blanquear

(redireccionado de blanqueados)
También se encuentra en: Sinónimos.

blanquear

1. v. tr. Poner blanca una cosa, emblanquecer la lejía blanquea las sábanas. ennegrecer
2. Cubrir las paredes con yeso o con cal blanquearon la fachada del restaurante. encalar, enjalbegar
3. Limpiar los metales preciosos. blanquecer
4. ECONOMÍA Legalizar o invertir el dinero generado por negocios fraudulentos en otros legales.
5. v. intr. coloquial Mostrar una cosa el color blanco o blanquecino que tiene blanquean los almendros en primavera. negrear
NOTA: También se escribe: blanquecer

blanquear

 
tr. Poner blanca [una cosa].
Dar manos de cal o yeso diluidos en agua [a las paredes o techos].
Dar las abejas cierto betún [a los panales].
Blanquecer.
Legalizar el dinero negro conseguido por medios ilegales.
intr. Mostrar [una cosa] la blancura que tiene.
Tirar al blanco.

blanquear

(blaŋke'aɾ)
verbo transitivo
1. poner blanca alguna cosa blanquear ropa
2. pintar con cal blanquear los techos
3. culinario introducir un alimento en agua hirviendo unos minutos blanquear alimentos para ablandarlos
4. limpiar metales preciosos blanquear un anillo
5. finanzas legalizar dinero ilegal blanquear dinero del tráfico de drogas

blanquear


Participio Pasado: blanqueado
Gerundio: blanqueando

Presente Indicativo
yo blanqueo
tú blanqueas
Ud./él/ella blanquea
nosotros, -as blanqueamos
vosotros, -as blanqueáis
Uds./ellos/ellas blanquean
Imperfecto
yo blanqueaba
tú blanqueabas
Ud./él/ella blanqueaba
nosotros, -as blanqueábamos
vosotros, -as blanqueabais
Uds./ellos/ellas blanqueaban
Futuro
yo blanquearé
tú blanquearás
Ud./él/ella blanqueará
nosotros, -as blanquearemos
vosotros, -as blanquearéis
Uds./ellos/ellas blanquearán
Pretérito
yo blanqueé
tú blanqueaste
Ud./él/ella blanqueó
nosotros, -as blanqueamos
vosotros, -as blanqueasteis
Uds./ellos/ellas blanquearon
Condicional
yo blanquearía
tú blanquearías
Ud./él/ella blanquearía
nosotros, -as blanquearíamos
vosotros, -as blanquearíais
Uds./ellos/ellas blanquearían
Imperfecto de Subjuntivo
yo blanqueara
tú blanquearas
Ud./él/ella blanqueara
nosotros, -as blanqueáramos
vosotros, -as blanquearais
Uds./ellos/ellas blanquearan
yo blanquease
tú blanqueases
Ud./él/ella blanquease
nosotros, -as blanqueásemos
vosotros, -as blanqueaseis
Uds./ellos/ellas blanqueasen
Presente de Subjuntivo
yo blanquee
tú blanquees
Ud./él/ella blanquee
nosotros, -as blanqueemos
vosotros, -as blanqueéis
Uds./ellos/ellas blanqueen
Futuro de Subjuntivo
yo blanqueare
tú blanqueares
Ud./él/ella blanqueare
nosotros, -as blanqueáremos
vosotros, -as blanqueareis
Uds./ellos/ellas blanquearen
Imperativo
blanquea (tú)
blanquee (Ud./él/ella)
blanquead (vosotros, -as)
blanqueen (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había blanqueado
tú habías blanqueado
Ud./él/ella había blanqueado
nosotros, -as habíamos blanqueado
vosotros, -as habíais blanqueado
Uds./ellos/ellas habían blanqueado
Futuro Perfecto
yo habré blanqueado
tú habrás blanqueado
Ud./él/ella habrá blanqueado
nosotros, -as habremos blanqueado
vosotros, -as habréis blanqueado
Uds./ellos/ellas habrán blanqueado
Pretérito Perfecto
yo he blanqueado
tú has blanqueado
Ud./él/ella ha blanqueado
nosotros, -as hemos blanqueado
vosotros, -as habéis blanqueado
Uds./ellos/ellas han blanqueado
Condicional Anterior
yo habría blanqueado
tú habrías blanqueado
Ud./él/ella habría blanqueado
nosotros, -as habríamos blanqueado
vosotros, -as habríais blanqueado
Uds./ellos/ellas habrían blanqueado
Pretérito Anterior
yo hube blanqueado
tú hubiste blanqueado
Ud./él/ella hubo blanqueado
nosotros, -as hubimos blanqueado
vosotros, -as hubísteis blanqueado
Uds./ellos/ellas hubieron blanqueado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya blanqueado
tú hayas blanqueado
Ud./él/ella haya blanqueado
nosotros, -as hayamos blanqueado
vosotros, -as hayáis blanqueado
Uds./ellos/ellas hayan blanqueado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera blanqueado
tú hubieras blanqueado
Ud./él/ella hubiera blanqueado
nosotros, -as hubiéramos blanqueado
vosotros, -as hubierais blanqueado
Uds./ellos/ellas hubieran blanqueado
Presente Continuo
yo estoy blanqueando
tú estás blanqueando
Ud./él/ella está blanqueando
nosotros, -as estamos blanqueando
vosotros, -as estáis blanqueando
Uds./ellos/ellas están blanqueando
Pretérito Continuo
yo estuve blanqueando
tú estuviste blanqueando
Ud./él/ella estuvo blanqueando
nosotros, -as estuvimos blanqueando
vosotros, -as estuvisteis blanqueando
Uds./ellos/ellas estuvieron blanqueando
Imperfecto Continuo
yo estaba blanqueando
tú estabas blanqueando
Ud./él/ella estaba blanqueando
nosotros, -as estábamos blanqueando
vosotros, -as estabais blanqueando
Uds./ellos/ellas estaban blanqueando
Futuro Continuo
yo estaré blanqueando
tú estarás blanqueando
Ud./él/ella estará blanqueando
nosotros, -as estaremos blanqueando
vosotros, -as estaréis blanqueando
Uds./ellos/ellas estarán blanqueando
Condicional Continuo
yo estaría blanqueando
tú estarías blanqueando
Ud./él/ella estaría blanqueando
nosotros, -as estaríamos blanqueando
vosotros, -as estaríais blanqueando
Uds./ellos/ellas estarían blanqueando
Sinónimos

blanquear

intransitivo
3 albear.
Albear es literario.
Traducciones

blanquear

vápenné mléko

blanquear

kalk

blanquear

tünchen

blanquear

maalata kalkkimaalilla

blanquear

bojati vapnom

blanquear

漆喰を塗る

blanquear

희게 회칠하다

blanquear

witwassen

blanquear

kalke

blanquear

pobielić

blanquear

branquear, cal

blanquear

bortförklara

blanquear

ปูนขาวทาผนัง

blanquear

badanalamak

blanquear

quét vôi

blanquear

刷石灰

blanquear

A. VT
1. (= poner blanco) [+ dientes] → to whiten; [+ ropa] → to bleach; [+ pared, fachada] → to whitewash; [+ oro, plata] → to blanch
la nieve blanqueaba el paisajethe snow turned the landscape white, the snow whitened the landscape
2. (Esp) [+ dinero] → to launder; [+ falta, persona culpable] → to whitewash
B. VIto turn white, go white
el pelo le blanqueó con los añoshis hair went o turned white over the years
ya blanquea la nieve en las montañasthe mountains are now covered in white (snow)

blanquear

v. to bleach.
Ejemplos ?
Llevaban la barba y el pelo blanqueados, al igual que la cara; una chaqueta roja con remiendos, pantalones blancos y un sombrero envejecido.
En la ciudad de Santiago de Chile, a 27 de julio de 1813, hallándose reunidos los señores del Ilustre Ayuntamiento en su sala capitular para tratar en acuerdo ordinario del despacho de los negocios particulares del Cuerpo, mandó se viese el expediente que han obrado los vecinos de la calle de las Matadas sobre reparación de los empedrados, blanqueados y aseos de las casas que con parte de su peculio quieren costear para el recibimiento y entrada de nuestras tropas del Sur...
Apenas terminadas las pompas funerales de su hijo, el infeliz anciano, derramando cálidas lágrimas y arrancando sus cabellos blanqueados con ceniza, dirigiose al sitio donde se administraba la justicia, y allí, con súplicas y lágrimas hasta postrarse a los pies de los decuriones (ignorante de la impostura de su infiel esposa), pidió con las más conmovedoras palabras la muerte del único hijo que le quedaba.
El viento cavernoso se precipitó a través de la lúgubre residencia de la muerte, y por todos lados se apilaban los restos descompuestos de los féretros, los que caían pieza por pieza encima de la húmeda... Cada paso que daban era sobre un cuerpo muerto, y los huesos blanqueados rechinaban horriblemente bajo sus pies.
porque sois semejantes á sepulcros blanqueados, que de fuera, á la verdad, se muestran hermosos, mas de dentro están llenos de huesos de muertos y de toda suciedad.
¡oh, la cosa era tan peliaguda! A veces las apariencias no eran malas; pero, ¡había tantos sepulcros blanqueados por fuera! Llegó una ocasión en que, sin esperanza ya de encontrar cosa de provecho, Aguadet trabó por accidente relaciones con un matrimonio que le había llamado la atención -era esto en Madrid- porque se les veía muy a menudo en el Real, en los estrenos del Español y de la Comedia, en butacas de orquesta, en palcos por asiento, vestidos pobremente, pero con su especie de etiqueta del harapo; muy de señores siempre, muy limpios; sin una mancha, y tal vez sin un pelo, en toda la ropa.
Lo primero que lamenta un hombre honrado en Mabille, al ver aquellas beldades, hez de la sociedad, verdaderos sepulcros blanqueados, entregarse a los más repugnantes alardes de impudor, entre las frenéticas dislocaciones del obsceno cancán, es que a tanto y tan asqueroso vicio se haya erigido un templo tan hermoso; y como consecuencia de tan oportuna lamentación, échase uno a considerar lo que aquello sería y el apacible deleite que ofreciera si, en lugar de las turbas de impúdicas artificiales bellezas que se subastan allí, haciendo, para lograrlos mejor, una repugnante gimnasia, lo poblaran mujeres honradas y de buena educación.
Este, señor, era uno de los que Cristo llamó sepulcros hermosos por de fuera, blanqueados y llenos de molduras, y por de dentro pudrición y gusanos, fingiendo en lo exterior honestidad, siendo en lo interior del alma disoluto y de muy ancha y rasgada conciencia.
"Debido a esta división del campo económico en un conjunto de intereses creados personales y de grupo, sin coherencia o idea integradora, cada uno manteniéndose en pie o cayendo por sí mismo, cada paso en el avance de las artes y las ciencias era ganado únicamente a costa de una cuantiosa pérdida y ruina para partes particulares de la comunidad tal y como podría ser ocasionada por una plaga o peste. El camino que recorría la invención era de color blanco debido a los blanqueados huesos de innumerables hecatombes de víctimas.
En los muros blanqueados con cal de Morón, de caza pendían varios trofeos, banderas y limpias armas; y en una mesa o bufete, puesta en medio de la estancia, con un tapete cubierta, cuyos picos arrastraban, un templado laúd había, un rico juego de tablas, búcaros llenos de flores y un cofre de filigrana.
Baste decir, por lo que respecta a la ropa blanca del pensador, que no había tal blancura, y que si era un sepulcro D. Cipriano, no era de los blanqueados por fuera; la ropa de color había mejorado, pero en paños menores era el mismo de siempre.
Cuando iba de nuevo al establo para sacar la segunda bestia, reparó en los inmóviles viajeros, blanqueados ya por la nieve, y les dijo: —¿Por qué no suben al coche y estarán resguardados al menos?