bobina


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con bobina: condensador

bobina

(Del fr. bobine, carrete de hilo.)
1. s. f. Carrete para enrollar hilo, alambre, películas u otro material flexible.
2. ARTES GRÁFICAS Rollo de papel continuo que se usa en las rotativas.
3. ELECTRICIDAD Arrollamiento de un hilo conductor usado para crear un campo magnético o para hacer circular una corriente eléctrica.

bobina

 
f. Carrete para devanar o arrollar en él hilos, alambre, etc.
cinemat. Cilindro metálico usado en proyección y montaje. En este queda arrollada la película.
electromag. Conjunto de un número variable de espiras de material conductor arrolladas al aire o a un núcleo prismático o cilíndrico.

bobina

(bo'βina)
sustantivo femenino
1. carrete sobre el cual se arrolla hilo, alambre o algún material flexible bobina de hilo
2. electricidad componente eléctrico compuesto por un hilo conductor arrollado bobina eléctrica
Sinónimos

bobina

sustantivo femenino
Traducciones

bobina

bobine

bobina

Spule

bobina

spoel

bobina

bobina

bobina

cewka

bobina

cívka

bobina

コイル

bobina

코일

bobina

SF (= carrete) (Cos) → reel (Téc, Pesca) → spool (Fot) → spool, reel (Aut, Elec) → coil
bobina de encendidoignition coil
Ejemplos ?
Entretanto huían las horas, y bajo las arcadas de cal y ladrillo la máquina inmóvil dejaba reposar sus miembros de hierro en la penumbra de los vastos departamentos; los cables, como los tentáculos de un pulpo, surgían estremecientes del pique hondísimo y enroscaban en la bobina sus flexibles y viscosos brazos; la maza humana apretada y compacta palpitaba y gemía como una res desangrada y moribunda, y arriba, por sobre la campiña inmensa, el sol, traspuesto ya el meridiano, continuaba lanzando los haces centelleantes de sus rayos tibios y una calma y serenidad celestes se desprendían del cóncavo espejo del cielo, azul y diáfano, que no empañaba una nube.
Sus nervios en tensión, su pensamiento se reconcentra en las cifras que en el cuadrante representan las vueltas de la gigantesca bobina que enrolla dieciséis metros de cable en cada revolución.
Como las catorce vueltas necesarias para que el ascensor recorra su trayecto vertical se efectúan en menos de veinte segundos, un segundo de distracción significa una revolución más, y una revolución más, demasiado lo sabe el maquinista, es: el ascensor estrellándose, arriba, contra las poleas; la bobina, arrancada de su centro, precipitándose como un alud que nada detiene, mientras los émbolos, locos, rompen las bielas y hacen saltar las tapas de los cilindros.
Estira el brazo, el vapor empuja los émbolos y silba al escaparse por las empaquetaduras, la bobina enrolla acelerada el hilo del metal y la aguja del cuadrante gira aproximándose velozmente a la flecha de parada.
Mas la presencia de ánimo del capataz de turno los tranquilizó un tanto, y bajo su dirección pusiéronse a trabajar con febril actividad. Las jaulas habían desaparecido y con ellas uno de los cables, pero el otro estaba intacto enrollado en la bobina.
También la oposición que hace la bobina, al paso de la corriente eléctrica, empieza a disminuir a medida que transcurre el tiempo.
De esta forma la bobina carga al condensador con polaridad opuesta, hasta que ésta haya agotado y consumido por completo su campo magnético.
Técnicamente es un reactor que está constituido por una bobina de alambre de cobre esmaltado, enrollada sobre un núcleo de chapas de hierro o de acero eléctrico.
En 1923, dos ingenieros daneses, Axel Petersen y Arnold Poulsen, patentaron un sistema en donde el sonido era grabado en tiras de diapositivas separadas funcionando en paralelo con la bobina de imágenes.
Cabe aclarar que en cada ciclo o vaivén de carga y descarga, hay perdidas debido a la resistencia eléctrica del conductor que conforma la bobina, y a las fugas del dieléctrico que conforma al condensador.
La característica de este tipo de circuito, también conocido como circuito tanque LC, es que la velocidad con que fluye y regresa la corriente desde el condensador a la bobina o viceversa, se produce con una frecuencia (f) propia, denominada frecuencia de resonancia, que depende de los valores del condensador (C) y de la bobina (L), y viene dada por la siguiente fórmula: f= frac 1 2 cdot pi sqrt L cdot C donde: f se mide en Hercios, C en Faradios y L en Henrios.
En este momento entonces, el voltaje auto-inducido por la bobina, crea una fuerza electromotriz que provoca el movimiento de los electrones, desde la placa que antes era la positiva (la que carecía de electrones, que luego se equilibró), hacia la que antes era la negativa (la que tenía electrones en excedencia, que luego los cedió y logró su equilibrio).