bordar

(redireccionado de bordados)

bordar

(Del germ. bruzdon.)
1. v. tr. TEXTIL Adornar la tela o la piel con bordados bordó el mantel con hilos de seda.
2. coloquial Actuar o hacer una cosa con arte y perfección el actor bordó su interpretación.

bordar

 
tr. Adornar [una tela o piel] con bordadura.
Ejecutar o explicar [una cosa] embelleciéndola con primores.

bordar

(bor'ðaɾ)
verbo transitivo
1. labrar sobre tela con hilo y aguja bordar pañuelos
2. figurativo efectuar algo con perfección Ambos bordaron una sorprendente descripción de la realidad.

bordar


Participio Pasado: bordado
Gerundio: bordando

Presente Indicativo
yo bordo
tú bordas
Ud./él/ella borda
nosotros, -as bordamos
vosotros, -as bordáis
Uds./ellos/ellas bordan
Imperfecto
yo bordaba
tú bordabas
Ud./él/ella bordaba
nosotros, -as bordábamos
vosotros, -as bordabais
Uds./ellos/ellas bordaban
Futuro
yo bordaré
tú bordarás
Ud./él/ella bordará
nosotros, -as bordaremos
vosotros, -as bordaréis
Uds./ellos/ellas bordarán
Pretérito
yo bordé
tú bordaste
Ud./él/ella bordó
nosotros, -as bordamos
vosotros, -as bordasteis
Uds./ellos/ellas bordaron
Condicional
yo bordaría
tú bordarías
Ud./él/ella bordaría
nosotros, -as bordaríamos
vosotros, -as bordaríais
Uds./ellos/ellas bordarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo bordara
tú bordaras
Ud./él/ella bordara
nosotros, -as bordáramos
vosotros, -as bordarais
Uds./ellos/ellas bordaran
yo bordase
tú bordases
Ud./él/ella bordase
nosotros, -as bordásemos
vosotros, -as bordaseis
Uds./ellos/ellas bordasen
Presente de Subjuntivo
yo borde
tú bordes
Ud./él/ella borde
nosotros, -as bordemos
vosotros, -as bordéis
Uds./ellos/ellas borden
Futuro de Subjuntivo
yo bordare
tú bordares
Ud./él/ella bordare
nosotros, -as bordáremos
vosotros, -as bordareis
Uds./ellos/ellas bordaren
Imperativo
borda (tú)
borde (Ud./él/ella)
bordad (vosotros, -as)
borden (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había bordado
tú habías bordado
Ud./él/ella había bordado
nosotros, -as habíamos bordado
vosotros, -as habíais bordado
Uds./ellos/ellas habían bordado
Futuro Perfecto
yo habré bordado
tú habrás bordado
Ud./él/ella habrá bordado
nosotros, -as habremos bordado
vosotros, -as habréis bordado
Uds./ellos/ellas habrán bordado
Pretérito Perfecto
yo he bordado
tú has bordado
Ud./él/ella ha bordado
nosotros, -as hemos bordado
vosotros, -as habéis bordado
Uds./ellos/ellas han bordado
Condicional Anterior
yo habría bordado
tú habrías bordado
Ud./él/ella habría bordado
nosotros, -as habríamos bordado
vosotros, -as habríais bordado
Uds./ellos/ellas habrían bordado
Pretérito Anterior
yo hube bordado
tú hubiste bordado
Ud./él/ella hubo bordado
nosotros, -as hubimos bordado
vosotros, -as hubísteis bordado
Uds./ellos/ellas hubieron bordado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya bordado
tú hayas bordado
Ud./él/ella haya bordado
nosotros, -as hayamos bordado
vosotros, -as hayáis bordado
Uds./ellos/ellas hayan bordado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera bordado
tú hubieras bordado
Ud./él/ella hubiera bordado
nosotros, -as hubiéramos bordado
vosotros, -as hubierais bordado
Uds./ellos/ellas hubieran bordado
Presente Continuo
yo estoy bordando
tú estás bordando
Ud./él/ella está bordando
nosotros, -as estamos bordando
vosotros, -as estáis bordando
Uds./ellos/ellas están bordando
Pretérito Continuo
yo estuve bordando
tú estuviste bordando
Ud./él/ella estuvo bordando
nosotros, -as estuvimos bordando
vosotros, -as estuvisteis bordando
Uds./ellos/ellas estuvieron bordando
Imperfecto Continuo
yo estaba bordando
tú estabas bordando
Ud./él/ella estaba bordando
nosotros, -as estábamos bordando
vosotros, -as estabais bordando
Uds./ellos/ellas estaban bordando
Futuro Continuo
yo estaré bordando
tú estarás bordando
Ud./él/ella estará bordando
nosotros, -as estaremos bordando
vosotros, -as estaréis bordando
Uds./ellos/ellas estarán bordando
Condicional Continuo
yo estaría bordando
tú estarías bordando
Ud./él/ella estaría bordando
nosotros, -as estaríamos bordando
vosotros, -as estaríais bordando
Uds./ellos/ellas estarían bordando
Traducciones

bordar

sešít, vyšít

bordar

brodere, sy

bordar

koruommella, ommella

bordar

broder, coudre

bordar

sašiti, vesti

bordar

刺繍する, 縫う

bordar

깁다, 수를 놓다

bordar

brodere, sy

bordar

bordar, costurar, bordados

bordar

brodera, sy

bordar

เย็บ, เย็บปักถักร้อย

bordar

khâu, thêu

bordar

бродерия

bordar

刺繡

bordar

1. VT (Cos) → to embroider
bordado a manohand-embroidered
2. (= hacer perfectamente) → to do supremely well
ha bordado su papelshe was excellent in her part
Ejemplos ?
El Picador usará un bocado con camas, y anillas bordados en el cuello, y en la misma parte el Mariscal, una herradura de caballo señalados los agujeros para los clavos.
Un bordado de oro como el de los Brigadieres, en el mismo sitio, y de el propio ancho, figura y hechura, llevando las charreteras que le correspondan por su último empleo efectivo. Dos bordados como el de Mariscal de Campo en los propios términos y con la misma restricción que éstos.
Tres bordados: en todo conforme queda prevenido para los demás Generales. Todos los Oficiales de Ejército desde la clase de Capitanes, vivos y efectivos inclusive arriba y de ningún modo los graduados usarán sobre el vestido, en la cintura, una faja de punto de ceda carmesí.
Las cuatro.- Yo toco el clarín y doy salida al astado bruto. En mí suenan cascabeles, relucen bordados de oro, se agitan abanicos.
Si se trataba de dejarlos como Dios les crió, con todos sus encantos naturales, sabiendo a los misterios del Océano, doña Tula conservaba el aroma de la frescura, el encanto salobre con gracia y coquetería, sin menoscabo de los fueros de la limpieza; pero si le era lícito entregarse a los bordados culinarios del idealismo gastronómico, hacía de unas almejas, de unas ostras, de unos percebes o de unos calamares platos exquisitos, que parecían orgías enteras en un bocado, incentivos y voluptuosos de la pasión más lírica y ardiente...
Estaban los Reyes fastuosa y orientalmente vestidos, de brocados de oro y plata, bordados de imitación de perlas y piedras preciosas, y detrás de los tres figurones, tres dromedarios erguían sus jorobas, sostén de una canasta llena de juguetes llamativos: arlequines, mamarrachillos guiñolescos, pierrots pálidos, muñecas pelirrubias, bebés llorantes y con su biberón al lado, perrillos, cuyas lanas eran auténticas, y enfermeritas con sus tocas, donde sangraba la roja cruz.
Y es de ver cómo pululan en el esqueleto de los azucenos aquellos gusanos de felpa negra bordados de corales; y cómo el mirto se gloría con lo clásico del fruto y del follaje artístico, y el azahar de la India, con los copos virginales que recargan el aire de oriental fragancia.
Hay quien dice que jamás ha sido tan refinada y tan adorable la parisiense como en tiempos de «la santa muselina»; es decir, desde 1830 á 1838, en que el velo simpatizó de lo lindo con el sombrero, y éste hizo también grandes migas con las gasas de Menfis, las batistas del Mogol, las muselinas de Colconda, los encajes de Malta, la batista «Manfrignense»—¡oh, Balzac!—, el tul, los encajes Chantilly, Inglaterra y Bruselas, á más de los festones de puntilla y los primorosos bordados que hacían del velillo un verdadero primor.
DOÑA JUSEPA Hombre, andad con Dios; llevaos allá vuestra hacienda. SANTARÉN Hay bordados zapatillos, Guantes de ámbar y bolsillos: escojan como en la tienda.
Se levantó, haciendo ondular la cola de su graciosamente desmañado traje de interior, de «meteoro» malva, con bordados acachemirados y flequillos de seda floja; y, al dar la espalda a su interlocutor (aquel Francisco Javier Solano con el cual había flirteado tantas veces en tan diversas ocasiones), pudo él notar la plenitud que los treinta y tres años habían prestado a las bellas formas de Irene y el esplendor de su nuca, donde nacían, entre nácares y marfiles, rebeldes rizos cortos, aborrascados, como si un soplo ardiente los encrespase.
El aguardó la hora alta, en que el cuerpo se agiganta y los ojos se inundan de llanto, y de embriaguez el pecho, y se hincha la vela de la vida, como lona de barco, a vientos desconocidos, y se anda naturalmente a paso de monte. El aire de la tempestad es suyo, y ve en él luces, y abismos bordados de fuego que se entreabren, y místicas promesas.
Estas innobles guerrillas que dirige y exacerba el hambre, o cuando mucho, la ambición de mando o de destinos, no puede sufrirlas un día y otro ningún hombre que aprecie en algo su hidalguía y sienta aún el rubor de su dignidad calentarle las mejillas cuando una torpe lengua o una envenenada pluma le hieren en el sagrario de su honra; que ésta no transige, ni ser puede más que una, ora se albergue bajo el burdo ropaje del campesino, ora bajo los bordados ostentosos del hábito de un magnate.