blanquecino

(redireccionado de blanquecinos)
También se encuentra en: Sinónimos.

blanquecino, a

adj. Que tira a blanco o es de color blanco paredes blanquecinas. blanquinoso

blanquecino, -na

 
adj. Que tira a blanco.
Sinónimos

blanquecino

, blanquecina
adjetivo
blancuzco (desp.).
Traducciones

blanquecino

bianchiccio

blanquecino

ADJoff-white, whitish

blanquecino -na

adj whitish
Ejemplos ?
Las flores, pentámeras, tienen pétalos ovalados blancos o rosados de unos 10-15mm y los sépalos son grises o tomentoso-blanquecinos.
arpagón, que velaba a su padre agonizante Se dice, soñador, ante esos labios ya blanquecinos: "¿Tenemos en el granero una cantidad suficiente, Me parece, de viejos tablones?" Celimena, arrullante, dice: "Mi corazón es bueno, Y naturalmente, Dios me ha hecho muy bella".
Ahora ella duerme con él. Rápidamente la claridad aguanosa del alba colma los callejones de vahos blanquecinos. Erdosain se dice: –Sin embargo, hay que ser fuerte.
Como en el abaleo, cuando la rubia Deméter separa el grano de la paja al soplo del viento, el aire lleva el tamo por las sagradas eras y los montones de paja blanquean; del mismo modo los aqueos se tornaban blanquecinos por el polvo que levantaban hasta el cielo de bronce los corceles de cuantos volvían a encontrarse en la refriega.
Después de echar una ojeada a aquel túmulo en cuya superficie asomaban ya los vigorosos tallos de la hierba y donde innumerables gusanos trazaban blanquecinos y viscosos surcos, avanzó al paso de la cabalgadura hasta el sitio donde había existido el rancho.
Naranjos blanquecinos de diaspis; duraznos rajados en la horqueta; membrillos con aspecto de mimbres; higueras rastreantes a fuerza de abandono, aquello daba, en su tupida hojarasca que ahogaba los pasos, fuerte sensación de paraíso.
Así debía ser el viaje infernal de los antiguos en la barca de Ca-ronte: Sol abrasador, horizontes blanquecinos y calcinados, mar en calma sin brisas ni murmullos, y en el aire todo el calor de las fraguas de Vulcano.
Cuando salieron de las delectaciones acuáticas, el sol ya se había ocultado entre una inmensa nube de tonos blanquecinos y grisáceos, pero no había presagios de próxima tormenta.
Dice que soy leprosa. Y nos enseña sus pies blanquecinos, las pústulas de sus piernas... ¡Ah, el libro de entradas sin fechas, sin nombres!
Una breve historia de fantasía-terror donde la protagonista es una princesa llamada como la flor de las nieves. Su físico también tiene características de dicha planta como por ejemplo sus cabellos blanquecinos.
Los tallos jóvenes son rectos y recubiertos de pelos blanquecinos mientras que los viejos tienen una corteza gris que puede desprenderse.
1947: Asociación para la Promoción de las Artes El ufólogo Fabio Zerpa cuenta en su libro Benjamín Solari Parravicini: el Nostradamus de América que el artista afirmaba que una nave extraterrestre lo había raptado mientras se encontraba sentado en un banco en la acera de la avenida Nueve de Julio (en pleno centro de Buenos Aires), cuando se le acercaron dos seres de ojos blanquecinos.