birreme

(redireccionado de birremes)

birreme

(Del lat. biremis < bis, dos + remus, remo.)
adj / s. f. NÁUTICA Embarcación que tenía dos hileras de remos.
Traducciones

birreme

bireme
Ejemplos ?
Tras un ataque sorpresa nocturno, la Batalla de Apolonia, tomaron el campamento enemigo destruyendo la maquinaria de asedio, y obligaron a replegarse a su territorio por tierra a los macedonios, abandonando su flota de birremes junto al río.
Tras haber hecho construir una piscina cerca del Tíber, capaz de albergar auténticas birremes, trirremes y cuatrirremes, la representación movilizó a dos mil combatientes y cuatro mil remeros, reclutados entre los prisioneros de guerra.
Se hizo un lago en la Codeta menor (un lugar del otro lado del Tíber) y allí trabaron combate naval: birremes, trirremes, cuatrirremes, figurando dos flotas, una tiria y otra egipcia, cargadas de soldados.
Los antiguos romanos, y antes de ellos los cartagineses, llegaron a utilizar el quinquerreme, que constaba de cinco remeros distribuidos en tres órdenes, con dos hombres en el orden superior, dos en el medio y uno en el inferior. Lo común era usar birremes.
En ocasiones, desde finales del siglo VIII a. C., cada uno de esos bancos se desdobla en dos hileras superpuestas, de las que nacen los birremes (dikrotoi).
Disponían de dos cubiertas y se propulsaban principalmente a remo. Lo utilizan como buques de guerra o para incursiones de piratería. Las Birremes: Hacia el siglo VIII a. C.
Los Romanos tenían naves de guerras muy parecidas a birremes y trirremes, compensaban su menos experiencia marinera con una mayor habilidad técnica, que le hizo montar catapultas y todo tipo de artefactos bélicos.
Así, no se pueden emplear, sino con mucha precaución y todas las reservas, los birremes representados en la Columna Trajana para la reconstrucción del trirreme.
Los barcos que César utilizó pudieron ser trirremes o birremes, o un resultado de la mejora de los barcos de guerra vénetos y de otras tribus costeras.
Por otro lado, un mes después del sitio, el propio La Valette escribía al Prior de la Lengua de Alemania relatando lo siguiente: «esta flota consistía en 250 naves, trirremes, birremes y otros barcos; estimamos que las fuerzas del enemigo estén en unos 40.000 hombres de armas».
El volcán, de excelente humor ese día, fumaba tranquilamente su pipa y, sin el ejemplo de Pompeya sepultada a sus pies, no se le hubiera creído de un carácter más feroz que Montmartre; por el otro lado, bellas colinas de líneas onduladas y voluptuosas como las caderas de una mujer, limitaban el horizonte; y más lejos el mar, que antaño traía birremes y trirremes ante las murallas de la ciudad, trazaba su plácida línea azul.
180 Sube entre tanto Eneas a lo alto de una peña, y tiende a lo lejos sus miradas sobre el mar, por si logra ver a Ateneo, trabajado por los vientos, las birremes frigias, a Capis o las armas de Caico en las enhiestas popas.