bienaventuranza


También se encuentra en: Sinónimos.

bienaventuranza

1. s. f. RELIGIÓN Unión con Dios en el cielo, después de la muerte.
2. Estado de ánimo de quien recibe de la vida lo que espera o desea. felicidad
3. s. f. pl. RELIGIÓN Cada una de las ocho felicidades que expresó Jesucristo a sus discípulos para que aspirasen a ellas.

bienaventuranza

 
f. Visión o fruición beatífica, vista y posesión de Dios en el cielo.
Prosperidad o felicidad humanas.
Sinónimos

bienaventuranza

sustantivo femenino
1 gloria, vida eterna.
Traducciones

bienaventuranza

beatitudine

bienaventuranza

Bliss

bienaventuranza

Bliss

bienaventuranza

Bliss

bienaventuranza

Bliss

bienaventuranza

Bliss

bienaventuranza

Bliss

bienaventuranza

SF
1. (Rel) (= vida eterna) → bliss, eternal bliss
2. las Bienaventuranzasthe Beatitudes
3. (= felicidad) → happiness; (= bienestar) → well-being, prosperity
Ejemplos ?
El pequeño abrió de par en par los ojos y clavó la mirada en el rostro esplendoroso del ángel; y en el mismo momento se encontraron en el Cielo de Nuestro Señor, donde reina la alegría y la bienaventuranza.
Merced a esos dones, el Espíritu Santo nos mueve y realza a desear y conseguir las evangélicas bienaventuranzas, que son como flores abiertas en la primavera, cual indicio y presagio de la eterna bienaventuranza.
-Se le conoce y que persevere deseo, que así merecerá en esta vida terrena la paz de la conciencia, y en la otra la bienaventuranza.
Entonces puesto al alcance de aquella ilusión divina, de su hermosa Valentina ante el espíritu fué; y elevado hasta el deleite de su bienaventuranza, su presencia real alcanza aunque su esencia no ve.
i yo jamás hubiera salido de mi villa, con una santa esposa tendría refrigerio de conocer el mundo por un solo hemisferio. Tendría, entre corceles y aperos de labranza a Ella, como octava bienaventuranza.
Vive, Genaro, y espera, »y por prenda de esperanza »de esa bienaventuranza, »de esa cierta eternidad, »de hoy más, pues tú la deseas, »la cabeza peregrina »de tu amante Valentina »consuele tu soledad.
Aunque la sabiduría no es pegadiza -recuérdese que todo se contagia menos la hermosura-, sí es, al menos, manantial de consuelo y esperanza y próvida fuente de abiertos y bien dibujados horizontes; cuando yo era pequeño oí decir -y creí a pie juntillo- que la mejor medicina contra la pereza era la diligencia, y ahora veo cuán cierto era lo que tuve la bienaventuranza de aprender a su debido tiempo.
Éste parece que a alcance de alguna ilusión divina, tras la faz de Valentina ante su espíritu esté: y elevado hasta la dicha de su bienaventuranza, su presencia real alcanza y su misma esencia ve.
Y aunque el fin próximo de su actuación es proporcionar a los ciudadanos la prosperidad de esta vida terrena, sin embargo, no debe disminuir, sino aumentar, al ciudadano las facilidades para conseguir el sumo y último bien, en que está la sempiterna bienaventuranza del hombre, y al cual no puede éste llegar si se descuida la religión.
Ante ejemplo tan divino fácilmente se comprende que la verdadera dignidad y grandeza del hombre sea toda moral, esto es, puesta en las virtudes; que la virtud sea un patrimonio común al alcance, por igual, de los grandes y de los pequeños, de los ricos y de los proletarios: pues sólo a las obras virtuosas, en cualquiera que se encuentren, está reservado el premio de la eterna bienaventuranza.
Dirán que hubo también algunos cristianos buenos que fueron atormentados por los godos sólo porque les pusiesen de manifiesto sus riquezas; con todo, éstos no pudieron entregar ni perder aquel mismo bien con que ellos eran buenos, y si tuvieron por más útil padecer ultrajes y tormentos que manifestar y dar sus fortunas; haberes, seguramente, que no eran buenos; pero a éstos, que tanta pena sufrían por la pérdida del oro; era necesario advertirles cuánto se debía tolerar por Cristo para que aprendiesen a amar, especialmente al que se enriquece y padece por Dios, esperando la bienaventuranza...
Si Marco Régulo, por no quebrantar juramento prestado en manos de sus crueles enemigos quiso volver a su poder desde la misma Roma, porque, según dicen, respondió a los romanos que le querían detener, que después que había sido esclavo de los africanos no podía tener allí el estado y dignidad de un noble y honrado ciudadano, y los cartagineses, porque peroró contra ellos en el Senado romano, le mataron con graves tormentos, ¿qué tormentos no se deben despreciar por la fe de aquella patria, a cuya bienaventuranza nos conduce la misma fe?