bizantino


También se encuentra en: Sinónimos.

bizantino, a

(Del lat. byzantinus.)
1. adj. HISTORIA Del Imperio bizantino o de Bizancio, posteriormente Constantinopla, actual Istanbul.
2. s. HISTORIA Persona natural de este imperio o ciudad.
3. adj. Se refiere a la discusión inútil que trata de un tema poco importante o que es demasiado sutil incurrir en disquisiciones bizantinas.

bizantino, -na

 
adj.-s. De Bizancio.
adj. Díc. de la discusión baldía o demasiado sutil.
lit. novela bizantina Subgénero de la novela idealista, de tema amoroso y aventurero, muy cultivado en el Renacimiento.
Traducciones

bizantino

decadent

bizantino

bizantino

bizantino

Byzantijnse

bizantino

拜占庭

bizantino

拜占庭

bizantino

Byzantské

bizantino

Byzantinske

bizantino

비잔틴

bizantino

/a
A. ADJ
1. (Hist) → Byzantine
2. (= baldío) → idle, pointless; (= irreal) → over-subtle, unreal
discusión bizantinapointless argument
3. (fig) (= decadente) → decadent
B. SM/FByzantine
Ejemplos ?
Los ilirios, al igual que los griegos, conservaron su lengua y sus tradiciones durante el dominio romano. Cuando el Imperio romano quedó dividido en el año 395 d.C., los ilirios fueron asimilados por el Imperio bizantino.
La gastronomía de Albania está fuertemente influenciada por la cocina turca e italiana, además de contener elementos de la gastronomía de la Antigua Grecia, el Imperio Romano y el Imperio Bizantino.
En el año 950 Al Azif se tradujo al griego por el bizantino Theodorus Filetas bajo el título Necronomicon, y un siglo después el libro fue quemado por orden de Miguel, Patriarca de Constantinopla.
Como un santo bizantino en pintura, llevaba la vida este Papa esmaltada moro, pues el mundo que le rodeaba era materia preciosa para él, por ser obra de Dios.
Todos recordamos la consulta dirigida al Presidente de la República por los miembros de la legislatura de Mendoza, pidiéndole su “plácet” para designar gobernador; ni hemos olvidado que dos provincias argentinas que antes fueron guerreras y libertadoras ( Entre Ríos y Corrientes), borraron la suscripción de un diario cuando supieron que habían caído en desgracia del Presidente, en un mal momento de irritabilidad nerviosa, con el bizantino propósito de halagar la cólera presidencial.
El Capitán Silver, que embadurnaba telas de un modo abominable, hizo un retrato de Enriqueta Dogson en esta facha, y para agravar su crimen, situó tras ella dos forajidos ventrudos, cara de luna de betún y labios como rajas de sandía. Semejantes sujetos, vestidos al modo bizantino, podían ser eunucos, verdugos o sabe Alá qué.
A nombre de las mismas comisiones, y para no entrar en un debate bizantino, vengo a solicitar a esta Presidencia la dispensa de trámites de la segunda lectura, y una vez que esto suceda se entre a la discusión en lo general y en lo particular.
El bizantino esmalte do irisa el rayo las purpuradas gemas; que enflora Junio si Helios recorre el cielo de azul edén, es lilial albura que esboza Mayo en una noche diáfana de plenilunio cuando las crisodinas nieblas se ven A tutiplén!
Y el santo bizantino que comía legumbres y bebía agua con canela, atraía a sus manos puras, sin pecado, toda la riqueza que podía, no por medios prohibidos, sino por la persuasión, por la solicitud en procurar las donaciones piadosas, cobrando los derechos de la Iglesia sin usura ni simonía, pero sin mengua, sin perdonar nada; porque la ambición oculta del Pontífice era acabar con el dinero y convertirlo en cosa sagrada.
En la reacción de los Primitivos contra el arte bizantino, vence este anhelo de remontar a las límpidas fuentes primordiales, de volver a contemplar la naturaleza con claros ojos infantiles, después de haberla visto falseada por los temores milenarios y las visiones de la vida ascética, falseada y hasta reemplazada por la sombra de aquellos negros y monstruosos Cristos de rígidos brazos interminables, cuya tétrica silueta se ve pesando todavía sobre el arte espontaneo, fresco y divino del Giotto.
Es una obsesión enfermiza casi; al dormirme la veo vestida con el corpiño de seda roja que llevaba en Ginebra, llamarme con la mano pálida; al abrir los ojos, lo primero en que pienso es en ella y al hacer un esfuerzo para recordar las impresiones del sueño, me parece que entre la oscuridad de éste ha pasado, vestida de blanco, con un vestido cuya falda cae sobre los pies desnudos, en una orla de dibujo bizantino, de oro bordado sobre la tela opaca, y llevando en los pliegues níveos del manto que la envuelve, un manojo de lirios blancos...
Pregúntale qué misterio Encubre esa cruz que riega, Cual árbol de un cementerio, Donde tuvo un monasterio Para sus reyes Pampliega. Pregunta si entre las rejas De su bizantino muro Oyó las amargas quejas Del rey que en su templo obscuro Lloró virtudes añejas.