bermellón


También se encuentra en: Sinónimos.

bermellón

(Del cat. vermelló < vermell, encarnado < lat. vermiculus, cochinilla.)
s. m. Polvo de color rojo, obtenido por reducción del cinabrio.

bermellón

 
m. quím. Cinabrio reducido a polvo que toma color rojo vivo.
Sinónimos

bermellón

sustantivo masculino
1 rúbrica sinópica.

bermellón:

carmesírojo, encarnado, granate, colorado, cinabrio,
Traducciones

bermellón

zinnoberrot

bermellón

vermilion

bermellón

vermillon

bermellón

בורדו

bermellón

vermiljoen

bermellón

cinabro

bermellón

vermilion

bermellón

弗米利恩

bermellón

弗米利恩

bermellón

vermilion

bermellón

Vermilion

bermellón

Vermilion

bermellón

SMvermilion
Ejemplos ?
Mas nos, lo que hacerse sólo, por los hados, podía, 885 hicimos, que las fuerzas asumiera Acis de su abuelos. Bermellón de esa mole crúor manaba, y dentro de un tiempo exiguo su rubor a desvanecerse comenzó, y se hace su color a lo primero el del caudal turbado por la lluvia, y se purga con la demora.
(Jamás vuelvo a ir al centro de la ciudad) pensé. Y me quedé como si nada... BERMELLÓN Hoy la volví a ver... No supe qué responderle cuando ella se acercó a saludarme.
Poco a poco el panorama anochecido se tornó rojizo, como teñido por la sangre que había emergido de las superficies. La inmensidad fue cobrando un aspecto bermellón y...
14 Que dice: Edificaré para mí casa espaciosa, y airosas salas; y le abre ventanas, y la cubre de cedro, y la pinta de bermellón.
torbellinos de fuego saldrán por nuestros cráteres... fuego interno que surgirá soberano... Todo habrá de transformarse en bermellón paisaje... Tal vez...
Más allá del arroyo, a través de la cintura de árboles, brillaba una extraña luz roja sobre la cual se destacaba el negro encaje de las ramas; golpeaba las siluetas rampantes y proyectaba sobre ellas monstruosas sombras que caricaturizaban sus movimientos en la hierba iluminada; caía en sus rostros, teñía su palidez de un color bermellón, acentuando las manchas que distorsionaban y maculaban a tantos de ellos, y centelleaba sobre los botones y las partes metálicas de sus ropas.
La mujer no es bizca como su marido, ni morena; pero tiene los cabellos tan cerdosos como él, y una rubicundez en la cara, entre bermellón y chocolate, que no hay quien la resista.
Alto, fornido, con la cabeza esférica, la frente elevada, el cabello al rape y la nariz de curva audaz, tenía en su aspecto reposado y majestuoso algo que recordaba al patricio romano, pero no de aquellos que en el período de austeridad vivían a la espartana y se robustecían en el campo de Marte, sino de los otros, de aquellos de la decadencia, que en las orgías imperiales afeaban la hermosura de la raza colorando su nariz con el bermellón del vino y deformado su perfil con la colgante sotabarba de la glotonería.
95.- La bandera nacional se compone de los colores azul ultramar y rojo bermellón, en cuarteles alternados, colocados de tal modo que el azul quede hacia la parte superior del asta, separados por una cruz blanca del ancho de la mitad de la altura de un cuartel y que lleve en el centro el escudo de armas de la República.
Llevará en el centro el libro de los Evangelios, abierto, con una cruz encima surgiendo ambos entre un trofeo integrado por dos lanzas y cuatro banderas nacionales, sin escudo, dispuestas a ambos lados; llevará un ramo de laurel del lado izquierdo y uno de palma al lado derecho; estará coronado por una cinta azul ultramar en la cual se leerá el lema: Dios, Patria y Libertad, y en la base habrá otra cinta de color rojo bermellón con las palabras: República Dominicana.
Un día, vi pasar por allí un elefante. Llevaba el cuerpo pintado con bermellón y cúrcuma. Se paró frente a una de las tiendas, y se puso a comer naranjas mientras el dueño reía.
No de otro modo se inflamó él que en el circo abierto un toro cuando sus aguijadas –las prendas de bermellón– busca con su terrible cuerno y defraudadas siente sus heridas.