bilbaína

bilbaína

s. f. INDUMENTARIA Y MODA Gorra de lana, de forma redonda, chata, sin visera y de una sola pieza. boina
Ejemplos ?
¿Uno gordo, cano él? -No, señor... Esto es fonda..., y la dirige una bilbaína. -Y don Saturio, ¿dónde anda? -No le puedo decir al señor...
En 1991 y merced a un acuerdo alcanzado con la Sociedad Bilbaína se retoma el proyecto del club que, doce años después aún permanece en activo.
La aparición de este trabajo, primero por entregas en la revista bilbaína de los jesuitas El Mensajero del Sagrado Corazón de Jesús durante los meses de enero de 1890 a marzo de 1891, y este último año en dos volúmenes, suscitó un gran revuelo, al asociarse algunos de sus personajes con seres de existencia real, pero también por la pintura de una alta sociedad viciosa y mundana, la nobleza colaboracionista con el advenimiento del régimen liberal de la Restauración.
Adolfo Cabrales, conocido como «Fito», nació en la calle bilbaína de Zabala, pasando parte de su infancia y adolescencia en Laredo (Cantabria) y en Málaga.
Con anterioridad se había creado la Escuela Superior de Bellas Artes que se adscribió a la universidad bilbaína, así como la incorporación a la misma de la ETS de Ingenieros Industriales.
Los jugadores fueron Baird, Hamilton, Wilson, Mc Donald, Rearey, Smeddon, Bill, Bruce, Roblo, Armstrong y Brand, por parte anglosajona, y Borde, Alarcón, Lecue, Zabala, Milicua, Otero, Zubillaga, Unzueta, Azcue, San José y Greaves, por parte bilbaína.
Es construido en unos talleres de Bolueta (Bilbao) por Tomás Martínez de Arteaga y José Luis Teresa, con un coste de 500 000 pesetas. Es presentado en 1962 en un multitudinario desfile por la gran vía bilbaína.
También podemos destacar otras exquisiteces vascas como el talo, el Queso Idiazábal, las alubias pochas, el chuletón de Tolosa, las Angulas a la bilbaína, el Pastel de cabracho o la Piperrada.
En el País Vasco se crearon Radio Vitoria, en la capital alavesa, la Radio Emisora Bilbaína, en Bilbao y Unión Radio San Sebastián, en la capital guipuzcoana.
En su deseo de no regresar con las manos vacías, en lugar de esas compró las del Southampton Football Club a su regreso a Bilbao convirtiéndose así el rojo y blanco en los nuevos colores de ambos conjuntos. La sucursal bilbaína las estrenó ese mismo mes, mientras que los capitalinos hubieron de esperar a 1911.
El inglés Howard Kendall había sido fichado para esa temporada como entrenador del club vizcaíno tras haber conquistado con el Everton la Premier League. Visionando los vídeos que le pasó la directiva bilbaína, se quedó prendado de la manera de jugar del navarro.
Las emisoras Radio Barcelona y Transradio Madrid conectan con la emisora bilbaína para difundir dicho discurso. La sección de Propaganda y Relaciones Exteriores de Presidencia del gobierno vasco editó dicho discurso en castellano, inglés y francés afirmando, así lo ponían en portada, que había sido realizado ante los micrófonos de Radio Euzkadi.