Ejemplos ?
Los compuestos biorreguladores son aquellos que en su formulación contienen moléculas protagónicas para la expresión o bien inhibición de un cierto proceso, estas moléculas generalmente son fitohormonas (idénticos a los compuestos naturales) o bien compuestos de efecto tipo hormonal (sintetizados en un laboratorio).
Para lograr el efecto deseado con el uso de biorreguladores específicos es importante conocer el proceso a regular, en cuanto a qué hormona o grupo de hormonas requiere, la cantidad necesaria para manipular el proceso, y tener establecido con precisión el momento en que el órgano objetivo es sensible a la manipulación deseada.
De los biorreguladores específicos simples con un solo ingrediente, el más conocido es el ácido giberélico (GA3); otros compuestos serían el etefón (formulación que induce a la planta a producir etileno), cianamida de hidrógeno (auxiliar en terminar la dormancia de yemas en frutales caducifolios), paclobutrazol (para inhibir crecimiento vegetativo), ácido indolbutírico (para estimular formación de raíces en estacas de tallos), Forclorfenurón (CCPU) molécula manipulada para efectos citocinina, etc.
También hay biorreguladores específicos que contienen dos hormonas para ejercer un efecto fisiológico sinergístico (amplificado); Recientemente se ha definido otro grupo de biorreguladores específicos complejos, el cual es la mezcla de una hormona base con otros ingredientes menores para equilibrar la respuesta fisiológica.
En la manipulación hormonal vía biorreguladores siempre hay que tener en cuenta 4 factores críticos: Usar la herramienta adecuada.
Existen distintos tipos de biorreguladores en el mercado, siendo importante identificarlos para que cuando se utilicen en los cultivos se obtenga el resultado esperado.
En términos generales los biorreguladores se formulan a alta concentración de una de las hormonas protagónicas, manejándose en niveles superiores a 0,1% y hasta 50% del ingrediente activo, sea en solución o en polvo soluble.
En todos los casos, los biorreguladores específicos siempre se aplican sobre la base de concentración (cc o gr del ingrediente activo por litro de agua), ya que es la forma en que se asegura de que el evento objetivo se puede regular de manera efectiva y consistente; esta manera de dosificar es una de las grandes diferencias con los cócteles que se manejan en litros por superficie.
El conocimiento de lo anterior es lo que ha orientado a la industria agroquímica a desarrollar compuestos hormonales naturales y/o sintéticos, y de ahí surgió el concepto de los biorreguladores (reguladores de crecimiento, fitohormonas, etc.) Cuando se toma la decisión de aplicar biorreguladores en la agricultura es importante tener definido para qué se pretende utilizarlos, ya que pueden ser para: Proveer a la planta de un suplemento adicional de hormonas u otros compuestos para auxiliar su metabolismo general y que con ello pueda soportar mejor ciertas condiciones adversas al desarrollo del cultivo, mejor conocidos como bioestimulantes.
En función del tipo y cantidad de hormona que contiene, así como del efecto esperado, los productos comerciales se pueden clasificar en dos tipos: bioestimulantes y biorreguladores.
Artículos Medicina Bioreguladora: Tu organismo te ayuda a recuperarte Biorreguladores Na Morfologia E Na Produtividade De Frutos De Tomateiro Cultivar Ângela Gigante
En la manipulación hormonal vía biorreguladores siempre hay que tener en cuenta varios factores críticos: Usar el producto más adecuado, mejor formulado, con mejores ingredientes y más reactivos.