blasón


También se encuentra en: Sinónimos.

blasón

(Del fr. blason.)
1. s. m. HERÁLDICA Ciencia que estudia, explica y describe los escudos de armas de una ciudad, linaje o persona.
2. HERÁLDICA Cada figura, señal o pieza del escudo.
3. HERÁLDICA Escudo de armas.
4. Fama obtenida por la virtud y el mérito. gloria, honor

blasón

 
m. Arte de explicar los escudos de armas.
Escudo de armas.
fig.Honor o gloria.
Sinónimos

blasón

sustantivo masculino
3 timbre, ejecutoria*, mérito*.
«En el sentido recto, blasón es cada figura de las que componen un escudo de armas; timbre es la insignia que lo corona y que indica el grado de nobleza del que lo usa. El castillo, el león, las barras y las cadenas son blasones de las armas de España; su timbre es la corona real. En el sentido figurado, timbre es una acción gloriosa que ensalza y ennoblece, y blasón es la fama que por ella se adquiere. Por esto se dice: blasona de valiente. Puede decirse con propiedad: no tiene muchos timbres de que blasonar
José Joaquín de Mora

blasón:

honorarmas, enaltecimiento, renombre, gloria, divisa, insignia, emblema, escudo, heráldica,
Traducciones

blasón

Wappen

blasón

brasão

blasón

blasone, stemma

blasón

герб

blasón

Герб

blasón

erb

blasón

SM
1. (Heráldica) (= escudo) → coat of arms; (= ciencia) → heraldry
2. (= honor) → honour, honor (EEUU), glory
Ejemplos ?
Francisco a todos, sino a sí mismo; y que es digna de la estampa por el más ilustre blasón del lenguaje español, y la más ardiente envidia de los extranjeros.
Sentimos su ventaja como el que más; estamos como el que más, orgullosos del común régimen de organización política de sus Estados y ya alguna vez señalé ese hecho como signo y blasón del Continente.
Monstruoso… a ser verídico; pues ya no hay quien ignore que mientras rija a España la actual Constitución, y mientras represente la patria el real escudo, aún en le simbolismo del nacional blasón la cruz y la corona son, como Dios, inmunes, y el Rey es el castillo y el pueblo es el león He aquí lo que recuerdo del año a quien ya puso en la agonía el tiempo; y como asaz difuso soy ya, de estos dos años a El Liberal diré: pues sé de aquél tan poco, tan turbio y tan confuso, ¿qué es de éste que despunta lo que decir podré?
No lo puede decir ni la mayor vanidad ni la más crasa ignorancia; los más ínfimos paisanos de son hidalgos del mismo modo que los tienen por blasón en, que es lo mismo que decir hombres que no son pecheros, ni sujetos a pagar imposiciones; este género de hidalguía gozan en los hombres de más baja condición.
entona la vibrante, y amorosa canción, que en su pecho ha nacido, como una flor erótica como una roja rosa, perfumada y exótica, para que tú la pongas, en tu ducal blasón.
Sé poco, mas vi mucho; y en mis tan largos días he visto mil infamias, mil viles felonías a muchas glorias falsas sirviendo de blasón: del viejo la experiencia no cree ya en teorías; hoy mis creencias viejas son viejas niñerías; hoy veo tierra, gentes y cosas como son.
Excelentísimo señor: Marco Bruto (excelentísimo señor) fue por sus virtudes, esclarecida nobleza, elocuencia incomparable y valor militar, el único blasón de la república romana; lo que mostró yéndose en defensa de la patria a los riesgos de la batalla farsálica, en que se perdió con el grande Pompeyo en las guerras civiles.
Y muchas veces a sí mismo se persuade el miedo, y se le hace el discurso receloso, porque no hay quien no se crea a sí mismo. Y es blasón grande del temor, siendo tan ruin, hacer de nada algo y de poco mucho.
Ésta fue la causa y razones por que Tarquino, reinando y vivo, fue depuesto con razón; y César, aun no reinando y difunto, fue electo y coronado en sus hijos; y como en aquél, por haberse llamado rey, quedó el nombre a Roma culpable y aborrecible, el de César, por ser nombre suyo, quedó vinculado por blasón de los emperadores en Roma.
III Son tus hijos titanes en el surco dignifican con los fervientes, pues su estirpe es blasón de valientes que conquistan la luz tras la lid.
-pronuncié en mis adentros-. ¡No seré yo quien te despoje del blasón de ser viuda del eminente!... ¡No volverás a verme, mujer encantadora!...
Qué era, decidme, la nación que un día reina del mundo proclamó el Destino, la que a todas las zonas extendía su cetro de oro y su blasón divino?