boquete

(redireccionado de boquetes)
También se encuentra en: Sinónimos.

boquete

s. m. Agujero, abertura de forma irregular hecha en una pared abrieron un boquete en el muro. brecha

boquete

 
m. Entrada angosta de un lugar o paraje.
Brecha (en un muro).

boquete

(bo'kete)
sustantivo masculino
1. abertura de forma irregular un boquete en la pared
2. entrada estrecha Hicieron un boquete para poder acceder a la mina.
Sinónimos

boquete

sustantivo masculino
rotura, brecha*, agujero*, abertura*, perforación.
Rotura y brecha se refieren a un boquete en alguna pared o techo.
Traducciones

boquete

gap, hole, opening

boquete

SM
1. (= agujero) → hole
abrieron un boquete en el murothey made a hole in the wall
2. (= abertura) → gap, opening
Ejemplos ?
Se comenzó su demolición, pero no se terminó debido a la enormidad de la tarea. Los trabajos exteriores fueron arrasados, los techos destruidos y se hicieron boquetes en las torres y las murallas.
Una cuantía eminentemente superior a los 24.000 que se han previsto para el año 2006, donde sólo se podrá afrontar el arreglo de los techos, con boquetes que provocan una humedad constante en épocas de lluvias.
Iban descalzos, andrajosos, mostrando por los boquetes de la blusa la carne costrosa, libre de camisa, con la cara pálida, la piel temblona por el hambre de muchos años y el horrible aspecto de náufragos arrojados a una isla desierta.
-Calle osté, hombre, que hay días en que lo debían jacer a uno fideos tallarines y cosas en la vía que jacen más boquetes que un berbiquí y que duelen más que un avispero.
Que estoy más negro que el betún, que bien dijo el que dijo: «Comío te veas de trampas chicas.» Que no sé ya por dónde tirarme, que el corazón le hipotecaría yo hoy por dos pesetas al peor de mis enemigos, que no se puée vivir de estas jechuras que yo vivo; que el día menos pensao me voy a jacer yo más boquetes en mi presona que tiée boquetes una criba garbancera.
La fraternidad de borrachos acabó en amor, y fuéronse a sus dominios de Benicófar a ocultar su felicidad en aquella casucha vieja, donde, por las noches, tendidos en el suelo del mismo cuarto donde había nacido Dimoni, veían las estrellas, que parpadeaban maliciosamente a través de los grandes boquetes del tejado, adornados con largas cabelleras de inquietas plantas.
ARTÍCULO XII El comercio de tránsito de artículos de producción extranjera que la República de Chile se obliga á permitir libremente por su territorio, podrá hecerse desde todos los puertos mayores en que haya establecido depósitos de mercaderías extranjeras; pero su internación en la Confederación Argentina deberá precisamente verificarse por los puertos secos de Uspallata y boquetes de Paipote y Pulido, ú otros que el Gobierno de Chile designare más adelante para este comercio.
La internación ó exportación de productos ó manufacturas de cualquiera de las Partes Contratantes en los territorios de la otra, podrá hacerse por cualquiera de los boquetes ó caminos de cordillera que al presente se practican; pero deberán siempre presentarselos pases-libres de la respectiva aduana á los empleados del resguardo ó aduana del país á que se internen.
El agujero por donde antes se metían los pájaros llamole extraordinariamente la atención y supuso que debía ser el cráter de algún apagado volcán; y como en esto el aire moviese el puchero, que no tenía sólido asiento, creyó que había comenzado un terremoto; temió que el volcán fuese a arder; el miedo le hizo perder el tino, y tratando de escapar, cayó en el interior del puchero por uno de los boquetes que en él habían abierto las pedradas.
Por eso no dormía; Por eso le temblequeaban las enclenques piernas, al quedarse abandonado en aquel pazo de carcomidas puertas y tapia desportillada, llena de boquetes.
Cerca ya del anochecer, y después de dos horas de esperar en vano los que en el puerto lloraban, y cuando la vista más sutil no había podido distinguir desde los puntos más elevados de la costa ninguna lancha en el mar, y había tiempo sobrado para tener noticias de las que pudieran haberse refugiado en boquetes o ensenadas, faltaban siete.
El Chiquito, que lo que menos esperaba era aquella salía, no se andó por las ramas, sino que metiendo mano a una del doce, le dice al del Altozano, encañonándolo desde la puerta del corral: -Pos ya está usté metiendo mano, porque si no lo que es mi presona no sale de aquí esta noche sin jacerle a usté más boquetes que da fruto un almecino, y si no quiée usté pelear, yo le escupo a usté en la cara.