Ejemplos ?
Los Hamilton que eran más ricos que todo Mónaco, un principado relativamente pobre por aquel entonces, aceptaron ya que a pesar se eso Mónaco era un Estado independiente y Lady María se convertiría en una soberana consorte europea cuando su futuro esposo heredase el trono. A pesar de que socialmente el matrimonio fue bien avenido, la pareja se relacionó bien.
En 1786, con veintidós dos años, se casó con Nicolas de Condorcet, que ya tenía cuarenta y dos, en lo que sería un matrimonio breve, pero bien avenido por la comunión de intereses intelectuales y políticos de ambos.
A juzgar por el testamento del dramaturgo, que se muestra algo desdeñoso con Anne Hathaway, el matrimonio no estaba bien avenido.
No se trató de un matrimonio muy bien avenido, ya que Alfonso XI, en 1327, cuando se estaban estrechando los lazos con Portugal, conoció a Leonor de Guzmán, de la que quedó prendado, y al año siguiente inició una relación amorosa con ella que desplazó a la reina legítima y que tuvo como fruto a diez hijos bastardos, aunque sólo cinco de ellos sobrevivieron, entre ellos el futuro rey Enrique II de Castilla.
Éste informa la madre, la señora Blanc, propietaria de un bien avenido albergue de la localidad, la cual, trastornada por la revelación, enfrenta a su hija para saber quien ha abusado de ella.
Jáuregui y la monja escaparon milagrosamente, y fueron á refugiarse en un pueblo de la provincia de La-Mar. Y allí vivieron tranquilamente, como vive todo matrimonio bien avenido, hasta 1860 en que la flaca se llevó al amante.
No es cuento de que yo me eche á borronear carillas de papel, que con lo apuntado sobra para que el lector se forme concepto del libro, que tuvo gran boga en su tiempo, y del que no había, en Lima, casa de buen gobierno ó de matrimonio bien avenido, donde no hubiese un ejemplar más manoseado que la Alfalfa espiritual para los borregos de Cristo y la Bula de Cruzada.
Diré sólo que, pocos días después, doña Mencía apareció más bella y remozada, iluminando su rostro una alegría dulce y mucha satisfacción y contento, vistiéndose con más primor y saliendo a caballo a dar largos paseos por los más solitarios y ásperos caminos, acompañada sólo del mancebo cautivo y del anciano Nuño, a quien el mozo había ganado la voluntad y con quien estaba muy bien avenido.
El matrimonio, sin embargo, estaba muy lejos de estar bien avenido y los siguientes años los pasaron separados; Julián llegó a ser profesor del Conservatorio, académico de la Real Academia Sevillana de Buenas Letras de Sevilla y cruz de la Orden de Carlos III.
Su contrato de matrimonio, firmado el 15 de marzo de 1653, se conserva en el Instituto de Francia, entre los manuscritos de la colección Godefroy. El matrimonio no fue bien avenido.
Tenía 56 años pero se encontraba sano y optimista. El matrimonio fue bien avenido y tuvo descendencia. En 1956, salió electo Senador por Cotopaxi y asistió a la Cámara Alta por cuatro años hasta que en 1960 nuevamente viajó a tratarse una úlcera gástrica en Estados Unidos y tras larga dolencia falleció en el Hospital Militar de Quito, a las cinco y veinte de la tarde, el 13 de julio de 1962, de 67 años de edad.
A pesar de su bien avenido matrimonio con la princesa Irina, se creía ampliamente que Yusúpov era homosexual, al igual que el gran duque Dmitri, y Rasputin, que intentaba seducir tanto a hombres como a mujeres, tenía múltiples contactos con este círculo de aristócratas homosexuales.