bolsón

bolsón

1. s. m. AGRICULTURA Tablón de los molinos de aceite con que se forra el suelo del alfarje.
2. CONSTRUCCIÓN Abrazadera de hierro a la que se fijan las barras de la armadura con que se refuerzan algunas bóvedas.
3. GEOLOGÍA Depresión del terreno, donde se concentran derrubios y sales disueltas en agua.

bolsón

 
m. En los molinos de aceite, tablón de madera con que se forra el suelo del alfarje.
Traducciones

bolsón

sac

bolsón

saco

bolsón

كيس

bolsón

torba

bolsón

bolsón

bolsón

バッグ

bolsón

가방

bolsón

A. ADJ
1. (Andes) (= tonto) → silly, foolish
2. (Caribe) (= perezoso) → lazy
B. SM
1. (Perú) (= bolso) → bag, handbag, purse (EEUU)
2. (Bolivia) (Min) → lump of ore
3. (LAm) [de escuela] → satchel, schoolbag
4. (Méx) (= lago) → lagoon
5. (Andes) (= tonto) → fool
Ejemplos ?
El bolsón contenía solo algunas libras de cólera, de envidia y de hipocresía, artículos que la abadesa tenía para dar y prestar en su maldito cuerpo.
Ella me tendía los brazos, me dirigía un último adiós, y yo gozaba y hacía ya mil proyectos con aquel oro que iba a poseer. No fue largo; la Fournier reventó aquella misma noche y yo fui dueña del bolsón.
Cuando ha poco se incendiaron dos casas de la ribera, sin que de ellas quedase más que escombros, bien sabéis que sobre las ruinas se encontró un bolsón con escudos bastantes para reedificar cuanto se había quemado.
Del Quinto Fernando muchas de ellas son, allende de algunas de Carlos Primero, de entrambos Filipos, Segundo y Tercero; y henchido de todas le endonó un bolsón.
Vayan, pero sepan que los envío como corderos en medio de lobos. 4. No lleven monedero, ni bolsón, ni sandalias, ni se detengan a visitar a conocidos. 5.
Cual no sería nuestra sorpresa, que un número sí coincidió, era una boleta chica, de color verde limón. Gritábamos con algarabía, como si fuese el premio mayor; pues iríamos a la “Hucke”, por galletas en bolsón.
Vagando errante la mirada encontré a una beata que, caído sobre los ojos el manto, el ademán compungido y en las manos un bolsón, dirigíase a la iglesia.
Parecía un tronco desgastado por la tempestad. La negra cargó el bolsón con el gorila muerto, y trabajosamente, agobiada, se dirigió a la termitera.
Llego al convento, traspongo la portería, arribo a presencia de la abadesa, que abiertos sus redondos ojos en todo su fatídico grandor, fijábalos en el saco cual signos de interrogación. Alarga la mano, apodérase del bolsón, lo abre con impaciente ansiedad...
Todo esto tenía don Silvestre; y digo mal: tenía también un pleito que le consumía la mitad de sus rentas, hubiera o no celliscas, paperas o coscojo; pues el abogado trabaja a subio, y en sus minutas no cabía más enfermedad que la polilla, la cual evitaba perfectamente renovándolas con frecuencia y poniéndolas bajo el amparo de los haberes de su defendido. Y no se vaya a creer que este agujero del bolsón patrimonial apenaba al solariego; nada de eso.
También era imprudencia acoger así al primer vagabundo... Sin responder verbalmente a la pregunta, el viejo desabrochó el cinto, soltó el bolsón y abrió su cierre de metal.
El fabuloso bolsón buscado en vano por mineros de profesión, habíalo encontrado yo, niño débil o inexperto; lo tenía delante, y de pie, inmóvil, contemplaba aquella materia preciosa, que el sol hacía irradiar bajo la negra pizarra del cauce; y las alegrías y temores del rico, invadían mi alma.