Ejemplos ?
En su confrontación al espíritu bienpensante, el narrador y el protagonista sulen emplear palabrotas, en particular de la variante del español empleada en la región paisa.
Si bien gozó de gran celebridad en su época, y sus novelas fueron traducidas a varios idiomas, la naturaleza de sus temas le granjeó pocas simpatías entre la sociedad burguesa y bienpensante de la Francia finisecular decimonónica, siendo acusado de pornógrafo y corruptor.
Podía pasar por boca de una docena de personajes, y ser un Don Juan asesino de mujeres (en «Bidla Buh» o «Machs dir bequem Lotte»), o un empresario agresivo, pero «bienpensante» (en «Kapitalistenlied»); también un buen judío hablando un perfecto yiddish con pinceladas de alemán (como en «Lieder eines jüdischen Gesellen»); hablar con el mejor acento bohemio de conserje checo en Viena (en «Telefonbuch-Polka» o «Der Bluntschli»), o hacer una parodia macabra de la empalagosa «canción vienesa» con un sentido acento de esta ciudad (en «Am Totenbett» o «Der guade alte Franz»).
Algo parecido se ve a veces en castellano, sobre todo en formas participiales del tipo nahuahablante, fehaciente, bienpensante..., pero nótese que en este idioma no se dicen en cambio nahuahablar, fehacer, bienpensar, los cuales, si existiesen, seguirían el modelo de incorporación encontrado en náhuatl.
uillaume Victor Émile Augier (Valence, 17 de septiembre de 1820 – Croissy-sur-Seine, 25 de octubre de 1889), poeta, dramaturgo y escritor francés. Sobrino del novelista Guillaume Pigault-Lebrun, Émile Augier nació en Valence en un ambiente de burguesía bienpensante.
Sostenía la prevalencia de la persona sobre el mercado y el destino universal de los bienes. Condena la sociedad bienpensante del liberalismo conservador burgués.