetraba disfrazado de mil colores por las altas vidrieras rojas, azules, verdes, moradas y amarillas; y como polvo de las alas de las mariposas iban los corpúsculos iluminados de aquellos haces alegres y mágicos a jugar con los matices de los graciosos tocados de las damas, sacando lustre azul, de pluma de gallo, al negro casco de la hermosa cabeza desnuda de la morena de un palco, y más abajo, en la sala, dando reflejos de aurora boreal a las flores, a la paja, a los tules de los sombreros graciosos y pintorescos que anunciaban la primavera como las margaritas de un prado.
Bajo su gobierno fue cuando el mineral del Cerro de Pasco principió a adquirir la importancia de que hoy goza, y entre otros sucesos curiosos de su época merecen consignarse la aurora boreal que se vio una noche en el Cuzco, y la muerte que dieron los fanáticos habitantes de Cuenca al cirujano de la expedición científica que a las órdenes del sabio La Condamine visitó la América.
¡El horizonte se tiñe de color de rosa hacia el Mediodía! Dijérase que la aurora boreal brilla en el punto opuesto de la bóveda celeste...
Pero era noche cerrada, glacial, límpida; en el cielo, de un azul sombrío, centelleaba el joyero de los astros del hemisferio Norte; los cinco ricos solitarios de Casiopea, el perfecto broche de Pegaso, que una cadena luminosa reúne a Andrómeda y Perseo; la lluvia de pedrería de las pléyades; la fina corona boreal, el carro de espléndidos diamantes; la deslumbradora Vega, el polvillo de luz del Dragón; el chorro magnífico, proyectado del blanco seno de Juno, de la Vía Láctea...