bondad


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con bondad: dignidad, generosidad, solidaridad

bondad

(Del lat. bonitas, -atis.)
1. s. f. Calidad de bueno.
2. Disposición natural a hacer el bien o a obrar correctamente su bondad se hace patente en sus obras. maldad
3. Actitud de quien se muestra dulce y pacífico en el trato tiene la bondad de su padre.

bondad

 
f. Calidad de bueno.
Natural inclinación a hacer el bien.
Blandura y apacibilidad de genio.

bondad

(bon'dað)
sustantivo femenino
1. cualidad de bueno las bondades de la fruta
2. maldad tendencia hacia el bien Su bondad emociona.
expresión de cortesía para pedir algo Tenga la bondad de sentarse.
Sinónimos

bondad

sustantivo femenino
2 blandura*, apacibilidad, dulzura, afabilidad, indulgencia, clemencia, mansedumbre, tolerancia. intolerancia.
La indulgencia y la clemencia se relacionan con la facilidad de perdonar principalmente, o de disimular las culpas o de conceder gracias.

tener la bondad locución dignarse, servirse, tener a bien.
Traducciones

bondad

bonté

bondad

Güte

bondad

bondade

bondad

الخير

bondad

godhed

bondad

bondad

godhet

bondad

SF (= cualidad) → goodness; (= amabilidad) → kindness
tener la bondad de hacer algoto be so kind as to do sth, be good enough to do sth
tenga la bondad de pasarplease go in
tenga la bondad de no fumarplease refrain from smoking
Ejemplos ?
Discurso Puede el hombre con ardimiento y con bondad ser valiente y virtuoso; mas faltándole el estudio, no sabrá ser virtuoso ni valiente.
Perdone usted la rudeza de mis palabras, pero cada uno es como Dios lo ha criado y a mí no me gusta engañar a nadie. ¡No sé por qué ley de mi naturaleza prefiero que me peguen un tiro a que me traten con bondad!
Aquellos buenos hombres llegaron a él, y dando voces le despertaron y le suplicaron quisiese socorrer a aquel pobre que estaba muriendo, y que no mirase a las cosas pasadas ni a sus dichos malos, pues ya dellos tenía el pago; mas si en algo podría aprovechar para librarle del peligro y pasión que padecía, por amor de Dios lo hiciese, pues ellos veían clara la culpa del culpado y la verdad y bondad suya, pues a su petición y venganza el Señor no alargó el castigo.
-Me lo parece. -Si, pues, el Amor carece de belleza y lo bello es inseparable de lo bueno, el Amor carece también de bondad. -Hay que reconocerlo así, porque no hay posibilidad de resistirse a ti, Sócrates.
Y bien merecía su propietario que Dios le mirase con ojos de misericordia, pues con sobra de razón pregonaban cuantos le conocían su ingénita bondad y su honradez sin tacha y su varonil entereza, que sólo sacaba a relucir cuando, ahito de razón, tenía que probarle a alguno de los muchos mozos de ácana que frecuentaban su «mo de vivir» que cuando eran llegadas las ocasiones, sabía él también jugarse a cara o cruz la integridad de la gallarda persona.
¿Admiten o experimentan algún cambio por pequeño que sea, la igualdad, la belleza, la bondad y toda existencia esencial, o cada una de ellas por ser pura y simple permanece así, siempre la misma en sí, sin sufrir nunca la menor alteración ni el menor cambio?
De aquella de Aragón ínclita cuna no he de callar la reina transalpina, de quien más sabia y casta otra ninguna no vi en obra alabar griega o latina; ni a quien más sonreirá después Fortuna, cuando a elección de la Bondad Divina, para que Italia de su mal se acendre, a Hipólito, Isabel y Alfonso engrendre.
Bueno es descubrir la traición, mas no del todo seguro. Las traiciones muestran desconfianza de la bondad o talento o poder del príncipe.
que por un efecto de su bondad, reciba y circule por todas las partes de mi precedente satisfaccion, para descargo de mi conciencia.
Caía, pues, la cresta; entornando los ojos bajo la azul membrana que los protegía, el pavo se acercó a la urna en que el Niño vestido de rancia seda blanca, alzando en la diestra su mundillo de plata que tiene por remate una cruz, derramaba la gracia de su faz riente y la bondad de sus ojos de vidrio sobre la pobre casa y sus moradores.
Ahora, Agatón, ten la bondad de devolverme unas cuantas cintas de tu guirnalda para que ciña con ellas la maravillosa cabeza de este hombre.
Me invadió una melancolía tal como sólo un pobre chelín puede sentir cuando nadie lo quiere. Pero la mujer se me llevó nuevamente a su casa y me miró con cariño, con dulzura y bondad.